Por qué el sobaco peludo de Amaia nos representa

La cantante pamplonesa subió una fotografía a Instagram donde muestra sus axilas sin depilar

Hace unos años parecía una locura. Pero cada vez más mujeres consiguen liberarse de las pesadas cadenas de la depilación. Lo hacen por rechazo al canon de belleza que les han impuesto desde pequeñas, por protegerse de ciertas infecciones de transmisión sexual o simple y llanamente porque les da la gana. La sociedad comienza a naturalizarlo, pero todavía hay quienes sufren miradas reprobatorias y comentarios jocosos por llevar el sobaco peludo. De ahí que sea tan importante la figura de un personaje tan mediático como Amaia Romero.

 

🏺

Una publicación compartida de Amaia (@amaia_ot2017) el

La cantante, ganadora de la última edición de Operación Triunfo, ha reivindicado en numerosas ocasiones la libertad de las mujeres para no depilarse pese a la presión cultural que las rodea. Como cuando acudió a la final de OT, en máxima audiencia, con un vestido de tirantes y sin depilar. La revista de TVE censuró sus pelos, pero ella resubió la fotografía añadiéndolos con Paint. O como el pasado domingo, cuando la artista navarra volvía a incendiar las redes al compartir en su cuenta de Instagram una fotografía en la que se muestra sin depilar, como ha difundido Verne.

Apenas un día y medio después, la publicación ha superado ya los 300.000 me gusta. Y lo más interesante de todo: ha servido como improvisado foro de debate entre miles de personas. Algunas, aún perdidas en siglos pasados, la han criticado. La mayoría, la ha reivindicado como referente feminista. Y lo más inspirador de la fotografía es que lo muestra sin más, sin necesidad de hacer mención ninguna. Es la normalización perfecta. Sin hashtags. Sin comentarios. Sin duda, que una mujer tan joven lidere esta lucha, que deberá inspirar a miles de chicas a seguir su ejemplo, resulta muy pero que muy poderoso.