Cuándo es mejor viajar solox y cuándo deberías ir de vacaciones en pareja

No hay una respuesta genérica, sino que es mejor valorar la situación según tu momento vital

Aunque haya coronavirus, estamos en época de vacaciones y seguro que llevas algunos meses pensando en qué quieres hacer y con quién. Normalmente, si tienes pareja se deduce que las vacaciones son conjuntas, en cambio si estás solterx te planteas viajar solx, con amigos o familia. Pero, ¿en algún momento te has planteado qué tipo de vacaciones funcionan mejor? Siempre envidiamos aquello que no tenemos, cuando estás en pareja piensas que tener tiempo para uno mismo, unos días de “libertad”, sería maravilloso, y cuando estás solterx te imaginas las vacaciones idílicas compartidas con alguien a quien amas.

A favor y en contra

Lo primero a tener presente es que ninguna de las opciones es ideal ni perfecta, sino que dependiendo del momento personal y emocional en el que te encuentres te puede ir mejor una opción u otra o quizás una combinación de varias, esta última opción no se tiende a contemplar.

Cuando se está en pareja lo que se tiende es a dar por hecho que las vacaciones deben ser conjuntas, parece que no diferenciamos entre compartir o tener que fundirnos en ser uno solo. Y quizás no te has planteado lo positivo que pueden ser unas vacaciones para echaros de menos y tener otras experiencias que contaros después. No debes olvidar que la pareja se nutre del bienestar de ambos miembros y, en ocasiones, este bienestar aparece cuando estás contigo mismo, conectas con quien eres, te nutres de tu entorno de amistades o familia.

Best Vacation GIFs | Gfycat

Por tanto, ir de vacaciones con la pareja como elementos positivos encontramos el compartir momentos especiales, el tener nuevas experiencias, el salir de la rutina y conseguir espacios y tiempo de calidad. Pero también hay su parte negativa, quizás puede aparecer la saturación de tiempo con el otro, la sensación de que las expectativas imaginadas no se cumplen. Puede pasar, por ejemplo, que creías que ibais a tener una gran dosis de sexo o que ibais a divertiros como nunca, pero que al final no pase y te frustres. También puede ocurrir que ambos tengáis gustos e intereses distintos para las vacaciones y eso puede conllevar que uno u otro tenga la sensación de tener que ceder y adaptarse, aspecto que a la larga se acaba sacando como queja o recriminación.

Plantear unas vacaciones por separado siendo pareja es una prueba de confianza hacia el otro y un camino positivo hacia el desapego, esa independencia emocional que muchas veces cuesta conseguir. Además, cuando hay una dinámica negativa en la relación lo mejor es coger distancia para ver la relación con perspectiva y poder analizar qué ocurre y cómo resolverlo. Muchas veces luchar significa dejar respirar y dar aire al otro y eso en ocasiones da miedo.

La opción de viajar solx se tiende a tener presente cuando es la última opción. Pocas personas la ponen como primera opción cuando en realidad tiene muchos beneficios emocionales. La soledad en la sociedad en la que vivimos se tiende a vivir como negativa en vez de como una oportunidad para profundizar en el autoconocimiento, para afrontar los miedos, para conseguir encontrar tu propio bienestar sin buscarlo en los demás, etc. Hacer un viaje siendo tú mismx el propio compañerx puede mostrarte partes de ti que desconocías, puede sacar a la luz emociones y pensamientos que nunca hubieras descubierto. Pero como toda opción también tiene sus riesgos, muchas veces puedes planear un viaje a solas para huir de los problemas, como vía de escape ante la situación que quizás estás viviendo y eso lo único que va a provocar es aumentar el malestar o simplemente te permitirá desconectar unos días porque a la vuelta el problema seguirá ahí. También puede ocurrir que no estés preparadx para vivir esa experiencia de autoconocimiento, si estás en un momento débil, con baja autoestima o con muchas inseguridades, un viaje a solas puede agrandar el malestar y provocar un muy mal recuerdo.

Por lo tanto, si sientes que te falta tiempo para conectar con tu pareja, que la rutina y la monotonía os está pasando factura lo ideal seguramente será hacer unas vacaciones conjuntas para compartir vivencias y volver a generar esa complicidad perdida. El verano y las vacaciones ofrecen dinámicas, experiencias y momentos que el día a día son inviables y eso ayuda a sacar el niño interior, fluir y conectar des de otra perspectiva. 

Si, en cambio, estás en un momento de peleas continuas y de dinámicas negativas, lo mejor será coger aire, daros un espacio individual para reflexionar y valorar qué camino queréis tomar y cómo conseguir estar bien de nuevo. Este espacio siempre da miedo y genera inseguridades, pero es la mejor opción ante las posibles discusiones y malestar de pareja que puede salir durante el viaje. También puedes sentirte con ganas de conectar con tu yo, descubrirte, darte un espacio personal para reencontrarte, si es así lo mejor es seguir ese deseo, el aprender a estar con uno mismo siempre es beneficioso para el propio bienestar y para la relación de pareja si la tienes. 

Pero no te olvides de que las distintas opciones no son incompatibles, siempre podemos hacer una combinación de ambas, quizás unos días en pareja, otros a solas y quizás también un tiempo con la familia o las amistades. Lo más importante de todo es aprender a escucharte, a descubrir qué necesitas y a no dar por hecho que si estás en pareja toca hacer las vacaciones compartidas. Busca la mejor manera de disfrutar de la compañía y de ti mismx.

CN