Así es como tu móvil Android está robando tus secretos y vendiéndolos al mejor postor

Un estudio con más de 1.700 teléfonos de 240 fabricantes revela que este sistema operativo tiene integrado de fábrica mecanismos de recopilación de datos

Lo definen como el far west de la tecnología: el mundo Android es un caos gigante de información, de datos robados a los usuarios y vendidos al mejor postor. El sistema operativo que utilizan el 80% de todos los móviles del mundo te espía desde el primer momento en que te compras el teléfono ( Huawei, Samsung, Xiaomi, LG... no importa la marca) y lo conectas a Internet, según acaba de descubrir el informe más detallado sobre este tema y que han difundido varios medios.

Que nuestros móviles nos espían ya lo sabíamos, en cierta forma. Hace años que después de hacer una búsqueda en Google, te aparece publicidad relacionada con esa temática. Incluso si estás hablando sobre un tema con tus amigos o en la oficina (sin encender el móvil), el micrófono está registrando tus conversaciones para después lanzarte anuncios. El móvil te mira y te oye. Y no solo el móvil: la tele, el ordenador, el coche y hasta juguetes para niños.

Pero lo que revela este nuevo estudio es que no solo son las aplicaciones de Google o Facebook las únicas que recopilan nuestros datos, sino que los móviles con el sistema operativo de Android traen de fábrica un software que envía tu información a los servidores antes incluso de que le instales Whatsapp, Instagram o el correo. Es el mismo sistema operativo el que hace seguimiento de tus recorridos, escucha tus necesidades y vende tu intimidad. El estudio se basa por primera vez en un análisis de las 82.000 aplicaciones preinstaladas en más de 1.700 móviles de 240 fabricantes en 130 países. Es decir, incluye muestras de todos los dispositivos Android.

Más móviles que humanos

En el mundo hay más móviles que humanos (casi 9.000 millones, frente a los 7.000 millones de personas). Si ocho de cada diez son Android, se trata de una ventana enorme y sin precedentes a la información privada de la población mundial: ni siquiera Facebook, la red social con más usuarios, con 2.200 subscriptores, le llega a la suela de los zapatos. El estudio, liderado por dos investigadores españoles —Juan Tapiador, profesor de la Universidad Carlos III, y Narseo Vallina-Rodríguez, de IMDEA Networks y el ICSI (Universidad de Berkeley)— demuestra que la información se va concentrando en distintos centros de varios países y que se almacena en carpetas vinculadas con el nombre de cada usuario.

Gracias al sistema open source de Android, los investigadores han podido acceder a los teléfonos que utilizaron para hacer el experimento gracias a una aplicación que ellos mismos crearon. La conclusión es que esos móviles incluyen hasta un centenar de aplicaciones, librerías y otros servicios —algunos de ellos especializados, directamente en recopilar información del usuario—. Todas esas apps que tienes en el móvil y que no sabes ni para qué sirven y tampoco puedes borrarlas empiezan a tener alguna explicación. 

Una vez más, nos encontramos frente a un descubrimiento de espionaje masivo ante el que a nivel usuario, prácticamente no podemos hacer nada, aunque sí podemos intentar reducir al mínimo que nuestra información sirva comercialmente. Todas las aplicaciones tienen su apartado de privacidad, que deberíamos revisar periódicamente para estar seguros de que lo que estamos compartiendo es lo que queremos que sepan de nosotros. Aunque, como suele pasar con la tecnología, ahora ya es tarde.