La ciencia confirma que la primera vez te condiciona toda tu vida sexual

En la mayoría de los casos esta primera vivencia no es la más placentera, con el tiempo hay un aprendizaje y un mayor disfrute, pero lo fundamental es que no haya un evento traumático

Una de las etapas más importantes sexuales y de intimidad son las primeras experiencias, cuando entras en contacto por primera vez con todas estas sensaciones. Los inicios en el terreno íntimo generan nervios, miedos, expectativas, ilusión... depende de cómo seas, de tu educación, de ti entorno, de la pareja sexual, etc. Por tanto, no debemos ignorar la importancia de las primeras experiencias porque marcarán tu futuro sexual.

Un estudio realizado por las universidades de Tennessee y Mississippi que ha sido publicado en The Journal of Sexual Medicine expuso que las experiencias traumáticas en el terreno sexual pueden afectar y condicionarte el resto de tu vida íntima. Vivencias con frustración, decepción o miedo pueden desarrollar disfunciones sexuales en tu futuro íntimo.

Esta investigación entrevistó a 206 mujeres y 113 hombres sobre sus primeras experiencias sexuales, se les preguntó cuándo fue o cómo lo vivieron y, a posterior, se les pedía que calificaran el bienestar, control y satisfacción actual de su sexualidad. Los resultados fueron concluyentes: aquellos que habían tenido una dulce primera experiencia sexual mostraban mayor satisfacción en la actualidad

Por ende, debes darle una importancia extra a las primeras veces sexuales, es inevitable que sean tan importantes debido a la carga emocional que suponen. Por supuesto, en la mayoría de los casos esta primera vivencia no es la más placentera, con el tiempo hay un aprendizaje y un mayor disfrute, pero lo fundamental es que no haya un evento traumático. 

Gabrielle Moore, una prestigiosa escritora especializada en sexualidad ha generado una clasificación de los tres tipos de personas antes de su primera vez: 

  • Los pragmáticos: los que son conscientes de que no será una gran experiencia sexual y tienen unas expectativas realistas. 

  • Los estigmatizados: quienes se avergüenzan de ser vírgenes y priorizan quitarse esa etiqueta sea de la manera que sea. 

  • Los solidarios: los que viven su virginidad como algo valioso y buscan un encuentro perfecto, éstos debido a las altas expectativas son los más vulnerables a tener una vivencia traumática. 

Por tanto, lo más importante de la primera vez es la información, educación y conocimiento previo para poder vivirlo de una forma sana y positiva. El problema es que seguimos sin darle el valor que se merece a la educación sexual y la reducimos a la información básica de la fisiología corporal, las ITS y el embarazo. Queda mucho camino por recorrer, ¿dónde queda la educación sexual emocional? ¿quién te explica cómo afrontar los miedos, cómo saber poner límites, qué es el placer?

Después de todas estas reflexiones, mis recomendaciones son: 

  • Si aún no has tenido tu primera experiencia te recomiendo que te informes y te sientas seguro y con bienestar antes de dar el paso, siempre hay tiempo, no te sientas presionado. 

  • Si ya has dado ese paso y lo viviste con malestar y consideras que te está afectando a tu sexualidad actual busca ayuda, se puede resolver y trabajar de un modo más fácil del que te imaginas

  • Si eres padre o profesor o te vinculas a nivel educacional con niños te animo a fomentar una educación sexual emocional, promueve que ocurra, que se forme con conocimiento valioso a los niños pudiendo evitar malas vivencias que les afecten a su futuro sexual.