Esta teoría afirma que cambiar de pareja cada cinco años es la clave para ser feliz

El psicólogo Rafael Santandreu afirma que la monogamia no es natural, sino que es una construcción social que produce insatisfacción, celos y que construyamos la vida entorno a los demás y no en base a nosotros mismos

Los jóvenes cada vez cuestionamos más el modelo de relación predominante. No creemos en el amor romántico porque trae consigo machismo y patriarcado. Tampoco nos sentimos cómodos al 100% con la monogamia, porque trae celos y represión sexual. Y, por supuesto, cada vez más voces reniegan del amor para toda la vida. Una de ellas es el psicólogo Rafael Santandreu, que en su libro Las gafas de la felicidad suelta su polémica tesis: las relaciones no deberían durar más de cinco años.

Según Santandreu, el amor es algo efímero e intentar que dure toda una vida es imponer algo que puede llegar a ser antinatural. “En el futuro ninguna pareja pretenderá estar toda la vida con el otro. Las parejas deberían cambiar cada cinco años. Entiendo que, a día de hoy, este discurso suena como algo lamentable, pero el ser humano no está programado para tener una convivencia basada en la monogamia o en una pareja para toda la vida”, explicaba al diario La Vanguardia.

Resultado de imagen de love netflix gif

El portal digital Fucsia coincide con el especialista. Según asegura, la teoría de Santandreu tiene mucho sentido en la actualidad “por el ritmo frenético al que están sometidas las personas en su día a día  y a las múltiples oportunidades de crecimiento personal que no siempre pueden armonizarse con los objetivos vitales del otro miembro de la relación”. En otras palabras, tenemos aprendido que la felicidad individual llega cuando conseguimos un amor consolidado y que si no lo tenemos no podemos ser felices aunque estemos cumpliendo objetivos vitales.

Como es lógico, esta necesidad de estar emparejado surge por el tremendo miedo a la soledad que se nos ha inculcado. “Lo que sobra en este mundo son personas, es imposible que estemos solos”, avisa Santandreu. Lo más lógico (y sano) es trabajarse este miedo, también para empezar relaciones más sincera. Si se apaga el amor, no te aferres a él por miedo a estar solo.  Déjalo ir. Las relaciones no deberían ser cómodas, sino sentimentales. Por eso cree que el amor se apaga a los cinco años y la relación (de pareja, que no de amistad) debería acabar. Porque a partir de entonces es cuando confundimos amor con comodidad.

El amor romántico “nos lo ha vendido Hollywood, junto con la comodidad. Nunca ha sido así, y nunca lo será. Como pensamos que es algo tan importante, vivimos el amor sentimental como algo antinatural y lo entendemos de una manera aberrante, por eso funciona tan mal”, comenta el experto en el artículo.

Resultado de imagen de i love you hollywood gif

Según Santandreu, la "monogamia para toda la vida" produce represión sexual, especialmente a la mujer, a quien se le criminaliza más la libertad sexual. Cree que este sistema de relaciones crea celos y autoexigencias antinaturales, como ser fiel aunque el cuerpo te diga lo contrario. Además, asegura, no debemos renunciar al yo por estar en una relación. Esto no es ser egoísta, es solo vivir conscientemente. Es tener claro que no siempre puedes cumplir las expectativas monógamas y no torturarte si fallas en la “fidelidad afectiva”.

Por último, el psicólogo recomienda el método de relaciones de cinco años porque también ayuda a superar una ruptura. “Aprender que las parejas son transitorias y cambiantes”, asegura. Así, cuando acabe el amor, no te hundirás porque has perdido todo lo que tenías, ya que no habrás construido tu vida entorno a una sola persona. Serás más independiente y te querrás mucho más, aunque, como afirma Santandreu, hoy en día ver las relaciones como periodos de cinco años se vea como casi un imposible.