La mitad de las empresas consultan tu Instagram cuando optas a un empleo

Por lo general las empresas buscan perfiles respetuosos y honestos, es decir, que lo que hayas dicho de ti en la entrevista tenga relación con lo que se ve en las redes

Las redes sociales se han convertido en una extensión de nuestra personalidad. O, al menos, de todo aquello de nuestra personalidad de lo que estamos orgullosos y queremos mostrar al mundo. Pero, en ocasiones, las cosas que más nos gustan de nosotros pueden no ser las más adecuadas para una empresa. Y ahora, gracias al informe sobre redes sociales de 2021 realizado por la empresa Infojobs, tenemos una mala noticia que darte: hasta el 48% de los responsables de reclutamiento de las empresas inspecciona los perfiles de las redes sociales de los candidatos (sí, como por ejemplo, tu Instagram) durante el proceso de selección. Casi la mitad.

Aunque no consultan todas las plataformas sociales por igual. Así, existe una preferente para buena parte de los encargados de recursos humanos: LinkedIn, la cual investigan el 84% de estos profesionales. Esto es comprensible teniendo en cuenta que LinkedIn está ideado precisamente para este tipo de cosas. De hecho, es la red social profesional más importante del mundo. Tiene sentido que los reclutadores la consulten para ver el historial laboral, el historial académico, las validaciones de aptitudes de otros usuarios, la actividad y la interacción en la misma y muchos otros contenidos más. ¿Pero qué hay de las redes no laborales?

Pues la más consultada por los contratantes es Facebook. Aunque esta red social ha perdido fuelle entre las generaciones más jóvenes, continúa siendo inspeccionada por un 72% de las empresas. Y le sigue Instagram con un 49%, números muy superiores al 38% del año 2018. En este sentido, agregan desde El Confidencial, es bastante probable que en próximas ediciones del informe aparezca TikTok. Al fin y al cabo, suele ser muy distinto lo que mostramos de nosotros en una red social como Facebook que en una como TikTok. Y para la empresa que se plantea contratarnos es muy importante conocernos a fondo.

Especialmente en dos sentidos concretos. El primero de ellos tiene muchísimo que ver con la honestidad. En ese sentido, "la principal razón para rechazar a un candidato es la incoherencia entre lo comentado en la entrevista y lo que el profesional publica en sus perfiles", dicen desde este medio nacional. No te ayuda en nada presumir de no consumir alcohol y aparecer en quince fotos de Instagram con un cubata en la playa o en la discoteca. El segundo de ellos refiere precisamente a eso: a las fotografías, aunque no se especifica de manera precisa cuáles echan para atrás a los reclutadores. Míralas bien. Quizá lo intuyas.

Además, existen otros motivos de rechazo como las opiniones radicales en asuntos de religión u orientación sexual (sorpresa: las ideas discriminatorias ya no se llevan y las empresas no quieren personas que crean en ellas), los gestos irrespetuosos hacia otros usuarios, las faltas de ortografía, las críticas a las empresas en las que has trabajado anteriormente o a algunx de los compañerxs que tuviste en ellas o las opiniones políticas extremas. En definitiva, las compañías quieren personas respetuosas, positivas y con buena comunicación. Y es decisión tuya adaptar tus perfiles a sus deseos o ponerte unas piedritas en el camino.