Brays Efe: "Me llamo a mí mismo gordo maricón"

Hablamos con el actor que da vida a Paquita Salas sobre lo importante que es reírse de uno mismo para vivir más feliz

Brays Efe y Paquita Salas, Paquita Salas y Brays Efe. La diferencia de género entre la carismática representante de actores y actrices y el actor de origen canario que le da vida, no impide que ambos se sientan en muchos aspectos una misma persona cuando Brays abandona el set de rodaje. De hecho, el joven de 29 años asegura desde el otro lado del teléfono que en ningún momento piensa en interpretar a una mujer cuando interpreta a Paquita, sino en una persona. 

“Me resultaría ridículo centrarme en lo que me diferencia de ella en lugar de en aquello que nos une. Me doy cuenta de que todos nos parecemos más de lo que pensamos, que a todos nos da risa y nos emocionan las mismas cosas”, sostiene Brays para dejar claro que el género es una construcción social y que, por tanto, cada vez que reencarna a Paquita el mismo pensamiento retumba en su cabeza: los estereotipos de género no existen realmentesolo infinitas personalidades dispares. 

Es por ello que no hay momento en el que Brays deje de mostrar su personalidad con una autenticidad brutal. Algo que impregna de su genial humor tanto a su vida personal como a la serie cuya segunda temporada se estrenó en Netflix el 29 de junio.  Algo que lo hace tan auténtico como la propia Paquita.

Humor para aceptarse a uno mismo y a los demás

De la misma manera que la serie de los Javis —Javier Calvo y Javier Ambrossi— es capaz de reírse de todo, a Brays no le cuesta nada reírse de sí mismo. Bromear de facetas que algunos podrían elogiar y, al mismo tiempo, de aquellas que podrían ser el objeto de insulto de otros. "Me llamo a mí mismo gordo maricón. Hago chistes de mis mejores y peores cualidades. También hago chistes un poco fuertes que en Paquita a veces no se pueden utilizar porque cruzamos el límite de lo que la serie necesita”, cuenta entre risas.

Pero este humor ácido del que hace gala Brays junto a su gran capacidad para encajar las críticas, tienen un origen que muy pocos conocen: el bullying que sufrió en su adolescencia.  Un asunto espinoso del que prefiere no hablar demasiado porque, por desgracia, cuando lo ha hecho ante algunos medios, “no se ha reflejado como se debería”.“Durante aquellos años me identificaba con el personaje de Lena Dunham en la serie Girls. Decía: ‘me da igual lo que me digas porque cualquier cosa que me digas me la he dicho yo en los últimos 15 segundos y ya está desactivada’”, recuerda el actor.

Precisamente, es su misma capacidad para enfrentar las opiniones de los demás con una sonrisa es la que le ha convertido en un defensor acérrimo de la libertad de expresión y muy especialmente en el caso de los artistas. Un ejemplo claro que comenta Brays es el rapero perseguido por la censura, Valtonyc. "En una canción, una película, una ficción puedes decir lo que te dé la gana. Me parece absurdo que alguien pueda ir a la cárcel por una opinión. Quiero vivir en una sociedad en la que todos podamos decir lo que queramos”, dice con total convencimiento.  

Es por esa misma lógica que Brays no duda en bromear con la opinión que expresó C. Tangana acerca del Rey en la rueda de prensa del Primavera Sound: “C. Tangana dijo: ‘la madre del Rey me come los cojones’. Yo digo: el Rey me come los huevos. No es un insulto, es un deseo porque el Rey está súper bueno".

Y es que, además de ser inmune a los haters siendo el primero en reírse de él mismo, el canario cree que las opiniones por muy sarcásticas o hirientes que puedan parecer —como por ejemplo la homofobia que le resulta particularmente molesta— no deberían penarse jamás con la prisión porque "con la cárcel solo se conseguirá que aquellos que las promueven se radicalicen aún más”.

Humor para hacer frente a contratiempos

Brays define a Paquita como un personaje complejo que reúne todos los extremos: “es fuerte y frágil, es lista y tonta… tiene todos los polos y me encanta eso de ella”. También ha demostrado que es una luchadora incansable ante adversidades que, como hemos vuelto a ver en esta segunda temporada, no dejan de perseguirle. Eso hará que Paquita pueda llegar a tocar fondo, que incluso tenga una sombría actitud ante la incerteza de qué ocurrirá con PS Management. Pero en ningún momento conseguirá que las risas que la serie arranca a su público se apaguen. Porque hasta de las experiencias más lúgubres, pueden brotar incontables carcajadas en Paquita Salas.

 

Ella es... #PaquitaSalas. La primera imagen promocional de Paquita para @netflixes. 🥓

Una publicación compartida de Brays Efe (@braysefe) el

“La comedia hace que se pueda hablar de las cosas más fuertes desde un punto de vista que ayuda a asumirlo todo mejor. El humor es el gran modo de luchar contra todo”, recuerda Brays dejando claro que, como ha demostrado Paquita, las risas son el mejor antídoto para hacer frente a las adversidades. Incluso ante aquellas que vemos como inabarcables y que confieren a un país entero:“Todos tenemos que reírnos de nosotros mismos ya sea toda España, Francia o el resto del mundo”.

Si algo ha demostrado con creces el actor es que él ya lo ha conseguido, ahora nos toca intentarlo a todos los demás para, al menos, minimizar las flaquezas que nos rodean y poder centrarnos en las virtudes tanto propias como de las personas que pueblan nuestro día a día. Si, como Brays, confiamos que Paquita lo conseguirá en la serie, ¿por qué todos los demás deberíamos ser distintos?