5 tópicos sobre la depresión desmontados por personas que la padecen

La imagen estereotipada de la depresión dificulta aún más la recuperación de quienes la sufren

Unas 788.000 personas se quitan la vida cada año como consecuencia de la depresión. Unas cifras escalofriantes difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una organización que no duda en denominar a este trastorno mental como una epidemia contemporánea. Sin embargo, aunque nos rodea y es más común de lo que pensamos, pasa casi desapercibida. Apenas la detectamos porque no sabemos casi nada sobre ella. Nuestra percepción de la depresión se limita a unos cuantos tópicos que hacen mucho daño a quienes la sufren en silencio. Así que para desmontarlos hemos hablado con personas que la sufren a través de la organización que lucha contra el estigma hacia los problemas de salud mental, Obertament.

1. Tópicos acusatorios

"No se esfuerzan por salir de ella" o "no miran el lado positivo de las cosas". Son ideas que la ignorancia nos ha llevado a pensar a todos alguna vez. Pero como nos recuerdan desde Obertament, "no es cierto que se pueda salir de la depresión simplemente con fuerza de voluntad". Estamos ante un problema de salud mental muy complejo y, como añaden las personas que lo padecen, "este tipo de comentarios no ayudan a la recuperación sino que la hacen aún más difícil". Porque terminan creyéndose el tópico y culpándose a sí mismos del trastorno que sufren.

"La típica imagen de la persona sentada en el fondo de un túnel con las manos sujetándose la cabeza es un estereotipo superficial. Existe otra visión que contempla la recuperación y las ganas de vivir, donde mucha gente con depresión trabaja, estudia, disfruta de actividades de ocio, tiene amigos, tiene pareja, ríe, baila y se levanta cada vez que se cae", cuentan desde Obertament. Y lo hacen a pesar de todos estos prejuicios desmotivadores que les empujan a creer que son personas débiles, pesimistas o vagas. Es una doble lucha: contra la depresión y contra el estigma.

Además, situar la responsabilidad en la persona que la padece lleva a mucha gente a soltar frases como "yo nunca caería en la depresión". En ese sentido, desde esta organización que lucha contra la discriminación en salud mental lo tienen claro: "Decir eso es tan absurdo como decir que nunca vas a tener un esguince de rodilla. Tener depresión no depende del carácter, la personalidad o la inteligencia. Nadie es inmune. Y quien crea que lo es corre aún más peligro que el resto, ya que no tomará las medidas adecuadas en el caso de que aparezcan los primeros síntomas".

2. Tópicos discriminatorios

"Son gente tóxica y te acabarán creando problemas o contagiándote su mal rollo". Es una actitud marginadora contra la que tienen que enfrentarse quienes sufren depresión continuamente. "Te evitan. Se alejan y se va perdiendo el vínculo. A veces porque no saben cómo ayudar y eso les paraliza. Pero la mejor manera de hacerlo es siguiendo ahí para que puedas contar con ellos, incluso aunque no sepan qué decir. Con que no te juzguen ya estarán marcando una gran diferencia", se sinceran los integrantes de Obertament.

Pero la discriminación no siempre aparece envuelta en desprecio. A veces lo hace en buenismo, paternalismo y sobreprotección: "Te sientes tratado con condescencia por gente que se considera mejor que tú porque no tienen depresión. En muchas ocasiones te tratan como si tuvieras tres años, no pudieras tomar decisiones y no te valieras por ti mismo. Y eso te quita poder, autonomía y confianza en ti mismo", dicen con pesar desde Obertament. Porque a veces, "la soledad e incompresión que te hacen vivir las discriminaciones son más dolorosas que la propia depresión".

3. Tópicos banalizadores

Que levante la mano quien no haya oído alguna vez eso de "es lunes y estoy depre" o "todos tenemos depresión algunos días". Expresiones que soltamos a la ligera y que esconde una verdad incuestionable: no tenemos mucha idea de qué significa realmente la depresión y la banalizamos constantemente. Esto, para las personas que han hablado con nosotros, es muy dañino porque "cuando se habla de depresión para referirse a la tristeza se rebaja su gravedad y aumenta la incomprensión hacia este trastorno". Y eso, añaden, "es injusto, insensible y peligroso".

"Tener unos días malos forma parte de la vida de todos. Pero la depresión es una sensación de desesperanza, vacío interior, falta de sentido vital, soledad, inutilidad e incordio para tu entorno que puede llegar a hacerte sentir que tu presencia en el mundo no hace ningún bien y por tanto desear la muerte", cuentan desde su amarga experiencia. Por eso frases como "solo necesita un poco de ánimo" o "solo necesita ver el lado bueno de las cosas" no hace sino dificultar aún más la recuperación de quienes padecen este terrible trastorno.

Algunas de estas personas, con la mediación de Obertament, nos lo cuentan de primera mano: "Que te digan eso te hace sentir culpable de algo que no eres capaz de controlar. Porque sí que eres capaz de valorar todo lo bueno que te ofrece la vida, pero no eres capaz de sentirte bien. Visto desde fuera parece imposible tener depresión si la vida te va bien, pero es así. En esos casos la depresión no viene de fuera, sino de tu interior. Tu estado es tan grave que a pesar de tenerlo aparentemente todo en la vida no es suficiente o no tiene efecto sobre tu enfermedad".

4. Tópicos pseudopsicológicos

Vivimos en un mundo que nos empuja a opinar sobre absolutamente todo, incluso cuando no tenemos la información ni legitimidad adecuada para hacerlo con rigor. Como esas opiniones que suelta mucha gente tipo "no está deprimida porque no está mal las 24 horas" o "no tiene depresión porque se maquilla". Tópicos que desde Obertament señalan como muy dolorosos: "Molesta mucho que gente sin formación psicológica intente analizarte y aconsejarte. Pero lo peor es que traten de juzgar cómo te sientes o cómo deberías sentirte".

Además de gratuitos, estos tópicos son absurdos. Y así lo han querido expresar todas esas personas que luchan desde Obertament contra la estigmatización de problemas mentales como la depresión: "No es incompatible tener depresión y maquillarse. Habrá quien pierda las ganas de hacerlo, quien lo haga para ocultar sus ojeras, disimular su estado de ánimo y evitar preguntas, y quien haga exactamente lo mismo que cuando no tenía depresión. Puedes sufrirla y ducharte, peinarte o pintarte". Así de simple. Así de complejo.

5. Tópicos curativos

"Sal de la cama, dúchate, pasa tiempo con otras personas, agradece el apoyo que recibes...". La lista de tópicos que suelta la sociedad como solución a la depresión es casi infinita, pero como dicen desde Obertament, "cuando estás en una fase mala sientes que te faltan las energías tanto a nivel físico como mental". Si la solución fuese tan sencilla, nadie sufriría depresión. Por eso, "que te intenten animar diciendo que lo único que tienes que hacer es algo tan sencillo como eso afecta a tu autoestima y empeora la relación que tienes con quien te lo dice".

Entonces, ¿cuál es la solución? Obertament rehuye caer en nuevos tópicos: "No le diremos a nadie cómo combatir su depresión. Debe ponerse en manos del sistema de salud para que un profesional realice su seguimiento. Pero reduciendo el estigma tienes una parte del trabajo hecho. Y la evidencia científica ha demostrado que la mejor manera de hacerlo es mediante las historias en primera persona". Por eso hemos querido dar voz a algunas personas que lidian con este doloroso trastorno. Ellos han construído este artículo. Ahora nos toca a los demás mover ficha.