"Mientras nos llamen zorras y putas seguiremos usando nuestro cuerpo para hacer política"

Hablamos con Lara Alcázar, fundadora de Femen en España, que asegura que ante la generación más feminista de la historia, el movimiento sigue teniendo su lugar

Paradójicamente, cuanto más tiempo llevas en Femen, más misteriosa se vuelve tu lucha. Una cara conocida para la policía es un riesgo para todo el equipo. Te preparas durante meses, sacas las tetas en el momento oportuno y en el lugar indicado. La acción se vuelve viral y después, empieza la cuenta atrás. Te entregas a la logística, la formación o las redes sociales, el otro campo de batalla. Lara Alcázar (Asturias, 1992), fundadora en 2013 del brazo español del movimiento, es su voz y cara. No tiene cargos pendientes. Esta semana, dos de sus compañeras han sido condenadas a una multa de 2.160 euros por encadenarse a un crucifijo de la catedral de la Almudena. 

Femen tiene una veintena de activistas fijas en España (de entre 20 y 26 años) y muchos más seguidores en Twitter que en Instagram —donde tienen que pixelar la mayoría de sus inconfundibles fotos, puño en alto, torso desnudo, corona de flores—. Es una de las formaciones más visible, radical y joven del feminismo, rechazada también por parte de él y con diez años de historia cargados de polémicas. "No podemos llevar todas la misma militancia", resuelve esta fotógrafa e historiadora del arte que madruga para trabajar en un sello musical durante todo el día. De noche se dedica a Femen, a las reuniones secretas, la promoción, los entrenamientos físicos con nuevas compañeras. Ante la generación más feminista de la historia, Femen asegura seguir teniendo su lugar.

Lara Alcázar

1. Si alguien confunde a Femen con las chicas que enseñan las tetas en un concierto de C. Tangana, tú...

Primero le diría que dejara de leer solo su feed. Recibimos mucha información y la consumimos como si fuera completamente fiable. La pluralidad es muy importante para conocer el mundo en el que vivimos. Y segundo, que las Femen se caracterizan precisamente  por hacer lo que ellas quieren y no lo que un tío les vaya a decir. Seguramente esas chicas sean bailarinas y estén allí haciendo su trabajo, pero él hizo una baza muy fuerte sabiendo que Femen es muy conocido, pero si las Femen aparecen en un concierto siempre va a ser para protestar y no para bailarle el agua a un tío, y menos a uno como C. Tangana. 

2. Define los siguientes términos:

- Sororidad. Capacidad que tenemos las mujeres para empatizar unas con otras a raíz de la realidad que nos afecta a todas, que es el hecho de ser mujeres.

Monja feminista. Fantasía.

- Prostitución. Explotación sexual y capitalista.

- Hiyab. Representación tangible de la opresión por género.

- Feminismo liberal. Trampa del capitalismo y el patriarcado para hacernos pensar a las mujeres que somos libres, pero bajo sus normas.

- Talla 38. Estereotipo.

- Clítoris. Desconocido.

- Rap. Denuncia.

- España trifálica. Lo que se nos viene encima si no vamos a votar en las próximas elecciones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

We fight back! Entrenamientos #Femen

Una publicación compartida de FEMEN Spain (@femenspain) el

3. Si te dicen "soy mujer y a mí no me han matado", tú...

Tristemente somos muy afortunadas de decir "soy mujer y no me han matado", "soy mujer y no me han violado", "soy mujer y no me han acosado". El último escalafón de la violencia machista es el asesinato, pero hay muchísimas otras violencias que atravesamos todos los días. Hacer una afirmación así para deslegitimar la lucha contra la violencia es irresponsable e irreal, porque si encendemos la televisión, seguramente una de las noticias que vamos a ver va a estar relacionada con un asesinato machista.

4. Son las 7 de la mañana del 8 de marzo. Completa la narración.

Llevo siete horas en marcha. A medianoche, cuando empieza el día 8, en una cacerolada en Sol, estaremos allí. Por la mañana nos uniremos a las concentraciones de los barrios hasta el mediodía y después a la manifestación. Durante toda la jornada no hago acto de consumo, no compro, no vendo, no uso las redes sociales... es un paro completo, tampoco hay que hacer cuidados o trabajos en casa. Es un día para reivindicar a todos los niveles. No damos entrevistas y no vamos a charlas porque creemos que a las feministas nos tienen que invitar todo el año, no solo el día institucional en que parece que toca por cupo y quedar bien. 

