Argumentos a favor y en contra de liarte con un compañero de trabajo

El consejero delegado de McDonald's acaba de ser destituido por tener una relación con una persona de su equipo

McDonald's acaba de despedir a su consejero delegado, Steve Easterbrook, por violar el código de conducta de la empresa: tener una relación con un miembro de su equipo, aunque fuera consentida. Estos son los únicos detalles que ha dado la multinacional de comida rápida al anunciar que Easterbrook, que fue contratado hace unos años para reflotar un negocio en caída, va a dejar de formar parte de McDonald's por una relación que, al menos públicamente, él mismo ha llamado "un error".

No podemos meternos en la normativa interna de una empresa, pero sí podemos reflexionar sobre qué pasa cuando te enamoras en el trabajo. De hecho, ya hemos escrito sobre el tema, que es muy peliagudo. Una relación en el trabajo puede, ante todo, traerte problemas. Problemas como el de Easterbrook. No sabemos quién era esa persona (la mayoría de medios asumen que es una mujer, aunque el comunicado no lo especifica), pero aunque en esta ocasión parece que no hubo abuso de poder (ambos estaban de acuerdo en mantener esa relación, que no sabemos si fue esporádica o larga), McDonald's tiene un historial turbio con este tema y, ante la duda, prefieren atajarlo de raíz.

Pero, ¿qué puedes hacer cuando realmente te enamoras de alguien con quien trabajas? ¿Deberías tirar por la borda una relación que tal vez promete solo por el hecho de que sea o seas su jefx? ¿Tienes que cambiar de curro? Nuestro consejo siempre ha sido que seas sincerx contigo mismx y que estés muy segurx de la decisión que vas a tomar. Normalmente, sobre todo si no hay muchísima confianza y estás 100% segurx de que no va a tener consecuencias para vosotrxs, recomendamos no caer en simples rolletes dentro de la oficina.

Por una lado, y si tenéis el mismo cargo, puede ser divertido durante un tiempo, pero al final acabaréis enrareciendo la situación. Por otro lado, y aunque parezca absurdo clasificar a las personas por su rango en una empresa, puede ser un problema liarte con tu superior si solo es por liarte. Piensa, aunque vivas un festival de hormonas que no te deje ver nada claro: ¿qué ganas? ¿Tiene poder para despedirte si algo sale mal? ¿Existe en vuestra empresa alguna normativa que lo impede, como en el caso de McDonald's? ¿Te pueden acusar de estar comprando su protección? ¿Es una relación sana? ¿Puede presionarte, manipularte o amenazarte si algo sale mal? ¿Qué pasa si rompéis y unx de lxs dos sigue colgadx?

Otra cosa es si el paso que vas a dar es de jaque mate: os habéis enamorado. Pues nada, tenéis que ponderar las consecuencias de vuestra relación, pero no podéis negar que allí hay algo que trasciende vuestros trabajos. Lo primero que hay que analizar es cuál va seguir siendo vuestra relación laboral, si podéis seguir en la misma empresa o si algunx de lxs dos tiene que cambiar de curro para que no se confundan las cosas. Sacar a laluz las tensiones no resueltas en la oficina puede ser fantástico o dramático, los límites los pones tú, pero con cabeza. El paro juvenil en España está por las nubes y no necesitas más motivos para ganarte un número en la fila del INEM.