Tener sexo podría acabar con tu alergia primaveral

"El paciente puede ir ajustando el número de relaciones sexuales dependiendo de la gravedad de los síntomas", según un estudio

Ay, la primavera. La estación de las flores. Y de las primeras mangas cortas. Y del maremoto de polen que convierte las vidas de los alérgicos en una pesadilla mocosa. Especialmente cuando causa la llamada fiebre del heno, una rinoconjuntivitis que trae consigo estornudos, congestión nasal aguda, secreción infinita y tanto picor en los ojos que desearías poder arrancártelos de vez en cuando. Contra eso, y hasta ahora, mucha paciencia y antihistamínicos, la mayoría de los cuales te dan más sueño que una conferencia sobre tipos de tornillos. Pero resulta que el sexo podría ser la mejor solución.

O al menos esa es la conclusión a la que han llegado científicos de la Universidad Médica Tabriz, en Irán, que aseguran que existe una relación directa entre el sistema reproductivo y el sistema nasal. Más concretamente, y como puntualiza el Evening Standard, los investigadores creen que las relaciones sexuales conducen a una liberación de los vasos sanguíneos localizados tanto en la nariz como en los ojos, lo que favorece el desbloqueo del taponamiento nasal. Vaya, que si quieres aparcar tanto estornudo y congestión, deberías echar unos cuantos polvos durante esta primavera.

Porque no, no necesitas estar retozando todos los días y a todas horas para beneficiarte de los efectos antialérgicos del sexo. Como explica Sina Zarrintan, una de las neurólogas encargadas de la investigación, "puede practicarse de vez en cuando para aliviar la congestión y el paciente puede ir ajustando el número de relaciones sexuales dependiendo de la gravedad de los síntomas". Teniendo en cuenta que alrededor de ocho millones de españoles son alérgicos al polen, los descubrimientos de estos investigadores son para, como mínimo, tenerlos en cuenta. Aunque hay "peros", claro.

Para empezar, y muy importante, que los mayores beneficios del sexo en relación a la fiebre del heno están vinculados a la eyaculación, con lo cual los hombres son más propensos a obtenerlos que las mujeres. Para continuar, y esta también es clave, que no todo el mundo tiene todo el acceso al sexo que podría necesitar para aliviar los síntomas. Los antihistamínicos siempre están ahí, aguardándote en la farmacia, pero los polvos no. Y para terminar, que estos resultados aún no han sido probados con ensayos clínicos, la prueba de fuego. En cualquier caso, el sexo nunca está de más y no pierdes nada por intentarlo.