3 estudios científicos que eliminarán para siempre tus ganas de volver con tu ex

La cuffing season, tras acabar el verano y hasta primavera, es una época que nos empuja a tomar decisiones sentimentales distorsionadas

¿Has notado durante los últimos dos meses unas ganas súbitas y aleatorias de abrazarte a alguien viendo series compulsivamente entre las calentitas fronteras del nórdico? Sí, ¿verdad? Pues podemos confirmar el diagnóstico: estás sufriendo los efectos de la cuffing season, esa época de grados y defensas bajo cero donde solo puedes pensar en emparejarte. Y, como mucha gente, probablemente estés pensando en tu ex como una suculenta opción. Tu cerebro, ansioso por compañía, está intentando convencerte. Pero la ciencia está convencida de que deberías resistir la tentación.

Insatisfacción eterna

La relación no funcionaba. Lo sabes tú, lo sabe tu ex y lo sabe hasta tu perro. Decidiste ponerle terminar porque solo estaba trayendo desgracia a tu vida. Ahora, puesto de cuffing season hasta las cejas, piensas que no estaría mal darle una nueva oportunidad invernal al asunto y rematarlo definitivamente en marzo si resulta que, sorpresa, continúa sin funcionar. No obstante, y como descubrió la investigadora Amber Vennum, de la Universidad Estatal de Kansas, quienes vuelven “experimentan más limitaciones para terminar de forma permanente y una menor satisfacción”. Estás tirándote al abismo.

Hola, angustia

¿Quieres escapar de la soledad invernal a toda costa? Párate a pensar primero si merece la pena tropezar dos veces con la misma piedra y tragarte puñados de angustia en la caída. Porque según un estudio de la Universidad de Missouri, publicado en la revista Family Relations, las personas que vuelven con sus ex experimentan un aumento de la angustia psicológica. Como dice en Time la coautora del estudio, Kale Monk, volver una y otra vez “podría tener implicaciones más serias para nuestro bienestar”. Y si tenemos en cuenta el estudio anterior, será bastante probable que reincidas.

Buenos motivos not found

Que haya un cambio sustancial o hayas abierto los ojos acerca de la relación podrían ser buenas razones para volver con tu ex. Pero volver por el engañoso influjo de la cuffing season es muy diferente. Y no es el único mecanismo manipulador: según una investigación de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega y la Universidad de Nuevo México, cuando sentimos que nuestro ex pareja ya no está interesada, segregamos más oxitocina que nos empuja a querer recuperarla, incluso aunque sepamos que la relación es un desastre. Paciencia. Pasará y agradecerás haber resistido.