Lady Gaga y otras cuatro estrellas del pop que fracasaron en el mundo del cine

Britney Spears, Mariah Carey, Beyoncé o Madonna han intentado despegar una carrera cinematográfica con nefasto resultado. Gaga, la última en intentarlo

Llega los cines A Star is Born (Ha nacido una estrella) el debut de Bradley Cooper como director. Él, además, protagonizará la película, encarnando el papel de Jackson Maine, un cantante alcohólico de country que descubre a Ally, interpretada por Lady Gaga, y a la que intentará convertir en famosa. La película es el tercer remake de A Star Is Born, estrenada en 1937, y argumentalmente no aporta nada nuevo, sigue la estela de la original: famoso autodestructivo que se enamora de una chica que quiere llegar a la cúspide del show-business.  

La cantante de Bad Romance ya está acostumbrada a ponerse delante de las cámaras (protagonizó la miniserie American Horror Story: Hotel y participó en las películas Machete Kills y Sin City: A Dame to Kill For), pero por primera vez lo hace cogiendo todo el peso protagonista. En honor a este gran salto en su carrera, recordamos a cuatro estrellas del pop que también lo intentaron y fracasaron estrepitosamente.

Britney Spears y 'Crossroads'

Tres amigas y un chico que acaban de conocer hacen el típico road trip americano hacia California. Durante el camino, Lucy (Britney Spears) deberá debatirse entre su recién descubierto amor hacia Ben (Anson Mount), la amistad que la une a sus amigas y ser una buena hija y regresar a casa con su padre. Vamos, un argumento que haría digna de Oscar a las pelis de Telecinco de domingo a media tarde.

Con una puntuación media de 3/10 estrellas, esta película supuso en la carrera cinematográfica de Britney un auténtico accidente, lo que muchos deseaban que le pasase a la protagonista durante la hora y media de insufrible road trip. Pese a su destacable mala calidad, se ha convertido en un filme de culto trash, ya que evoca a esa época cutre y maravillosa de los 2000 en que los test de la Súper Pop definían tus relaciones, Paris Hilton era el ejemplo a seguir y MTV sonaba en todas las casas. Una película imperdible en toda fiesta de pijamas. Eso sí, llevad mucho alcohol para reíros un rato.

Mariah Carey y 'Glitter'

Cuando creas que tienes un día de mierda y que tu suerte no podía ser peor, piensa en la época Glitter de Mariah Carey. Solo con ver la fecha de la publicación de la banda sonora de su película te compadecerás de su mala fortuna: 11 de septiembre de 2001. Sí, el día de las torres gemelas. Diez días después se estrenó la película. En un clima de pesimismo y de luto, una película titulada Glitter (brillante, purpurina) pues no tuvo demasiado éxito, como cabía esperar.

Al mal timing se sumaron unas críticas horrendas. Los críticos consideraron que el argumento era ridículo (una historia de amor entre una chica que quiere ser famosa y un DJ y promotor que la ayuda) y que la actuación de Mariah era muy amateur. Fue un fracaso en taquilla y la propia Carey llegó a decir que se arrepentía de haberla hecho y que era “una de las peores películas que jamás se han estrenado”.

Madonna y 'Evita'

La peli es mala, el diálogo es pésimo y la actuación terrible”, se confiesa con dolor Carlos Torres, un fan de Madonna tan acérrimo que no solo la ha visto en todos sus conciertos en Barcelona sino que hasta compró un pato de goma con su look. Estrenada en 1996, Evita relata la vida de Eva Perón a través de la música del célebre Andrew Lloyd Webber. Probablemente lo único bueno que tuvo la película: su banda sonora.

Las críticas no le dieron más de un seis, y la gran mayoría coincidieron en que la película era una excusa para poner a Madonna a cantar las canciones del musical. Carol Buckland, crítica de la CNN, aseguró que “Evita es un videoclip de pretensiones épicas”. Vamos, que para disfrutar la película lo mejor es abrir YouTube y mirar los clips de las canciones individualmente. En general, Evita es una película a evitar.

Pero sus tropiezos cinematográficos no se quedan en Evita. Por ejemplo, su segmento en Four Rooms le consiguió una nominación a los Razzies, los anti-Oscar, premios a los peores actores del año. Quizá aprendió la lección, ya que desde principios de los 2000 no ha vuelto a ponerse delante de las cámaras.

Beyoncé y 'Austin Powers en Miembro de Oro'

Beyoncé es perfecta, y así se lo ha mostrado al mundo. Su sonrisa es perfecta, su voz es perfecta, su sonrisa es perfecta, su discurso es perfecto, su carrera… bueno, eso no tanto. Hay una gran mancha en su expediente: Austin Powers en Miembro de Oro. Se estrenó en 2002, en una época que el feminismo no abría portadas ni telediarios. Hoy en día, esta película llena de mujeres sexualizadas deseando a un británico nada apetecible, chistes de genitales y bromas machistas no podría estrenarse en ningún cine sin recibir boicot.

Austin Powers es el equivalente anglosajón a Torrente, y Beyoncé tiene el dudoso honor de ser su “chica Bond”. No somos pocos los que nos preguntamos: ¿cuántas veces a la semana se despertará Beyoncé arrepintiéndose de haber participado en ese pedo audiovisual?

Pero Beyoncé siguió actuando después de esta mala decisión de casting. Participó en más de seis películas, siendo 2006 el año más prolífico de su carrera. Tuvo roles protagonistas en La Pantera Rosa y en Dreamgirls. Demostró que es una artista 360º, como diría Paquita Salas: apuntó a los Razzies y a los Oscar en un mismo año.

Pese a estos precedentes de fracaso cinematográfico, son muchas las cantantes que lo intentan, más allá de Gaga. La última, Rihanna en Ocean's 8. Les deseamos a Gaga y a A Star Is Born mucho éxito y le recodamos que, si se cumple el pronosticado fracaso, siempre puede volver a la música, como hicieron todas nuestras divas favoritas antes que ella.