Existe un método para volver a confiar en el amor después de una ruptura

Cualquier persona que haya pasado por una ruptura sabe que el camino para recomponerse es largo, complicado y lento

La ruptura repentina, no deseada y/o inesperada de una relación tiene algunas características que son fáciles de reconocer para todos aquellos que lo hayan vivido alguna vez. En general es normal sentir anhelo, dolor, tristeza, desesperación, frustración o impotencia. De hecho, algunas personas sienten que todo su mundo se les cae encima. Esto último viene generado, en ocasiones, por la dependencia emocional que se tiene a la pareja o, mejor dicho, a la relación con la pareja. A veces el camino para poder superar una ruptura es tan cuesta arriba que las personas afectadas no hacen nada por salir del bache.

Evitar esto, según explican desde Psychology Today, puede generar tener conflictos mayores como dificultades en relaciones futuras. Los siguientes puntos harán que curar el corazón roto sea menos difícil, conformándose como un método eficaz.

Tómate tu tiempo

Resultado de imagen de take your time gif

El dolor no va a desaparecer de un día para otro. Es un momento donde el sentirse solo, deprimido, sin valor e incluso insoportable es completamente normal. En lugar de agobiarte y meterte presión por salir de esa tristeza rápidamente, debes aprender a tomar el tiempo necesario ¿y por qué? Porque debes saber qué sientes exactamente: identificar las emociones es el primer paso para superar la ruptura.

Acepta la pena

Resultado de imagen de cry alone gif

Cuando se termina una relación no solo acaba con una persona en concreto. Se terminan también otras relaciones con amigos comunes o con la familia de la pareja, así como también todos los sueños o deseos que se habían construido con esa persona. Al igual que con cualquier pérdida, es necesario darse el espacio para lamentar lo que ya no existe aunque nuestra primera reacción sea tapar toda clase de dolor. Si no pasamos por el momento de la pena, llenaremos nuestro vacío con experiencias superficiales y cuando menos lo esperemos saldrá el dolor. Si eso sucede será aún más complicado salir de ahí.

Redes sociales, fuera

Resultado de imagen de delete facebook gif

Curar un corazón roto es más difícil si la ex pareja está presente. Por poner un ejemplo sencillo: si vives con tu pareja y la relación se acaba, lo más normal es que haya una separación y que se termine la convivencia. Sería sumamente complicado superar lo que sea si esa persona sigue alrededor. Esto es lo que sucede con las redes sociales: la ex pareja es muy accesible, solo con un click puedes llegar a esa persona y ver qué hace, cómo le va. No es nada bueno tener contacto con eso, es más doloroso, como un veneno que, encima, es adictivo.

Recupera viejos hábitos

Resultado de imagen de walk alone happy gif

Las personas que tienen el corazón roto, a veces, se ponen a recordar cómo era su vida —o cómo eran ellos— antes de esa pareja, antes de ese dolor. Es maravilloso descubrir y recordar todas las cosas buenas que había antes: te sentías desead@, interesante e, incluso, disfrutabas de la soledad. Por eso es importante retomar viejos hábitos, pensar en qué cosas te gustaba hacer y volver a hacerlas. Aunque al principio sea difícil, con el tiempo será una buena manera de salir del dolor. Será como tener una cita contigo mism@.

Encuentra terapia

Imagen relacionada

Todos los puntos anteriores serán más funcionales si existe una ayuda profesional externa. La terapia puede ser un recurso necesario y útil para superar una ruptura ya que no solo brindan apoyo sino que, además, ofrecen herramientas para conseguir liberarse del dolor. La terapia cognitiva conductual, por ejemplo, es un modelo de tratamiento a corto plazo que tiene como objetivo ayudar a hacer desaparecer las respuestas automáticas —que en este contexto son negativas— y encaminarse a una forma de llevar la vida que nos permita seguir hacia delante con optimismo y ganas.