Querofobia, el miedo a que todo vaya mal cuando eres feliz

Cuando todo empieza a ir bien se te enciende una "lucecita del pánico" que te impide disfrutar. Tiene un nombre y se puede remediar

Trabajos precarios, relaciones líquidas que no llegan a nada, alquileres imposibles o estrés a niveles estratosféricos por el volumen de trabajo en tus estudios. Son muchas las cosas que pueden ir mal a los jóvenes (y que normalmente van mal). Estamos tristes, frustrados, quemados, llenos de ansiedad.

Pero un buen día las cosas empiezan a ir bien. Esas épocas rositas y felices en las que el amor nos sonríe, la salud es perfecta y parece que estamos cumpliendo metas profesionales. Todo bien. DEMASIADO bien. Entonces tu cabeza empieza a elucubrar que va a pasar algo terrible. Que si bajas el sentido de alerta sufrirás. Y entonces, te es imposible disfrutar de la felicidad, porque estás constantemente pendiente de lo terrible que crees que está por venir.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Pictoline (@pictoline) el

Son los síntomas más claros de la querofobia, la fobia a la felicidad. Por supuesto, este trastorno no quiere decir que te dé miedo ser feliz. No. Es el miedo a relajarte y que pase algo muy malo. Son unos pensamientos tóxicos que te apartan de la diversión y la felicidad, que te impiden progresar en las cosas que te producen bienestar por el “y si…”.

Por ejemplo, ir de vacaciones y no querer ir a la playa, una actividad divertida, por miedo a que te roben. O conocer a alguien y hacerle ghosting por miedo a que si intimáis demasiado te haga daño. Evitar una entrevista u oportunidad laboral importante porque crees que no lo lograrás y te decepcionará, tendrás mucho dolor. No querer hacer actividades “de riesgo”, como ir a un parque de atracciones, porque crees que morirás, porque tú tienes mala suerte y te pasan cosas malas aunque a nadie más le pasen. Sufrir pánico en eventos públicos, fiestas o reuniones de amigos, prestando atención a todo y no dejándote llevar, de forma casi paranoica.

La querofobia, por lo tanto, afecta a todos los campos de tu vida privada. Desde amor y trabajo hasta vacaciones y amigos. Según la revista sobre salud Healthline, es una forma de ansiedad que no se refleja de forma constante (es decir, no estás 24/7 en estado de tristeza), sino que te viene en momentos muy determinantes que suponen, a tu entender, un riesgo al salir de tu zona de confort y que, por terror, acabas evitando.

We Heart It

Todavía no está reconocido como trastorno, sin embargo, muchos psicólogos advierten de que es un problema real. Por ejemplo, Carrie Barron asegura que la querofobia (o hedonofobia) surge de las inseguridades y traumas personales. Te han pasado cosas malas a lo largo de tu vida y crees que eres un foco de tragedias, que si algo malo tiene que pasar, será a ti, también crees que la gente hace daño de forma sistemática, que no eres una persona capacitada para triunfar y que le sucedan cosas malas y que, finalmente, si te caes, no podrás levantarte, por lo que es mejor que ni siquiera lo intentes.

Todos los artículos sobre esta fobia concuerdan con que es un tipo de ansiedad y que, además, está profundamente invisibilizada, por lo que no hay mecanismos específicos para tratarla. Solo con terapia y entrando poco a poco en el origen de estos miedos e inseguridades que te impiden embarcarte en aventuras que te hagan feliz.