Las 5 formas más dolorosas con las que tu crush te demuestra que pasa de ti

'Orbiting', 'ghosting', 'zombieing', 'benching' y 'catfishing', el pentágono de las relaciones desastrosas en internet

Internet ha revolucionado cómo conocemos las relaciones. Los días en que Meetic se anunciaban por la tele ya parecen lejanos y Tinder ya está más que interiorizado en nuestro día a día. En definitiva, son décadas de relaciones nacidas en lo digital, por lo que también son décadas de engaños, rupturas y desamores. Con internet nos han llegado nuevas formas de decepcionarnos en las redes y de ser engañados, y las cinco más comunes, por las que todos hemos pasado o pasaremos —no, nadie se salva— son las que recopila Pictoline: el orbiting, el ghosting, el zombieing, el benching y el catfishing.

 

Una publicación compartida de Pictoline (@pictoline) el

1. El 'ghosting'

Conociste a alguien que te gustaba. Os pasáis formas de contacto y os ponéis a hablar. Hay química, os gustáis y quedáis. Crees que va viento en popa y que quizá podría salir algo sincero de ahí. Cuando estás en pleno éxtasis de ilusión por una relación nueva... pum. Deja de hablarte. Hay un silencio absoluto, silencio sepulcral. Le hablas y te dice "jaja", te responde con emojis o cualquier otra cosa que no da pie a conversación y demuestra que no, que no quiere hablar contigo. Te pones a repasar mentalmente qué es lo que hiciste mal. ¿Por qué te va a dejar de hablar así porque sí de un día para otro?

Resultado de imagen de ghosting gif

No busques explicación. Son muchísimos los argumentos que pueden haberle llevado a tomar la decisión de dejarte de hablar. Pero lo que está claro es que te ha hecho un ghosting. Es decir, te ha dejado sin decírtelo. No quiere saber nada de ti, le das pereza. Y aunque tú estés con ganas de algo más, el otro no quiere. Así que: supéralo y pasa página. Y mira, mejor así. Alguien que hace ghosting no es muy buena persona. Te has librado de una potencial relación tóxica.

2. El 'orbiting'

Hicisteis match, quedasteis, os liasteis un par de veces y dejó de hablarte. Vamos, te hizo un ghosting. Pero aunque no te habla ni te responde y parece que no quiere nada contigo, te da señales confusas: ¡no deja de darte likes y ver tus stories! No entiendes por qué, pero no acaba de desaparecer de tu vida. Esto es el orbiting. Esas personas que cortan la relación y contacto pero siguen orbitando a tu alrededor de tus redes sociales, mostrando un extraño e incomprensible interés por ti cuando tú lo único que quieres es que desaparezcan de tu vida y se te pase la decepción.

3. El 'benching'

Probablemente tiene otros que le gustan más, pero está sopesando opciones y tú eres su salida de emergencia en caso de soledad. Sí, eres el plan B. El "por si acaso". Benching hace referencia a "keep you on the bench" (dejarte en el banquillo), y normalmente te das cuenta que estás en el banquillo de alguien porque aunque sigue hablándote y dándote conversación te da largas si le pides de quedar. Si alguien te lo hace, corta por lo sano y compadece que necesiten recurrir al benching por miedo a quedarse solos.

Resultado de imagen de hook how i met your mother gif

Quizá conoces el benching con otro de sus nombres. Por ejemplo, en un capítulo de Cómo conocí vuestra madre de 2009 —temporada 5, episodio 16— utilizaron la palabra hooked (enganchado). El episodio trataba sobre esta práctica de mantiener a otra en tu vida por si acaso algún día te encuentras solo y necesitas una dosis rápida de afecto.

4. El 'zombieing'

También conocido como hauting, consiste en que alguien después de hacerte ghosting vuelve a aparecer en tu vida tras un tiempo desaparecido. ¿Por qué reaparece después de dejarte unilateralmente? Probablemente porque ha tenido otros desastres amorosos y cree que no es demasiado tarde para retomar vuestra relación ahí donde la dejasteis. Spoiler: ni lo intentes, no vale la pena. Te habla por pura desesperación, no por ti y lo que tú puedes aportar. Mereces más. 

Imagen relacionada

5. El 'catfishing'

Conoces a alguien, es el amor de tu vida. Guapo, con buen trabajo, intereses comunes... Pero cuando toca quedar, llega la decepción. Aunque insistes, te da largas y al final desaparece. Te das cuenta que era demasiado perfecto como para ser real y acabas cayendo en la conclusión que era un perfil falso. Sí, catfishing es hacerte ilusiones con un perfil que te llena de ilusión y expectativas y que resulta ser falso. La última tortura en este pentágono de relaciones desastrosas de internet.