Una sugar baby te cuenta su vida de lujo mantenida por maduritos con pasta

Todos los secretos que esconde este mundo repleto de belleza, lujo y dinero

Que el dinero mueve el mundo no es ningún secreto pero, al parecer, para ciertas personas una vida de lujo es su principal aspiración en la vida y están dispuestas a hacer (casi) cualquier cosa para conseguir su objetivo. Precisamente, ese afán por vivir sin estrecheces es lo que alimenta el fenómeno de las sugar babies: mujeres jóvenes, en su mayoría universitarias, que buscan a hombres ricos y poderosossus sugar daddies para que les proporcionen dinero y estabilidad a cambio del simple placer de su compañía. 

Amparo, una joven de 25 años residente en Barcelona que prefiere no dar su apellido, acumula una dilatada experiencia en el mundo del sugar dating con seis relaciones a sus espaldas. Tiene cero reparos a la hora de hablar de su actividad y resume sus razones de tener relaciones Sugar Daddy/Sugar Baby (SD/SB) con dos argumentos muy claros y específicos: "Por una parte, me gustan los hombres mayores; por otro lado, me gusta el dinero y la buena vida".

Archivo personal

Pero no todo el mundo lo tiene así de claro. Las opiniones en internet son variadas y van desde la consideración de que se trata de simples chicas de compañía, escorts de alto standing o, directamente, una forma de prostitución encubierta. Una visión de la que Amparo discrepa ya que, desde su punto de vista, este tipo de relaciones, lejos de ser una forma de explotación, son muy honestas y directas: “No hay cabida para apariencias ni mentiras. Él me dice muy claro lo que espera de mí y lo que me puede ofrecer. Si me parece bien lo acepto y si no, a otra cosa. Sin rencores”. 

Los verdaderos intereses tras el sugar dating

Pero, ¿qué es lo que puede ofrecer este tipo de relación a una mujer? Para empezar, Amparo opina que la madurez y estabilidad que puede aportarte un hombre 30 o 40 años mayor que tú no puede proporcionártelo un chico más joven: “Es insuperable estar con un hombre de 50 o 60 años de edad, interesante, maduro, atractivo, solvente financieramente”. 

Visto así parece un tipo de relación alternativa bastante interesante y basta una simple búsqueda en Google para toparse con la plataforma más popular de este universo: Seeking Arrangement, lo que traducido vendría a significar “buscando un acuerdo”. Toda una declaración de intenciones y que da una idea de lo aparentemente fácil que podría resultarle a cualquier mujer iniciarse en esta práctica. No en vano, desde la plataforma aseguran contar con más de 88 millones de sugar babies y 28 millones de sugar daddies registrados en los 139 países en los que funciona. 

Seeking Arrangement

Durante el proceso de registro te piden que indiques tu nivel de vida, qué tipo de relación te apetece mantener y qué tipo de beneficios estas buscando, además de una breve descripción y una fotografía que pasará a revisión y no podrá ser vista hasta 48 horas después. Pero la pregunta obligatoria es: ¿cómo debe ser una sugar baby para tener éxito? 

Según Amparo, es muy difícil que una chica poco atractiva triunfe en este mundo: “Tendrás que invertir dinero en ti misma. Peluquería, vestuario, maquillaje, dieta...debes estar perfecta de la cabeza a los pies". Algo que, según ella, se confirma con un simple vistazo en los perfiles de los sugar daddies en los que cada uno de ellos aporta los datos de sus ingresos, como si ese elemento fuera el principal indicador de calidad para las sugar babies. Es decir, tanto tienes tanto puedes exigir. 

Los ingresos de estos ‘papis’ rondan en la mayoría de ocasiones entre los 200.000 y el millón de euros anuales. Pero, ¿es realmente fiable esta información? Alexis Germany, responsable de comunicación de la plataforma Seeking Arrangement, sostiene que la seguridad y autentificación son parte esencial de la plataforma: “De hecho, es el secreto de nuestro éxito con respecto al resto de competidores”. Los miembros verificados son aquellos que han pasado una revisión de sus antecedentes, tanto económicos como de cualquier otro tipo para asegurar que la información que proporcionan es 100% real. 

