La terapia con imanes que podría ayudar a luchar contra la depresión

 Hasta un 80% de los participantes sintió un alivio de los síntomas gracias a esta nueva terapia con imanes

Muchos de los estereotipos asociados a la depresión han comenzado a tambalearse durante estos últimos años. Afortunadamente ya no necesitamos que una persona sea disfuncional y pase sus horas en la cama para aceptar que puede estar padeciendo depresión, aunque en muchas ocasiones se alcance ese terrible estado. Con esas nuevas consideraciones, y según la Organización Mundial de la Salud, existen actualmente unos 280 millones de personas con depresión, muchas de las cuales son jóvenes como tú. Y por eso resulta tan sumamente importante cualquier avance en tratamientos contra este trastorno. ¿El último? Imanes.

Es la conclusión a la que han llegado varixs investigadorxs de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford a través de un estudio de terapia de estimulación magnética personalizada, cuyos principios se basan en la estimulación magnética transcraneal. En concreto, el tratamiento consiste, según cuentan desde Business Insider, en la aplicación de "altas dosis de pulsos magnéticos en el cerebro del paciente mediante un dispositivo que contiene bobinas magnéticas colocadas fuera de su cráneo". Quizá parezca propio de una película tipo La naranja mecánica, pero es inocua y, al parecer, muy efectiva.

De hecho, dicen este mismo medio, "lxs investigadorxs de Stanford hallaron que casi el 80% experimentaron una remisión de su depresión después de la estimulación cerebral con imanes". Y aunque dicho así, en números, resulta bastante impersonal, estamos hablando de la posibilidad de encontrar alivio emocional para millones de personas. Además, y esto es lo mejor de todo, "el tratamiento dura unos cinco días y se personaliza en cada persona con depresión en función de una resonancia magnética para seleccionar los mejores puntos posibles a lo largo del cerebro para administrar los pulsos curativos".

Del mismo modo que otros tratamientos experimentales como las setas alucinógenas, la terapia con imanes abre la puerta a un futuro esperanzador para todxs, tanto para aquellas que padecen depresión como para aquellas que podrían padecerla. Al fin y al cabo, nadie es invulnerable ante ella. Las palabras de uno de los participantes de la investigación, publicada en la revista The American Journal of Psychiatry, dan buena fe de l valor de estos avances: "Todos los beneficios se han quedado conmigo y me siento mucho mejor". Cualquier persona que haya sufrido depresión sabrá lo trascendental que es notar mejoría.

Pero obviamente aún no estamos preparadxs para utilizar masivamente la terapia de estimulación magnética personalizada. Como apuntan desde Business Insider, "lxs investigadorxs dicen que necesitan realizar ensayos más grandes antes de poder realizar un lanzamiento comercial del tratamiento". No obstante, se muestran muy optimistas con los resultados, tanto de esta investigación como de una precedente en la que el número de participantes que mostró mejoría alcanzó el 90%. La depresión es una de las grandes epidemias del siglo XXI, pero los seres humanos no paramos de parir soluciones. Y lograremos darle la vuelta.