Analizamos de peor a mejor todos los singles de OT 2017

Amaia, Alfred, Aitana, Miriam... Todos los triunfitos ya han sacado single. Ahora, toca ver cuáles son los mejores y cuáles no llegan a los mínimos de calidad

OT 2017 empezó a petarlo después de la Academia con Lo malo, de Ana Guerra y Aitana. En abril de 2017, salía el primer single de un concursante, Hay algo en mí, de Miriam. Desde entonces, poco a poco todos los extriunfitos iban sacando sus canciones. Siendo Raoul el último en hacerlo. A unas pocas semanas de acabar 2018, se cerraba el círculo: todos los extriunfitos habían sacado ya una canción, un álbum o un teaser de su música. La crítica se ha centrado sobre todo en los finalistas, los que supuestamente son los más populares. Pero la calidad no solo entiende de seguidores. Analizamos las óperas primas de todos los triunfitos y las clasificamos de menor a mayor calidad. 

TWITTER

16. Thalía Garrido – Quién quiero ser

Con diferencia, el peor single salido de OT 2017. Un tema que suena a prisas, con una voz mal ajustada y desagradable y una letra mediocre y simplona. Es una canción muy olvidable: no es lo suficientemente mala como para hacerse viral y tampoco lo suficientemente decente como para merecerse un puesto en ninguna lista de reproducción de Spotify.

Es, en definitiva, una pésima carta de presentación para cualquier persona que quiera venderse al mundo como artista. Si quiere triunfar, que en sus próximas canciones despida al productor, compositor, letrista e, incluso, a sus cuerdas vocales, que están muy por debajo de lo deseable en una grabación de estudio.

El videoclip tampoco se salva. Utilizando extraños motivos étnicos e indígenas sería sin duda acusado de apropiación cultural en Estados Unidos. Aunque no es tan malo como la canción, no está a la altura de lo que se esperaría de OT 2017, una de las ediciones con más nivel.

15. Nerea Rodríguez – Y ahora no

Una voz con muchísimo potencial pero con una canción demasiado mediocre. Intenta ser una balada emocional, pero no logra transmitir y queda como una composición cursi y vacía. El videoclip, aunque no es especialmente cutre, es cliché tras cliché y ya está muy visto y masticado. Una canción que a las dos escuchas aburre y que no aporta nada al panorama musical. Ha pasado desapercibida, y con razón.

14. Juan Antonio - No te echo de menos

El peor videoclip de la edición, incluso peor que el de Thalía. Parece un anuncio barato de gafas o bañadores. Tiene extraños cambios de color y el director sin duda tomó muchas decisiones reprochables. La canción tiene aspiraciones de hit del verano pero tiene una producción aburrida y agotada propia de hace una década.

13. Raoul – Tus monstruos (con Belén Aguilera)

De nuevo, una canción de buenas voces que no llega a transmitir nada. La base no está bien hecha, tiene extraños ecos que confunden y la producción parece apresurada y poco cuidada. Hay muchos cambios de voz que no se adaptan bien a la música y que da la sensación que no tienen más objetivo que demostrar la potencia vocal de ambos. Como si, en cambio de apostar por una buena canción, quisieran presumir de cuerdas vocales. Como mínimo, el videoclip sigue el rollo aesthetics y merece la pena ser visualizado una vez, si el aburrimiento de esta caótica balada te permite llegar hasta el final.

12. Ricky Merino – Miénteme

Aunque Miénteme tiene un estribillo que puede llegar a engancharse, no aporta demasiado al panorama musical español. Tiene la suerte del videoclip (una extraña orgía queer) y la más que decente producción del tema, que elevan la canción. Pero, en general, hay opciones mucho más interesantes y este tema quedaría como algo entremedio, un poco mediocre.

11. Mireya Bravo – Tu reflejo

Su single Corazón vendío tenía muchísimo potencial. Con una buena voz y una base muy pegadiza, latina y veraniega. Y aun así, no tuvo demasiada relevancia. ¿Por qué? Se juntan varios factores: primero, un vídeo algo mediocre con una coreografía que se nota que Mireya no puede seguir bien. Segundo, y más importante, es que pierde fuerza en el estribillo. Un single de ritmo latino de calidad similar es el Ni la hora de Ana Guerra que, a diferencia de Corazón vendío, ha tenido éxito gracias a su estribillo tan pegadizo: todos cantaron el Hola, ¡mira qué bien me va sola!, mientras que en Corazón Vendío no hay una frase tan catchy que pueda quedarse enganchada en tu mente.

10. Roi Méndez – Por una vez más

Por una vez más es un buen tema con un toque muy europeo que a algunos les recordará a productores suecos, como Avicii, y es algo diferente de lo que suele producirse en España. Y pese a ser más fresco, ha vendido menos que Cepeda, el triunfito que más se ha adecuado a lo que ya estamos acostumbrados en el mercado musical español. Aunque no está mal, es olvidable. La canción se hace algo repetitiva y la letra no aporta más que un cliché amoroso. No merece estar en el top de canciones OT 2017. 

