Técnicas extremas para poder dormir fresquito en las noches de verano

Sirven para todas aquellas personas que no puedan contar con un ventilador o con aire acondicionado

Han llegado esos días. Sí, esos que tanto deseabas cuando tenías que ponerte seis capas de ropa para dormir porque no podías permitirte encender la estufa. Has guardado las mantas, edredones y sábanas de pelo. De hecho, las quieres más lejos que nunca. El verano y sus altas temperaturas nos acompañarán durante los meses siguientes y ya no se te ocurre ningún truco para poder vivir sin sudar. Estás quieto y sudas, duermes y sudas, pones un pie fuera de la ducha y sudas. Basta ya. Para cuando sea de día las playas y las piscinas serán tus amigos pero, ¿y para la noche?¿qué podemos hacer para conciliar el sueño y no morir derretidos?

Para alcanzar la temperatura ideal para dormir —entre 20 y 24 grados— muchas personas utilizan ventiladores o aire acondicionado. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) solamente el 35,5% de las casas en España cuenta con aire acondicionado. Este último artefacto es uno de los más utilizados en aquellos que cuentan con esta ‘suerte’. Pero no todo es bueno. Eduard Estivill, neurofisiólogo, Especialista Europeo en Medicina del Sueño y Director de la Unidad del Sueño del Hospital General de Cataluña, explica que “si tuviéramos que inclinarnos por algún aparato externo siempre será antes el ventilador que el aire acondicionado, ya que este último seca las mucosas. Aún así el ventilador, en algunas ocasiones, puede impedirnos alcanzar el nivel de sueño por el ruido que genera”.

La vida sin aparatos

Resultado de imagen de summer hot gif

Existen infinidad de trucos para dormir de forma placentera con altas temperaturas sin ningún tipo de aparato pero, ¿por qué nos afecta tanto este calor? Más allá de lo obvio, lo más importante sobre el calor en el ámbito del sueño es que esta temperatura nos impide que lleguemos a una fase de sueño profundo. Lo que sucede es que nos da una situación de falso confort porque aunque parece que descansamos, el cerebro en realidad no ha alcanzado el punto en el que el cuerpo realmente está recuperándose física y mentalmente.

La cena ligera, ligerita

Resultado de imagen de eat salad gif

Aunque no se trate de un truco extremo —irán creciendo de menos a más— para Eduard Estivill lo que se cena en verano es de vital importancia: "Concretamente para alcanzar el sueño en épocas de calor como el verano lo mejor es cenar ensalada y un derivado lácteo. La fruta no es aconsejable a ultimas horas de la noche porque su digestión es lenta y eso es un dificultad para alcanzar el sueño. La fruta siempre a media tarde". Es más, las comidas pesadas y que se ingieran calientes, como un guiso o una sopa, obligan al cuerpo a generar más calor para digerirlas y justamente por eso son esenciales para el invierno.

El truco de la abuela

Resultado de imagen de hielo en la cara gif

Hay un truco muy básico y de sentido común que lo usaban nuestros abuelos o bisabuelos que es mojarnos las muñecas, la parte de atrás de las orejas y la nuca. Según Eduard Estivill "estas tres son regiones donde se acumula el calor en los seres humanos. Por ello es muy bueno y muy recomendable que antes de dormir nos humedezcamos estas zonas". De hecho, con el calor tan fuerte que hace no es un problema que nos vayamos a dormir con la cabeza un poco mojada a la cama. Y esto es especialmente importante también en los niños. Las bolsas de agua caliente pueden usarse llenándose de agua fría o congelada.

Cuando salgas de casa cierra todo

Resultado de imagen de close window gif

Hay una tendencia fuertemente arraigada en verano que tiene como objetivo abrir puertas y ventanas durante el día para que al llegar por la noche la casa este fresca. Lo sentimos mucho pero esto no tiene buenos resultados, sobre todo si es de esos veranos en los que no corre el aire. Si tienes la suerte de que hay algo de viento, también es una mala idea porque los 30 grados se meterán en tu casa y cuando quieras irte a dormir no podrás hacer nada por quitar ese calor. Recuerda: cuando te vayas por la mañana cierra ventanas y persianas, la sombra preservará el fresquito.

