Conoce tu yo erótico para convertirte en una diosa del sexo

Descubrir cómo eres en lo sexual son tres pasos: conocerte a ti, comunicarlo y llevarlo a la práctica

Quizás nunca habías oído hablar de este concepto, si así es, la causa está en la desinformación y en la poca importancia que se le sigue dando al autoconocimiento sexual. La creencia social sigue siendo que si se fomenta este autodescubrimiento sexual estaremos promoviendo a personas promiscuas porque tenemos asociada esta idea de que la información sexual provoca “descontrol” cuando, en realidad, el conocimiento fomenta el control, el posicionamiento, invita a la reflexión, etc.

Pero hoy, si te apetece y quieres adentrarte a descubrir tu yo erótico, puedes cambiar el rumbo de tu mundo interior sexual. ¿Te has preguntado alguna vez quién eres sexualmente hablando? Seguro que sabes definirte como trabajadxr, como amigx, como pareja, como hijx, etc. pero no como amante, porque nunca nos han enseñado a pensar en ello. Para conseguirlo, el primer paso es conocer los principales bloques que definen la sexualidad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Bijoux Indiscrets (@bijoux_indiscrets) el

¿Cómo de erótico eres? 

Para conocerlo primero debes conectar con tu cuerpo, debes conseguir aceptarlo, quererte, verte en el espejo y amarte porque si no es así tus complejos y vergüenzas bloquearán tu erotismo. Después se trata de potenciarlo, ¿te has preguntado alguna vez cómo te sientes eróticx? Hay personas que lo consiguen con el olor, con un buen perfume, otras con la vestimenta, otras con la actitud, etc. Busca tus puntos eróticos y poténcialos. 

Una vez conseguido debes descubrir tu cuerpo a nivel de estímulos, qué es lo que te estimula, qué partes del cuerpo tienes más sensibilidad, cuáles son tus principales zonas erógenas. Dibuja un mapa corporal e identifica tus puntos clave y cómo te gusta que sean estimulados. 

Y por último, es el momento de adentrarte en tus fantasías, ¿te gusta fantasear? ¿tienes claros tus gustos sexuales? Este aspecto es bastante abstracto y difícil de definir, pero se trata de descubrir tu mente erótica, hay personas a quienes les gusta fantasear, hay otras que no, hay personas que tienen unos gustos muy claros, otras quizás no los conocen porque aún les falta descubrir.

¿Sabes seducir?

En este punto te estás exponiendo al otro, es el bloque en el que tu erotismo lo muestras a otra persona y se inicia la seducción. ¿Tiendes a ser seductor con la mirada, o quizás con las palabras? Conocer tus puntos fuertes te ayudará a tener seguridad en este ámbito porque exponernos ante la mirada crítica y el posible rechazo no es nada fácil para nuestra autoestima. Por tanto, primero debes descubrirte, saber cómo te acercas y conectas con la persona que te gusta. Y, después, aprender a gestionar el rechazo si se da la situación, no vivirlo como algo personal ni iniciar un sinfín de ataques y críticas hacia ti mismx.

¿Cómo te comunicas con el otro?

Aprender a bailar con el otro sexualmente hablando es un punto clave de tu yo erótico, saber qué juegos eróticos te gustan, con qué te sientes cómodx, cómo obtienes el placer, cómo consigues conocer el cuerpo de tu pareja sexual y hacerlo disfrutar y cómo te comunicas sexualmente con el otro. Todos estos factores son puntos esenciales para tener un yo erótico fuerte, trabajado y que sabe conectar.

Como ves, inicialmente toca centrarte en ti mismx, después reflexionar en cómo te vinculas con el otro y al final pensar en cómo vives positivamente el encuentro y le sacas partido. Se trata de escucharte, de darte un tiempo a descubrirte, de saber hablar con tu sexualidad, con tus deseos, con tus miedos e inseguridades y saber descubrirte consiguiendo encontrar tu yo erótico en todas sus facetas. Uno de los errores principales es que no nos damos tiempo de calidad para nosotrxs mismxs, tendemos a dedicarnos a la acción y no a la introspección y para conseguir un buen yo erótico ese es el primer paso, parar el tiempo, respirar, escucharte sin juicios y reflexionar para poder asimilar.

Una vez hechos todos estos puntos habrás descubierto tu yo erótico actual pero no debes quedarte ahí. Si hay algo que no te gusta, que te apetece cambiarlo, que quieres superar por ejemplo bloqueos o miedos que hacen que tu yo erótico sea inseguro en algunos aspectos es hora de ponerse a trabajar. Busca maneras de hacer el cambio, sea leyendo sobre el tema, marcándote pequeños objetivos y retos o buscando apoyo profesional. La sexualidad es moldeable en todos aquellos aspectos que estén bloqueados, siempre se puede potenciar y crecer. Así que te animo a pensártelo, pero recuerda que para conseguir un bienestar en tu vida lo más importante es poder ser tu mismx en todas tus facetas vitales.

CN