7 consejos para hacer tu vuelta a la rutina algo más tolerable

Sí, se han acabado las vacaciones y toca volver a la rutina: pero es posible evitar la hostia emocional

Cuando cogiste las vacaciones pensabas que no llegaría nunca este día: el inevitable retorno a la rutina. Se acabó levantarse tarde, tener muchísimas horas libres, poder irte de fiesta entre semana, ver todas esas series y libros atrasados. Y no, no has podido ponerte al día en tu lista de lecturas y pelis, y ya no tienes tiempo. Menuda hostia de vuelta a la realidad. 

El retorno al trabajo o a la universidad puede ser muy duro, así que necesitamos una pequeña transición para volver a activarnos después de una época de vacaciones y fiesta. Si no lo hacemos, acabaremos rápidamente quemados de nuestro empleo o estudios y ni seremos nada productivos, ni nos sentiremos realizados. Por eso, la consultora Rashelle Isip da algunos consejos en Lifehack para reincorporarse a a cotidianidad.

1. Haz limpieza de tu espacio de trabajo

Resultado de imagen de panda office gif

Coge toda la mierda de tu escritorio que has llenado durante el anterior trimestre y tírala. Esos documentos antiguos, esos informes que no necesites, esos bolis sin tinta: todo a la basura. Quédate con lo funcional y elimina lo que no tenga uso. Lo mismo se aplica al ordenador. Elimina toda la mierda que no vayas a necesitar, pásate una horita vaciando tus documentos y filtrando mails. Es una (muy) buena forma de limpiarte de la toxicidad que arrastramos durante todo el año y así volver a empezar. 

2. No te leas los mails en orden cronológico

Mientras has estado desconectando quizá enviaron muchos mails y muchos de ellos quedaron desactualizados. Cupones viejos, actualizaciones de trabajos acabados... Antes de ponerte a leer haz un filtrado. Ordénalos por emisor, asunto y prioridad, así no tendrás que leerte toda la mierda que recibiste en vacaciones. 

3. Recuerda a tus contactos que has vuelto

Imagen relacionada

Si tenías un mensaje automático de vacaciones, elimínalo —parece obvio pero a muchos se les pasa—. También date un paseo por la empresa para recordar que has vuelto y saludar a aquellos que se quedaron trabajando y envía correos a esos proveedores, clientes y socios con los que trabajes con frecuencia. Una especie de ritual para sentir que haces pública tu reincorporación

4. Ordena tu calendario

Actualiza el calendario, añade los festivos de este año, los nuevos eventos importantes y mira todas las fechas que debas tener en cuenta en el siguiente trimestre. Así se dibujará en tu cabeza una imagen de los proyectos y deadlines importantes que tienes por delante en este nuevo curso empresarial y académico que ahora empieza y podrás organizarte mejor. 

5. Haz una lista de prioridades y trabájalas una a una

Sí, seguramente llegarás y habrá montañas de trabajo. Pero acabas de llegar y tampoco puedes ponerte al 100%, el arranque debe ser de forma graduada. Si no, es probable que te estreses, satures y acabes procastinando. Así que coge todos los ítems en los que tengas que trabajar, haz una lista de prioridad y ponte a hacerlos uno a uno. Poco a poco irás recobrando el ímpetu y podrás continuar con el multitasking habitual. 

6. Haz planes para el finde

Para estar extramotivado, plantéate un plan guay de finde que te recuerde a las vacaciones y así la primera semana de vuelta al trabajo se hará mucho menos dura. Con un plan en el horizonte, la transición será mucho más fácil.

7. Sal de la oficina puntual

Resultado de imagen de gif office

Las vacaciones son tu derecho laboral y no debes 'compensar' el haberte ido por ahí haciendo horas extra. Si te sobrecargas trabajando más de lo que deberías volverás a quemarte y a echar de menos las vacaciones, entrando de nuevo en el ciclo de frustración. Saber decir que no es importante, así que no dudes en hacerlo. Todo para hacer que esta transición a la rutina sea lo más amena posible.