Por qué deberías mirar más a tu pareja a los ojos

El contacto visual directo y prolongado incrementa la atracción sexual

Uno de los comentarios más habituales que pueden escucharse en estos tiempos tan frenéticos, en especial desde las voces más críticas con las redes sociales e internet en general, es que estamos perdiendo aquellas cosas que convertían las relaciones humanas en las relaciones más significativas del cosmos conocido: amor consciente, atención plena, dedicación, contacto físico y ese detallito aparentemente superficial, pero clave, de mirarnos a los ojos. Porque las personas nos conectamos a través de la mirada. En Psychology Today han recopilado algunos de los estudios que prueban la especial importancia de mirar a tu pareja a los ojos.

Comenzando por una investigación de la Universidad de Clark del año 1989. Sus autores seleccionaron a 96 extraños, los dividieron en 48 parejas y los sometieron a tres pruebas alternativas. En el primero tenían que mirar las manos de la otra persona. En el segundo tenían que contar los parpadeos del ojo del otro, lo que supone un contacto visual superficial. Y en el tercero tenían que mirarse fijamente a los ojos. El resultado de los experimentos, como afirma el periodista Michael Castleman, es que "las personas que se miraron a los ojos reportaron los mayores sentimientos de atracción y afectos mutuos".

Y no solo esto. Estos mismos investigadores reunieron a 144 personas emparejadas, les entrevistaron con la finalidad de conocer qué atracción había entre ellas, las animaron a mirarse a los ojos durante dos minutos y las volvieron a entrevistar. Y sí, como estás suponiendo, la atracción aumentó bastante. Según explica este mismo periodista, la posible causa de que nos pongamos más cachondxs cuando nos clavamos la mirada es que las "evidencias sugieren que el contacto visual prolongado estimula al sistema nervioso a liberar oxitocina y feniletilamina", dos hormonas asociadas al amor y la atracción interpersonal.

Pero los investigadores de la Universidad de Clark solo pusieron la primera piedra. Otros muchos estudios e investigaciones posteriores terminaron de edificar una idea que no deberías olvidar nunca: que mirar a los ojos a tu pareja sostenidamente aviva la pasión sexual. Y, si bien no resulta muy necesario en los inicios de las relaciones, muchas parejas van perdiendo interés sexual. Quizás motivado precisamente porque, una vez superados los albores del vínculo, comenzamos a prestarnos un poquito menos de atención y a mirar de manera menos profunda, como si tuviéramos prisa o ya no fuéramos a descubrir nada nuevo.

Hablamos de investigaciones muy variadas llevadas a cabo en lugares tan diversos como Francia, Australia o China. Y parece que es una máxima inherente en los seres humanos y transversal a las distintas culturas. De hecho, algunas de esas culturas llevan milenios confiando en el poder afrodisiaco de las miradas, tal y como os contamos tras nuestra participación en un taller de sexo tántrico, donde la mirada funciona como motor del deseo sexual. La ciencia simplemente lo ha confirmado. Así que abandona un poco las prisas y vuelve a dedicarle tiempo a las miradas. Cuando estéis encendidxs como locxs nos lo agradeceréis.