Somos la generación más ansiosa y la culpa la tienen todos nuestros miedos

Amalia Andrade habla del miedo y de la ansiedad en su libro ‘Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas’, un manual que puede ayudarte a combatir tus propios temores para seguir creciendo

Te han enseñado a tener éxito, a ser buena persona. Te han explicado que el fracaso o la tristeza son sentimientos o resultados pasajeros, que no deben permanecer en ti mucho tiempo. Te han dicho que hay que tener una actitud activa, llena de energía y optimismo. Así, mientras cada día intentas completar todos los puntos de la lista que también incluye tener una vida sana, contestar todos los correos a tiempo y ahorrar, te ves sumergidx en una maraña de ansias y estrés que no sabes muy bien de dónde viene. No te han permitido tener miedo y, sin embargo —como todo el mundo— lo tienes. Es momento para empezar a expresar tus temores y permitirte exteriorizar ese nudo interno, que más tarde podría convertirse en ansiedad. Si aún no sabes cómo, este libro de Amalia Andrade puede ser una de las maneras de empezar.

Amalia tiene 33 años y nació en Cali (Colombia). Esta escritora de melena rizada, ilustradora y periodista ama a sus gatos, cree en el evangelio según Beyonce y si se ganara la lotería se compraría una casa y la llenaría de libros. “Me interesa desmitificar cosas que siento que nuestra sociedad trata de oprimir o de esconder”, explica Amalia, que acaba de publicar en España su libro Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas (Temas de hoy). Sus más de 300 páginas ponen al miedo y la ansiedad en su lugar y hablan sin temor sobre lo que la autora vivió. El lector puede interactuar con el libro —hablar sobre los miedos propios y sus orígenes—, que se transforma, poco a poco, en un manual que es casi un compañero. Hablando con Amalia entendimos que, como ella misma explica, “el miedo es algo bueno, es nuestro amigo, no es un enemigo como siempre nos han intentado vender”.

El miedo no es un enemigo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Amalia Andrade Arango (@amaliaandrade_) el

Los miedos, quizás sin que nosotros lo sepamos, controlan nuestra vida. Justamente porque acaba de superar una época en la que los miedos dominaban su día a día, la autora se adentró a aprender sobre ellos para luego construir su libro. “El miedo es un concepto muy denso. Hay que entenderlo como un sistema bioquímico, evolutivo, sociocultural, emocional y psicológico. Pero nosotros lo entendemos de muchas maneras y todas diferentes porque el miedo está en nosotros, vive dentro. El problema es que lo vemos como un enemigo”. Jamás hemos podido entender nuestros temores de otra forma porque nos han enseñado que tenemos que ser exitosos, que no podemos fracasar, que sufrir está mal visto y que tenemos que estar constantemente activos. Por ello hacía falta hacer un libro amable, donde todos tuvieran el espacio que necesitan para empezar a entablar una buena relación con el miedo.

¿Cuáles son tus miedos?

El miedo es diferente para cada persona. Puedes preguntar a tu alrededor y darte cuenta de que nuestros miedos no coinciden casi nunca. Sin duda, esta fue una de las principales preocupaciones de la autora: “Me preguntaba: ‘¿cómo abarco algo tan grande en un espacio tan pequeño?’, justamente por ello el libro tiene tantas voces. Miedos de mis mejores amigos, miedos de mi madre, de mis lectores…”, cuenta Amalia. Que el miedo sea tan amplio también ha permitido que el libro funcione como una guía. Puedes medir tus miedos, escribirlos, pintarlos, explicarlos de la forma que quieras e incluso crear una playlist de canciones que te ayuden a combatir tus temores.

Amalia Andrade

Algunas personas, para conocer sus propios miedos y poder combatirlos, necesitan saber de dónde provienen. “No existe una manera de prevenir miedos. Pero sí se pueden observar y hacer una revisión emocional para intentar trazar un mapa y descubrir de dónde nacen esos miedos”, explica la autora. Los orígenes pueden ser muchos y muy variados. Hay miedos que son recuerdos, hay otros que son heredados —aprendidos—, hay otros que pueden haber nacido de una mala experiencia e incluso existen aquellos que surgen por la falta de control (hay personas que le temen al mar porque no puedes predecirlo o porque no sabes qué hay en el fondo…).

Imagen del libro de Amalia Andrade publicado por Temas de hoy

Cuando alguien tiene que enfrentarse a sus miedos puede tener una sensación de soledad o de desconocimiento. Esto llevó a la autora a entender el libro como si fuera “una persona igual a ti que está manteniendo una conversación honesta contigo sobre el miedo... hay un estigma muy grande relacionado con la salud mental y se habla poco de ello. Por eso quise hacer un libro que dijera: ‘no estás solo, aquí hay algunas cosas que puedes hacer que podrían hacerte sentir mejor’”, explica Amalia.

La generación más ansiosa

Entre el caos generado por el miedo, muy pocas personas han parado a pensar en su valentía. Muy pocos nos hemos detenido a observar cuán valientes somos cada día. La autora realza esta sensación y la coloca en el lugar que se merece: “Una de las cosas más importantes que aprendí de hacer el libro fue que la valentía no existe sin miedos. En nuestra sociedad la valentía se entiende como un acto grandioso, algo heroico. Y no es así. No hay un solo hecho que te haga valiente. Ser valiente es cada uno de los pequeños momentos del día: cuando haces una llamada que no quieres hacer, cuando sanas una relación que no estaba bien, cuando hablas con esa persona con la que te cuesta hablar… Hay pequeños actos de valentía cada día y a cada rato. Y no los vemos”.

Imagen del libro de Amalia Andrade publicado por Temas de hoy

Ser valiente, para nuestra generación, es muy importante porque pareciera que los miedos y la ansiedad nos acosan continuamente. Muchas veces habrás escuchado que alguien de tu entorno que no duerme bien por la ansiedad o que el trabajo o los estudios le generan tanto estrés que no consigue hacer nada bien. Somos la generación más ansiosa: “Cómo no vamos a tener más ansiedad con todo lo que nos rodea. Están las redes sociales. Luego la constante comparación con el otro que hace que tengas una idea de cómo deberías ser o cómo deberías vestirte. Siempre nos están diciendo que tenemos que ser exitosos, buenos amigos, ir al gimnasio, contestar a los grupos de WhatsApp, comer bien, comer quinoa, tomar chía, meditar, ser fiel… Es normal que seamos ansiosos, vivimos en la tiranía del bienestar”, cuenta Amalia.

¿Debemos salir de todo esto para poder dejar atrás la ansiedad y los miedos? O más bien, ¿cómo salimos de todo esto? Hay un pilar que ha sido decisivo para que la autora pudiera enfrentarse a sus temores: el humor. “El humor es la mejor herramienta para descomprimir porque la ansiedad y el miedo generan mucha presión, como si te aplastaran. El humor te permite abrir espacios, destensionar y, sin duda, aprender a reírse de uno mismo es necesario para sanarse”. No obstante esto no es lo único que ella aconseja para salir adelante: “Existen muchas herramientas para poder expresar la ansiedad o el miedo. Exponerse constantemente a los temores, aprender de ellos para sentirlos como aliados, escribir listas (cosas que has dejado de hacer por miedo y cosas que has hecho gracias a él). Por ejemplo yo, gracias al miedo, escribí este libro”.

Necesitamos aprender y ver, con urgencia, que el miedo también nos hace vivir cosas buenas. No es posible vivir sin miedo y tampoco es algo que querríamos que nos sucediera. Como dice Amalia Andrade: “El miedo está aquí para salvarnos, lo que es importante es conseguir entenderlo para no temerle”.