9. Agoney – Quizás

Un videoclip perfectamente confeccionado y con una canción que se pega muchísimo. Su voz, muy peculiar, es lo mejor del tema, pero también juega en su contra: se hace repetitivo, y con un estribillo tan corto (¿cuántas veces dice Quizás?) y que suena tantas veces, el tema se hace demasiado largo. Dura medio minuto más de lo que debería.

8. Ana Guerra – Ni la hora

Aunque Ni la hora o Bajito son temazos para bailar de fiesta, da la sensación que la Ana Guerra que decía que no haría reggaetón se ha vendido. Sus singles tienen un regusto demasiado comercial y prefabricado. Aun así, son temas que enganchan y sin aspiraciones que cumplen a la perfección la misión con la cual fueron producidos: petarlo cada noche. Eso sí, ¿es esto lo que quiere hacer Ana Guerra durante el resto de su carrera?

7. Cepeda – Principios

Las canciones de Cepeda dan siempre la sensación de haberlas escuchado en otro lugar. Aunque Esta vez es un tema objetivamente bueno, con un estribillo pegadizo, un buen ajuste vocal y una producción más que decente, si te dicen que es un tema de Orozco en 2008 te lo creerías. La falta de originalidad y el no haberse arriesgado no le permite estar más arriba en el ranking.

6. Marina Jade – Drinking like I’m sober

Un tema que suena a pop británico y que desgraciadamente ha pasado más desapercibido de lo que debería, probablemente porque no estaba pensado para adaptarse bien al mercado español. Marina lo interpreta con una voz implecable, una excelente producción y un gran videoclip. Un temazo que dan ganas de bailar con los brazos abiertos bajo la lluvia, con el primer rayo del sol volviendo de fiesta, o en cualquier momento de paz interior y felicidad.

5. Aitana – Trailer

Aitana ha arrasado las listas de ventas en España. Se ha convertido en la triunfita que más ha vendido de esta generación y eso, obviamente, ha despertado mucha polémica, sobre todo porque la han acusado de ser una artista poco personal. Su música y sus letras suenan a dramas cutres adolescentes y, aunque enganchan, no logran transmitir ni llegar a un nivel mínimo de madurez emocional, que sí que han alcanzado Amaia o Miriam Rodríguez. Aun así, sus canciones están perfectamente acabadas, bien producidas y su carrera está siendo muy mimada por un equipo de profesionales. Pero quizá sabe demasiado a producto y muy poco a Aitana.

4. Miriam Rodríguez – Cicatrices

Se estrenó con Hay algo en mí. Le siguió No!, el mejor single salido de OT 2017, con una gran potencia, una buena colaboración, un videoclip a la altura y una producción excelente. Su álbum, Cicatrices, es una apuesta segura pero de calidad, muy congruente con lo que cabría esperar de ella. Eso tiene un lado bueno, y es que ha creado un buen producto que sabe aprovechar al máximo su voz y potencial, pero también uno malo, y es que no ha presentado nada rompedor y acaba pecando un poco de previsible.

3. Alfred García – 1016

Tiene todos los ingredientes para triunfar en España: guitarra, música personal y muchas emociones, es un auténtico intensito y tiene una gran capacidad compositiva, y así lo demuestra en su álbum, 1016. Su música recuerda a Pereza y a Leiva, pero todavía le falta algo de madurez (porque, obviamente, se trata de su primer álbum). Es una de las apuestas artísticas más interesantes de OT2017, y aunque su single De la tierra hasta Marte no está a la altura del potentísimo Que nos sigan las lucestiene una calidad que promete una carrera musical larga y muy especial.

2. Amaia - Un nuevo lugar

Su polémica y corta canción era tan imprevisible que era hasta previsible. Es decir, Amaia siempre hará lo que quiera, porque así nos gusta ella, espontánea. Sacar una canción tan corta tiene mucho sentido, porque es algo tan irreverente como su forma de ser.

A  nivel musical Un nuevo lugar es una carta de presentación muy íntima, personal y muy dulce. No es una gran canción, pero tampoco quiere serlo. Este sencillo tema despierta ternura, belleza y muchos sentimientos: lo que debe hacer la música. Con esta canción, empieza una nueva etapa que transmite muy buenas sensaciones. Así que nos quedamos a la espera del álbum que está por venir en 2019.

​​

1. Lola Índigo (Mimi) – Ya no quiero ná

Sin duda la reina de OT 2017 (con permiso de Amaia). La primera en irse de la Academia, por la que nadie apostaría nada, se sacó este temazo de la manga y está petándolo como una primera eliminada de ningún programa lo ha conseguido nunca. Ya no quiero ná no solo es bueno porque es de calidad, sino porque es fresco, innovador, moderno e imprevisible. Ha sabido entender lo que gusta y ha creado un producto tan alejado del resto de singles de triunfitos que es, sin duda, inimitable. Ha arrasado y ha dejado a todos con ganas de más. Sin duda, la ganadora moral de la edición.