El trastorno mental que produce Google y que cada vez más personas sufren

Tener toda la información del mundo en la palma de tu mano no siempre es bueno. La prueba de ello es la Cibercondría una patología cuyo causante es internet

Te encuentras mal, y no sabes muy bien por qué es. Puede ser cualquier cosa: te duele la cabeza, te molesta el abdomen, te hierve el estómago. Puede ser incluso punzadas en la rodilla. Eso no importa. Lo que importa es cómo lo gestionas. ¿Vas al médico? No, abres Google y pones tus síntomas. Empiezas a buscar y a leer, y lo que era un pequeño dolor de cabeza acaba siendo un tumor cerebral. En tu imaginación te queda poco menos de un año de vida cuando, en la realidad, tienes dolor de cabeza por haber dormido mal y es la paranoia digital la que te consume. Es lo que se conoce como Cibercondría.

La palaba Cibercondría es una mezcla entre hipocondría —un miedo patológico a las enfermedades— y cibernético. Este neologismo está reconocido por los diccionarios Oxford, que definen como una patología que te obliga a buscar constantemente en internet tus síntomas para autodiagnosticarte problemas de salud. Es decir, una persona que cuando tiene alguna dolencia indaga en internet de dónde puede venir y acaba creyendo que tiene otras enfermedades muchísimo más graves.

Un estudio de Microsoft determina que esta patología está en crecimiento y que tiene riesgos para la salud mental, porque acarrea muchos problemas de ansiedad en las personas que la padecen. Y no es para menos, porque acaban creyendo que tienen una enfermedad grave y mortal, aunque se trate de un simple resfriado.

Según el estudio, la causa de la Cibercondría está en la gran cantidad de información médica, sin contexto ni matización que tienen los portales de búsqueda como Google, Yahoo o Bing. Estiman que un 2% de todas las búsquedas totales en estos portales son temas de salud y que un tercio de todas estas personas acaban diagnosticándose algo más grave de lo que realmente padecen. Según las conclusiones del estudio, dos de cada cinco personas que se informaban en internet sobre medicina acababan desarrollando ansiedad y tenían dificultades para continuar con su día a día, estudiar y trabajar. Es lo que denominan ‘ansiedad médica’.

Durante la investigación hicieron diversas pruebas y descubrieron que en Google había la misma cantidad de información que vinculaba el dolor de cabeza a un tumor cerebral como a haber dejado la cafeína —algo muchísimo más probable—. Es decir, si buscabas tus síntomas (dolor de cabeza) por internet, era igual de probable que te dijese que debías tomarte un café como que te tocaba ir al oncólogo de urgencia.

Aunque Microsoft está desarrollando inteligencias artificiales para calibrar mejor el acceso a la información médica para que sea más fiel a la realidad, todavía queda mucho para hacer para prevenir la ansiedad médica. El mejor consejo: si te preocupa en exceso tu salud, evita internet a toda costa y visita un médico. Porque si no, es probable que te rayes tanto por un simple dolor de cabeza pensando que tienes una enfermedad grave que acabes desarrollando otra igual de grave, la ansiedad. Y esa sí es la verdadera epidemia de la generación milenial.