No, Justin Bieber, ser un maltratador reincidente "no es un error que deba ser perdonado"

En una polémica publicación de Instagram, Bieber ha defendido al cantante Chris Brown, expareja de Rihanna y maltratador reincidente

“Todos esperan a que alguien muera para darle el crédito que merecen. Yo lo digo ahora, pero cuando Chris Brown muera tras una vida larga y plena te darás cuenta que echas de menos lo que tuviste la oportunidad de apreciar, confía en mí, ya verás. La gente que ha pasado por alto el talento de este hombre por un simple error que hizo… ¡necesita reevaluarse! Te quiero, Chris Brown”, es el mensaje que compartía Justin Bieber en su Instagram junto a una imagen que aseguraba que la suma de Michael Jackson y 2Pac daba como resultado Chris Brown.

En cuestión de pocos minutos, el texto, publicado el 4 de mayo, se convertía en viral porque el "error" al que Justin Bieber se refería y que pedía perdonar para que "no se pasase por alto su talento musical" era un largo historial de agresiones machistas, siendo el episodio de violencia más recordado la paliza que profirió a Rihanna en 2009 y de cuyas consecuencias penales se libró gracias a aceptar trabajos comunitarios.

Así que toca recordarle a Bieber que no, ser un maltratador reicidente "no es un error que deba ser perdonado". Brown ha hecho mucho daño a las mujeres con las que ha estado y ha demostrado no tener ningún remordimiento. Tras la paliza a Rihanna, ella pidió una orden de alejamiento por miedo y para superar las secuelas psicológicas. Aun así, mientras que la cantante explicaba que estaba luchando contra la vergüenza de sentir que se había caído del pedestal que ponen a los artistas porque la gente la juzgaba —“¿Cómo pudiste enamorarte de alguien así?”, es lo que Rihanna creía que todos pensaban, como confiesa en una entrevista—, Chris Brown desafiaba la orden de alejamiento colándose en fiestas donde sabía que estaría Rihanna (por ejemplo, en Halloween de 2012) y, a la vez, se burlaba de la importancia del trabajo comunitario con el que se libró de ingresar en prisión, pues “el artista firma horas en las que, al parecer, ni siquiera está en Estados Unidos”, según afirma el diario El Espectador.

El episodio de Rihanna no es un caso aislado. En 2016 una expareja tuvo que llamar a la policía porque Brown la amenazó a punta de pistola. El mismo año, Nancy Gosh, su representante de giras, dejó de trabajar con él por amenazas machistas. Al año siguiente, la modelo Karrueche Tran y exnovia del cantante le puso una orden de alejamiento por constantes amenazas de muerte (a ella y a su familia). En 2019 hubo otro escándalo machista más, y fue detenido por una supuesta violación a una mujer en París.

Brown es reincidente y, además, demuestra una nula intención de corregir sus comportamientos machistas. No tiene una actitud proactiva que permita perdonarle el “error” del que Bieber habla: a pesar de haber ido a la cárcel y haber asistido a cursos para reinsertarse en la sociedad y abandonar la violencia de género, sigue practicándola con las mujeres con las que mantiene una relación amorosa. No en vano, ha tenido altercados con todas y, pese a las demandas, sigue acosándolas online, como es el caso de Rihanna, que después de 2012 le ha dado algún like y ha comentado alguna foto en su Instagram.

La polémica de Bieber y Brown, además, manchó a otros muchos cantantes. J Balvin, entre otros, dio apoyo al mensaje en las redes de Bieber, aunque luego tuvo que disculparse. Otro de los nombres famosos que surgió en el debate fue Lady Gaga, que hace poco tuvo que pedir perdón por cantar con R. Kelly, acusado de agresiones sexuales. La mención a la cantante fue porque Bieber, como ella, también colaboró con R. Kelly, pero no se disculpó. Y ahora, tras defender a Brown, más de un fan cree que es hora de “cancelar” (es decir, hacer boicot) a Bieber, que ya ha estado envuelto en otros escándalos por blanquear el machismo, acosar a exparejas o mostrarse en contra de algunos derechos de las mujeres, como es el aborto.

Desde Twitter, algunos mensajes de fans de Bieber pedían a su ídolo que reculase y pidiera perdón. “El machismo no es un error, es un delito”, le comentaba una fan. “No necesitamos talento. No necesitamos otra leyenda pop. Necesitamos artistas con talento. Necesitamos justicia”. Aun así, el cantante canadiense no se ha pronunciado ni ha mostrado arrepentimiento por su post. Al contrario, se ha mantenido en silencio y ha seguido con la promoción del sencillo que publicará en una semana junto a Ed Sheeran.