Cómo follar en el agua de forma sana y placentera

La época del verano es la mejor para esta práctica refrescante

Recuerda ese instante. Ese en el que estás en tu cama junto a tu pareja y de repente empieza el calentón. Ahora súmale la época del verano. Esos 30 grados y ni una sola brisa de aire. No tienes ventilador ni, por supuesto, aire acondicionado. El calentón sigue, empieza el sexo y, por consiguiente, litros y litros de sudor. Estáis pegajosos, el pelo se te pega en la cara, te mueres de sed y estás a punto de asfixiarte. Pero el calentón no hay quien lo frene. ¿Lo bueno? Estás quemando muchas calorías. Pero, una de las opciones para no pasar ese calor abrasador es probar en el agua y estos son los consejos para hacerlo bien y disfrutar sin freno.

Estás mojada pero no ahí abajo

Una de las creencias más equivocadas en relación al sexo en el agua es que solo por el hecho de estar en este líquido refrescante la vagina lubricará igual que en cualquier otro entorno o incluso más. Pues bien, esto no es así sino todo lo contrario. Según explica el Director Clínico de Instituto Madrid de Sexología, Psicólogo Clínico y Sexólogo, Héctor Galván, “bajo el agua la lubricación vaginal desaparecerá en gran parte, incluso pudiendo eliminarse por completo.  Esto produciría sequedad y fricción. Por ello, para tener relaciones sexuales satisfactorias en este entorno, es necesaria una buena lubricación de la vagina”.

We Heart It

Por otra lado, el calor y el hecho de sumergirse en el agua hace que se relajen los músculos y se intensifiquen las sensaciones perceptivas. Carme Sánchez, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona, explica que “dentro del agua se pueden practicar algunas posturas sexuales imposibles en tierra firme porque pesamos menos en este medio”. Al igual que Galván, la experta puntializa: “Es muy posible que se necesite lubricante porque el agua (tanto del mar como de las piscinas) hace que la lubricación natural se diluya. Por ello, siempre recomiendo que el agua sea un medio para realizar algunos previos y entrar en calor y dejar la penetración para la zona seca”.

De hecho, el cloro de las piscinas como el agua salada pueden producir irritación tanto en el pene como en la vagina. Por ese motivo, durante la relación sexual o justo tras finalizar, es posible que se sienta malestar o dolor.  Además, según Héctor Galván, “si se mantienen relaciones sexuales en la playa o en una piscina, se corre el riesgo de tener una infección" ya que "el agua contiene bacterias y sobre todo en determinados lugares como ríos o piscinas públicas, suele acumularse más suciedad”. Aunque parece que todo indica que tener sexo en el agua no será posible, existe la manera de llevarlo a cabo de forma sana y bien. Ya sabes, para todo hay soluciones.

Sirenas y sirenos es vuestro momento

Existen lubricantes específicos para dentro del agua, sobre todo para lugares como la piscina o el mar. Estos serán todos los lubricantes que tengan una base de silicona porque, de esta manera, no se diluirán con el agua. Ahora bien, si quieres un entorno acuático donde no necesites ningún producto, entonces opta por la bañera o un jacuzzi. La primera opción encenderá tu imaginación para buscar las posturas un poco a lo tetris: que estéis cómodos los dos y encajéis al 100%. Todo un reto.

We Heart It

Para que el sexo sea aún más sano en el agua, Carme Sánchez recuerda que “es importante prestar atención a la ropa interior y los bañadores, sobre todo en verano lo ideal sería usar un tejido de algodón y no dejar el bañador mojado durante mucho tiempo para evitar un aumento de las infecciones vaginales como la candidiasis o las urinarias como la cistitis”.

Lo bueno de probar en el agua es la novedad. Follar en este entorno puede estimular la relación de pareja gracias a la innovación que esto supone. Héctor Galván argumenta que “probar nuevos lugares y nuevas experiencias hace que el sexo se convierta en algo diferente y, en ocasiones, acabe proporcionando más placer que en las condiciones habituales".  Y es cierto, el sexo dentro del agua puede ser muy excitante, en parte por las sensaciones en la piel que nos genera o el menor peso de los cuerpos. Sin embargo, ya sea en el agua o en cualquier parte, siempre será fundamental tener en cuenta las precauciones necesarias.

We Heart It

Las recomendaciones de los expertos para evitar los riesgos asociados a mantener relaciones sexuales dentro del agua, es realizar la penetración fuera y bañarse justo antes o después, si se desea. Eso sí, siempre es aconsejable utilizar preservativo para evitar enfermedades de trasmisión sexual o embarazos no deseados. Y hay que estar muy atentos: existe un alto peligro de rotura del preservativo o de que se quede por ahí flotando por el agua. Por ello es ideal ir revisando cada poco tiempo si ha habido alguna fisura o rotura. Esto por otro lado hace que no sea la manera más relajada y placentera de mantener relaciones sexuales.  

Entonces, ¿qué es lo verdaderamente importante y a tener en cuenta? Recordar que no solamente existe la opción de follar con penetración —menos falocentrismo, por favor— ya que dentro del agua se puede practicar la masturbación, el toqueteo, los besos calientes, el roce, el sexo oral (sin ahogarse), probar con los pies y usar mucho las manos. Estaréis fresquitos y a punto. Preparados para el éxtasis orgásmico del verano.