Somos más feministas porque nos da menos vergüenza decir que somos feministas. Ya es un paso. A veces te das cuenta de que cosas por las que estás luchando, tu abuela ya las reivindicaba, pero en su época decirlo era terrible. Además, a medida que hemos conseguido derechos nos hemos vuelto más exigentes y más inconformistas, pero especialmente desde la propuesta de reforma de la ley del aborto del PP, que nos atacó a muchas mujeres de diferentes edades, muchas se concienciaron sobre eso de qué es realmente el feminismo. Algo así pasó después con La Manada, con el #Metoo o #Yosítecreo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de FEMEN Spain (@femenspain) el

En muchos casos, muchos se han subido al carro para que el feminismo no los arrolle, pero no se trata de llevar una camiseta que diga "soy feminista" hecha por una menor o una mujer en un país en vías de desarrollo. No es una moda, es algo imparable e inevitable a lo que el sistema económico intenta amoldarse y lo instrumenta como ha instrumentalizado muchas luchas como la LGTBI. 

5. Tres libros revolucionarios para hoy, ayer y siempre.

El manifiesto de Femen; Política sexual de Kate Millett y Mi vida en la carretera de Gloria Steinem porque es un libro inspirador que trata sobre la experiencia del activismo, sus viajes, discursos y marchas y puede inspirarnos a ver que incluso figuras que ahora son iconos para el feminismo también empezaron teniendo sus inseguridades. Es un retrato de lo vulnerable de una gran teórica.

Lara Alcázar

6. Feminismo y humor, ¿se pelean o se desean?

Aquí está Nerea Pérez de las Heras con "Feminismo para torpes" o las chicas de "Deforme Semanal", Isa Calderón y Lucía Lijtmaer. Si cruzamos el charco, tenemos a tipas tan brillantes y graciosas como Malena Pichot. El feminismo está creciendo en el humor y es muy importante porque las mujeres necesitamos llegar a nuestro sofá y poder reírnos con algo que no nos ataque.

7. ¿Tiene Femen la culpa de que relacionen a una parte del feminismo con el término "feminazi"?

Ese palabro lo inventó un locutor estadounidense antifeminista, racista y homófobo. Luego se fue propagando. Si para ellos pedir la igualdad es igual a invadir Polonia, creo que se tiene que revisar. No creo ni que Femen ni ningún otro colectivo se pueda definir como eso. Esa palabra solo sirve para definir a unos imbéciles machistas que no tienen ni idea de lo que es el feminismo ni la igualdad.

8. Escuchas "estoy hasta los ovarios de tanto feminismo", ¿cuánto tardas en responder?

Creo que directamente no hablaría con esa persona. He pasado esa época de enfrentarme en debates con mucha gente cada día y he llegado a un punto de agotamiento en que creo que las feministas también debemos exigir unos mínimos a las personas que vengan a intentar a exigirnos algo. Algunos parece que se dedican a hacernos saltar como si fuera un zoológico donde tiras cacahuetes a un mono.

9. ¿Femen millenial? ¿Z? ¿5G? ¿Qué viene después de #freethenipple? 

Femen ha inspirado a muchos movimientos aunque no se hayan sumado al colectivo. Nuestro mensaje es global o nos encantaría que lo fuera, pero por otro lado llevamos diez años de vida, hemos avanzado y haber crecido en otros países nos ha abierto la perspectiva. Ahora entendemos el mundo de forma más realista. En un país nos pueden detener por escándalo público, en otro por usar nuestro cuerpo para hacer política o nos siguen llamando "putas" o "zorras". El estigma no está superado y nuestro cuerpo sigue siendo algo válido solo para comerciar con él.

En este sentido, el sextremismo, que es nuestro método, sigue estando vigente. Seguiremos intentando mejorar nuestras acciones y proponiendo unos retos cada vez mayores, aunque cada vez el listón está más alto, pero seguiremos estando alerta. Internet y las redes sociales son nuestro fuerte pero nuestra forma de plantar cara física no cambia. Femen se caracteriza por ser directo y no tener miedo. Eso hay que mantenerlo pase lo que pase.