Por qué ‘Un nuevo lugar’ de Amaia demuestra que no se ha vendido como artista

La ganadora de la anterior edición de OT acaba de estrenar lo que es un adelanto de lo que será su álbum

Amaia Romero, ganadora de la anterior edición de Operación Triunfo acaba de publicar su “primera canción”, como ella misma ha especificado. Se titula Un nuevo lugar y es una demostración de que el trabajo de meses, la personalidad y el rigor por conseguir una calidad deseada que la represente han dado sus frutos. En este caso un fruto de un minuto y 40 segundos, sin duda, suficientes para poner sobre la mesa que la espera ha valido la pena. Las redes sociales se han dividido entre aquellos que adoran ciegamente la creación y entre los que se sorprenden de que se haya atrevido a entregar tan poco en comparación al resto de los finalistas: Aitana ha publicado un EP, un libro y hasta un perfume, Ana Guerra dos sencillos y Alfred y Miriam un disco completo cada uno.

La prisa no fue el mejor aliado de estos concursantes. Algunos de ellos, por supuesto, han salido mejor parados y su dedicación les ha permitido publicar un repertorio musical auténtico y que los representa como músicos, como es el caso particular de Alfred y su álbum 1016. El caso de Amaia es similar y eso que aún no se conocen todos los temas que publicará. Lo más importante de esta artista es que su camino siempre ha estado marcado por la autenticidad. Desde su paso por la academia impregnado de una naturalidad y una verdad que ningún otro concursante ha conseguido transmitir —un ejemplo son los de la actual edición a excepción de algunos—. No se trata de buscarla, se trata de ser uno mismo, como siempre ha hecho Amaia.

Un nuevo lugar es un minuto y medio de ella misma, de calma, de letra que describe el deseo de alejarse de esa sobreexposición mediática (en la que se ha visto metida Aitana a pesar de su calidad como cantante) y sobre todo de alma, de verdad expresada en su voz, en su forma de mirar y en la melodía que surge de las manos de Raúl Refree, músico con el que Rosalía dio vida a Los Ángeles. Lo más interesante de Amaia es que no es perfecta y esa fusión entre calidad musical y naturalidad (donde también caben los errores) es la base de una personalidad tan destacable. Quizás la presión de su paso por el reality, en el que los fans la coronaron como ‘Amaia de España’, la llevó a trabajar de forma rigurosa y pausada sin las prisas de sacar algo comercial y vacío. Una presión que hace que todos estén pendientes de qué es lo próximo, bien para adorarla o para odiarla.

Lo que hay que saber es que ella ya ha demostrado que es auténtica, que es trabajadora y que no se dejará llevar por ninguna red que quiera convertirla en un producto. Es músico, es una artista de pies a cabeza con unos valores como la humildad que la ha mantenido alejada de esa soberbia que algunos suelen adquirir cuando las fama les toca la puerta. Esperemos que Amaia siga así, regalándonos su voz, su franqueza y su calidad musical. Nosotros la seguiremos de cerca.