Los motivos por los que te cuesta tanto encontrar a una persona con la que conectes

En el ámbito de las relaciones pueden encontrarse varios problemas y, a veces, no tienen que ver con la otra persona sino con unx mismx

Las relaciones amorosas y las personas con las que compartimos esos instantes únicos que nos llenan de ilusión son muy buenos para nuestro bienestar. Sin embargo, en ocasiones, tenemos poco control sobre ellas o sobre lo que sentimos en concreto. Algunas situaciones nos llevan a confusiones o desilusiones con las que no sabemos lidiar. Desde ahí puede nacer una creencia de mala suerte en el amor que te lleva a preguntarte ¿por qué no tengo suerte? Los fracasos amorosos —sobre todo si es uno detrás de otro— pueden hacerte sentir que estás predestinadx a experimentar relaciones catastróficas, a no volver a amar o, directamente, a no sentir lo que deseas junto a otra persona. Estas creencias existen por varios motivos como bien explican desde Psicología y Mente.

Obsesión por encontrarlx

Ninguna persona está obligada a estar dentro de una relación ni a encontrar pareja. Normalmente la sociedad o nuestro entorno más directo nos lleva a pensar equivocadamente que sí tenemos que tener pareja. Aunque no lo creas, es posible que esa obsesión por encontrar a alguien (lo cual te lleva a buscarlx) sea uno de los motivos por los que no aparece nadie con quien te puedas sentir cómodx y feliz. Debes tomarte el proceso con naturalidad, es decir, no pasa nada si no tienes en interés en ninguna persona. Es completamente normal. Ya aparecerá alguien mejor.

Expectativas equivocadas

En este ámbito hay varios aspectos. Por un lado puedes tener las expectativas altísimas o bien puedes tenerlas equivocadas. Cuando te enamoras tu vida gira de alguna manera. Por ello es importante no pensar en qué características debe tener esa persona con la que tener una relación. Hay que abrirse a cualquier persona. La cultura, por el contrario, nos lleva a pensar y a sentir que quien vaya a ser nuestra pareja debe tener ciertos rasgos en su forma de ser. Cuando llegue esa persona, lo sabrás y será diferente a lo que crees y/o esperas.

Convenciones sociales

A veces puede ocurrir que crees que le gustas a alguien solamente por cómo se comporta contigo. Quizás jamás habías pensado en esa persona pero justamente te ha hablado de forma cariñosa y algo se ha encendido en ti. Esto sucede porque hay algunas convenciones sociales que, aunque no deben condicionarnos, lo hacen. Hay que tener como referencia que la forma en la que, a veces, recibimos el comportamiento de los demás no lleva adherido el significado que creemos. O al menos puede no llevarlo.

Falta de compromiso

Tener una relación de pareja y que esta vaya bien encaminada es un trabajo. Se debe invertir tiempo y esfuerzo. Es un error pensar que el amor de verdad simplemente fluye y no hay que hacer nada por mantenerlo. Esto puede llevarnos a pensar que nuestra relación no es de verdad porque no se mueve de forma natural u orgánica. No te equivoques, siempre hay que sembrar para, después, poder hacer que la pareja crezca y evolucione.