La antiguía de viajes para llegar a los lugares que nunca ha pisado un turista

"Lugares sin mapa" es un cuaderno de viajes por islas que acaban de aparecer, fronteras borradas y lugares en guérra abandonados a la devastación

Si te parece que el mundo es un lugar inmenso imposible de abarcar —y si eso, además, te frustra—, tenemos malas noticias: el mundo, además, está cambiando. Es un ecosistema orgánico alterado por el clima y por la política que tú nunca conseguirás ver entero. Basta con que leas una guía de viajes de hace diez años, una bola del mundo de hace veinte o tus libros de Geografía del colegio para ver que el planeta respira y muta. Las guerras destruyen y el cambio climático, a la vez que destapa zonas ocultas por el hielo, cubre otras que hasta hace poco eran familiares. La Geología, en general, es un recordatorio de estos cambios tan lentos.

"Los espacios tumultuosos del planeta son cada vez más y están cambiando muy deprisa", empieza Alastir Bonnett en Lugares sin mapa (Blackie Books), una antiguía del mundo que se opone a la estandarizada manera "alternativa" de ver el mundo impulsada por publicaciones como Lonely Planet, pero también Instagram o Pinterest. El mundo es mucho más que los grandes atractivos de las ciudades, eso ya lo aprendimos los millennials hace tiempo, pero también mucho más que los mercadillos de segunda mano que tanto nos fascinan o las cafeterías nórdicas donde compartir mesa con un desconocido mientras lees una revista usada.

. Resultado de imagen de beach gif

Repetimos patrones y agotamos los lugares hasta el punto de encontrar atractivos los lugares más trash donde los guiris van solo a destrozarse. Pero hay mucho más por explorar, lugares con historias que todavía nadie ha contado. Alastair Bonnett viaja por islas emergentes, por países nuevos, ruinas desasosegantes, calles trampa, lugares utópicos, ciudades de la basura, zonas que no están ni en Google Street View, campamentos abandonados y todos esos sitios ajenos al nuestro planeta hiperconectado. Sería, en definitiva, una guía maravillosa para los fans del urbex: colarte en sitios abandonados aunque dar un paso en falso pueda costarte la vida.

"Me siguen atrayendo los lugares en lso que se da una combinación de pasado y presente", explica Alastir en el prólogo, "lo escondido y espectral". Porque detrás de esos lugares, aunque parezcan muertos, hay vida e historia. Seguro que alguien ha pasado ya por ahí. "Todo es efímero y transitorio", escribe, y "la gente se afana por construir alternativas viables, a veces a la vuelta misma de la esquina". La antiguía de Alastir te cuenta las historias de todos ellos, pero sobre todo te suma lugares a esa lista infinitas de sitios que siempre has querido visitar y todavía no has podido. Es, en definitiva, un libro que te acompañará toda la vida. Si no está en Google, también existe.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Blackie Books (@blackiebooks) el

Islas

Solo en Filipinas se acaban de descubrir 534 "nuevas islas". Hace unas semanas, en la Asamblea General de la ONU, se hizo viral el discurso del presidente de Maldivas, que hacía una llamada de socorro al resto de países porque el suyo se estaba hundiendo. Literal. Las Maldivas son un montón de islitas sobre un atolón, un país hecho de arena comida por la orilla. Pero hay islas a las que todavía no ha llegado nadie y de las que en el pasado solo se tenía conocimiento por el relato vago de los navegantes. Ahora, todo puede verse desde los satélites, pero ahí están. Solitarias. Alastir ha ido a Las Minquiers, el punto más meridional de las Islas Británicas, a un país conocido como el Archipiélago Multioceánico de las Micronaciones Unidas, un lugar que parece gobernado por los animales salvajes, o las Nuevas Islas Spratly: "construir una isla no es tan difícil. A poco que se escoja un buen emplazamiento, basta con palear y palear tierra para hacerse con una".

Utopías

Viajamos para descubrir que todo es posible. Hay muchos lugares que esconden el sueño de grandes mentes que han intentado materializarlo: Chernóbil, sin ir más lejos, representa lo mejor y lo peor de la Unión Soviética y, después de años derrumbándose y quedando oculto bajo la maleza, vive ahora un momento de gloria después de la serie de HBO. Pero Chernóbil no es el único lugar así y tampoco todas las utopías representan aires de grandeza: las que visita Alastir van desde una comuna hippie hasta dar la vuelta al mundo a pie. Elige la tuya y recuerda: podría estar dentro de tu móvil. Y si necesitas inspiración, lee.

Utopía de Ortelius

Paredes fantasma

Como en el caso de Chernóbil, las paredes cuentan la historia de lo que pasó por allí. Si sigues las guías convencionales, seguro que llegarás a lugares como Tulum, en México, donde visualizar la llegada de los barcos españoles a costas americanas hace cinco siglos. Te imaginas cómo los mayas vieron aproximarse unos barcos que parecían ogros y cómo se organizaron para enfrentarse a ellos. Pero hay muchas otras historias que no son grandes hitos de la humanidad que se conservan en lugares más íntimos. Como cuando buscas piso y entras en la casa de un desconoguiacido, con sus fotos, su ropa y su olor. Eso también es, de alguna manera, arqueología: sacar a la luz los secretos de quien estuvo allí años o siglos atrás.

¿Serás capaz de encontrar un resto de humanidad en la estación de tren más concurrida del planeta? ¿Y en una mina abandonada? ¿Sabes lo que es la geografía mágia? ¿Qué mensaje le mandarías a un humano del futuro para que no repita nuestros errores?