Belleza y juventud a cambio de dinero

Este deja muy claro que existen dos monedas de cambio importantes en este tipo de relaciones, la belleza y el dinero, y que cada parte está interesada en una de esas dos cosas. No obstante, ambos saben desde un principio cuál es el principal incentivo del otro para mantener la relación. “Si un sugar daddy quiere quedar contigo solo por sexo, te lo desaconsejo totalmente. Eso no sirve, ya que es evidente que no hay compromiso a largo plazo”. Entonces, llegamos al punto clave: ¿el sexo es parte del acuerdo? “Como en cualquier otra relación, sí, el sexo es parte del acuerdo”, responde Amparo. Es por ello que todo lo que envuelve a este mundo es tan controvertido. 

No obstante, según Alexis la plataforma Seeking Arrangement no es una página de escorts ni nada que se le parezca: “Los acuerdos sexuales no están permitidos”. Al parecer, si la relación entre dos adultos se convierte en sexual fuera de la plataforma ya depende de ellos. Es más, aunque pueda parecer que el principal y único incentivo para los sugar daddies es el sexo, lo que la mayoría de hombres buscan en estas relaciones incluye todo tipo de aspectos propios de una relación convencional como compañía, conversación, caricias o cariño. Algo que, por otra parte, también puede ocurrir con las escorts de lujo que proporcionan servicios del tipo girlfriend experience

“Soy una mujer culta, divertida, sé bailar, cocinar, proporciono buen sexo, soy guapa, me cuido, hago dieta, yoga, meditación. No doy problemas, no soy celosa, es decir, soy todo lo que un hombre puede pedir”, cuenta Amparo. En esta línea de pensamiento, desde Seeking Arrangement argumentan que los sugar daddies prefieren este tipo de relaciones ya que no implican tanto compromiso ni énfasis en el futuro como una relación convencional

Entonces, si el sugar dating incluye cualquier aspecto de otras relaciones tradicionales, ¿podríamos pensar que el amor también toma un papel importante? “Algunos de nuestros miembros incluso llegan a casarse”, responde Alexis. Pero estas historias a lo Pretty Woman rara vez son así y Amparo recuerda que esa posibilidad dependerá de la lógica de cada una. “Yo prefiero no mezclar el amor en este tipo de relaciones y espero que mi sugar daddy haga lo mismo”, aclara la barcelonesa.

¿Relaciones de conveniencia o un estilo de vida?

Aprovechando su dilatada experiencia en este mundo, Amparo decidió abrir un grupo privado en Facebook especialmente dedicado a otras sugar babies o aspirantes a serlo, donde aclara sus dudas y les da consejos para encontrar a un sugar daddy que pueda atender sus necesidades y les cuenta cómo pueden complacerlo para que su relación tenga éxito. 

Marina

Ir al gimnasio, meditar, hacer yoga, comer sano y cuidarse físicamente son rutinas habituales en la vida de cualquier sugar baby. Sin embargo, el exterior no es lo único que se debe cultivar. De hecho, según Amparo, el hombre mayor SD es altamente selectivo, busca chicas perfectas que sean jóvenes, bellas, inteligentes y cultas. "Debes tener conversación. Si solo eres una cara bonita es probable que tu sugar daddy se aburra de ti enseguida”, dice. 

Pero lo más significativo es que su relación con su sugar daddy es también su única fuente de ingresos. “No tengo otro trabajo porque parte del acuerdo es que yo esté siempre disponible para cuando mi sugar daddy quiera verme”, explica. Además, vive en un piso que él mismo le regaló: “Mi compromiso con él es tal que vivo y respiro para él”. Una declaración que inevitablemente invita a plantearse qué ocurrirá con las sugar babies cuando ya no sean jóvenes y guapas.

¿Acaso no es el sugar dating una forma de 'pagar' por tener a tu disposición las 24 horas del día a una mujer joven y bella que dependa al 100% de tus recursos? Según Seeking Arrangement, no. “Esto no es exclusivo de hombres adinerados, maduros y poderosos que buscan a chicas jóvenes”, responden. Al parecer, también existen las sugar mommas y baby boys que buscan este tipo de relaciones, aunque no se facilitan estadísticas en la web porque probablemente se trate de algo mucho más minoritario.

Situado justo sobre esa delgada línea entre las relaciones de conveniencia de toda la vida y los servicios de una escort de lujo, se hace difícil pensar en el sugar dating sin que te vengan a la cabeza las desigualdades entre géneros producidas tanto por el capitalismo como por el patriarcado. Sin embargo, también es cierto que las mujeres que eligen este estilo de vida podrían estar satisfaciendo sus expectativas de vida de una manera libre y legítima. Ser o no una sugar baby es una decisión personal que solo las mujeres que optan por este estilo de vida pueden entender.