Por qué es tan típico pillar infección de orina después del sexo

El ardor, las molestias al orinar, la fiebre, el dolor en la parte baja de la espalda o la continua necesidad de hacer pis son algunos de los incómodos síntomas asociados a esta dolencia

Seguro que alguna vez te ha pasado. Después de practicar sexo con penetración tu cuerpo empieza a sentir una serie de malestares propios de la infección de orina. El ardor, las molestias al orinar, la fiebre, el dolor en la parte baja de la espalda o la continua necesidad de hacer pis son algunos de los incómodos síntomas asociados a esta dolencia. No hay motivo para avergonzarse. La infección de orina en las mujeres, especialmente en las mujeres jóvenes, es más común de lo que crees y relativamente fácil de evitar si se tienen en cuenta algunas precauciones básicas.

Para empezar, y según la ginecóloga, Juani Lafaja, cuando hablamos de infección de orina casi todos pensamos en una cistitis (cuando la infección afecta a la vejiga), pero también son infecciones de orina las uretritis (la infección que afecta a la uretra) y las pielonefritis (infección que afecta a los riñones). No obstante, debido a la frecuencia, cuando hablamos de infecciones de orina, nos referimos sobre todo a las cistitis/uretitis. Cuando ocurre, es importante que consultes con tu médico y pueda, a través de un análisis, determinar qué tipo de bacteria es la que está causando la infección. Pero, ¿sabes por qué las mujeres somos más propensas a las infecciones urinarias? ¿Por qué es tan típico pillarlo después del sexo? 

La uretra de las mujeres es más corta que la uretra de los hombres

Por ello, las bacterias acceden con más facilidad al tracto femenino. Las infecciones del tracto urinario suelen estar provocadas por la bacteria E. coli. Esta bacteria se encuentra en el tracto digestivo y en la zona entre el ano y la vagina. Cuando tenemos relaciones sexuales, las bacterias de esta zona pueden ser movidas hacia el interior de la uretra, terminando entonces en la vejiga. Justo ahí es cuando comienza el problema.

Para evitar esto, se recomienda ir al baño antes y después de tener relaciones sexuales ya que sirve de arranque físico de las bacterias que puedan estar cerca de la uretra. También, como recomienda Lafaja es aconsejable antes del encuentro sexual lavar los genitales, pues esto puede reducir la carga bacteriana. Esta última recomendación también es útil para los chicos. Aunque en la juventud, la infección de orina es poco frecuente en varones, esto no significa que sean inmunes a ella.

¿Hay factores de riesgo asociados a este tipo de infecciones?

La respuesta es sí. Las mujeres con diabetes o en la época de menopausia así como aquellas que son sexualmente activas o tienen dietas ricas en azúcar e hidratos de carbono y pobres en fibra y antioxidantes sufren de más cistitis. Tener alterada la microbiota intestinal (colon irritable, aerofagia, distensión abdominal, diarrea/estreñimiento) también predispone a las infecciones urogenitales. También puede ser un riesgo olvidar que tenemos que ir al baño con regularidad para vaciar la vejiga. Otros factores que pueden favorecer la infección urinaria suelen ser el uso del diafragma como método anticonceptivo, la utilización de espermicidas, recurrir diariamente al salvaslips y la predilección por llevar prendas ajustadas.

¿Y si no nos libramos de la infección en la orina?

“La mayor parte de las veces necesitaremos tomar un antibiótico (siempre asociado a un probiótico tipo Saccharomyces boulardii o Lactobacillus rhamnosus) para tratar la infección, aunque algunos tratamientos naturales han demostrado eficacia en el tratamiento de la cistitis leve no complicada por Escherichia coli (patógeno más comúnmente aislado), como el Arándano rojo americano o la D-manosa. Estos preparados naturales también pueden usarse en concomitancia con el antibiótico por períodos largos de tiempo para disminuir las recurrencias. En ocasiones habrá que tratar las infecciones genitales asociadas y para esto puede ser suficiente el uso de óvulos vaginales”, explica Lafaja.

Pinterest

¿Qué medidas puedes tomar para evitar las infecciones urinarias?

En cuanto a las relaciones sexuales, es importante que sea tu mano la que lleve hacia la vagina el pene, pues determinados movimientos pueden arrastrar las bacterias. Además, si eres de esas personas que disfruta del sexo anal, evita que la penetración vaginal se produzca justo después. ¡Y no te olvides de hacer pis antes y después del sexo! Según Lafaja también es recomendable tener una buena higiene, usar ropa interior de algodón, llevar una buena dieta, bajar el consumo de azúcar y reducir el estrés: “Las infecciones aparecen en organismos literalmente ‘agotados’”. Así que ya sabes: higiene, descanso y a disfrutar de tus relaciones sin miedo a que una infección te amargue la vida. 

XXXXXXX