Dúchate con agua tibia o caliente

Resultado de imagen de nice shower gif

Ya sabemos que tienes tanto calor que tu único deseo es entrar en la ducha fría y quedarte ahí durante horas. Estás haciéndolo al revés. El agua fría genera una reactivación del organismo que te lleva a sentir más calor. Lo que sucede es que tu cuerpo responde con lo contrario para que tu temperatura se equilibre. Puedes ducharte con agua fría pero justo antes de salir cambia el agua a tibia o caliente, tu cuerpo hará el proceso contrario, bajará los grados de tu cuerpo para equilibrar. La sensación de frescura será permanente.

Saciar la sed y el calor de una simple pulsación

Resultado de imagen de spray face gif

Uno de los mejores trucos para enfrentar el calor a la hora de ir a dormir es tener a mano, en la mesilla de luz por ejemplo, un spray lleno de agua muy fría. Antes de ir a dormir puedes rociarte los pies, las manos, la nuca y el pelo o las partes en donde sientas más calor. Este truco es muy utilizado en momentos de acampada para enfrentar las altas temperaturas del sol de primera hora del día. Si consigues un envase pequeño también podrías llevarlo en el bolso o en los bolsillos.

Congelar la almohada o las sábanas

Resultado de imagen de sleep ice gif

Sí, esto también se hace y mucho. No se trata de meter la tela suelta en el congelador. Lo más aconsejable, en primer lugar, es hacerlo con la funda de la almohada ya que no ocupa mucho espacio. Para que el tejido no se convierta en un hielo duro debe doblarse y meterse en un tupper. No llegará a congelarse pero estará sumamente fría. Puedes ponértelo a la almohada o simplemente apoyarlo y dormir encima. Placer infinito asegurado. Es un truco para reemplazar las ganas de meterse dentro de la nevera y quedarse ahí eternamente.

Pies fuera de la cama y mejor dormir solo

Resultado de imagen de sleep happy gif

Que sí, que a todos nos encanta hacer la cucharita y dormir abrazados pero hay que reconocer que en verano este contacto es insoportable. El amor no dejará de existir si pensáis en dormir separados, no hace falta cambiarse de cama pero sí evitar estar piel con piel, ya que el sudor será el doble. Para conseguir, además, algo de frescura y relajación para conciliar el sueño de forma efectiva, basta con que saques los pies fuera de la cama. Esta parte del cuerpo concentra bastante calor. También puedes ponerte calcetines mojados con agua fría. Es un gustazo. Eso sí, no es recomendable si alguna vez has tenido hongos en los pies. 

Aleja el portátil de tu cama

Resultado de imagen de broke pc gif

El experto Eduard Estivill recomienda que no se observe ningún tipo de pantalla antes de ir a dormir, sobre todo si trabaja en un ámbito donde está gran parte del día delante un ordenador. Esto es algo que muchos expertos han repetido hasta la saciedad. En cuanto al calor sucede algo obvio: el portátil se calienta y funciona como un mini ventilador de calor. Lo mejor es tenerlo más bien lejos o, sin duda alguna, pasar se encenderlo y dejarlo apagado.

Es posible decantarse por algún truco en particular pero lo ideal sería llevarlos todos a la práctica a la vez. Se trata de trucos sencillos que no llevan una gran preparación, así que si dejas todas las ventanas cerradas, cenas bien, te refrescas y antes de irte a dormir te das una ducha tibia, entre otros, puedes estar seguro que serás capaz de conciliar el sueño y descansar de verdad, haciendo que tu cerebro alcance la fase de sueño profundo