5 trucos para pasar página después de una mala experiencia, ruptura o pérdida

Cuando estás en el hoyo, lo más importante es centrar la cabeza en otra cosa

Suele pasar: empiezas una relación, te emocionas, todo va bien, trepidante, pareces imparable y, de repente, no sabes por qué todo se acaba. Parece que nunca más vas a salir del hoyo, que la depresión te va a perseguir como un fantasma toda tu vida... pero todos sabemos que sí hay formas de recuperarse. Lo más importante es saber que puedes calmarte, que hay vida después de ese mal trago. Necesitas conseguir el famoso "dejar ir". El budismo llama ‘apego’ a esas obsesiones que tenemos a mantener las cosas como son. Nos instalamos en nuestra zona de confort para evitar imprevistos y seguir aburridamente felices. Pero a veces, incluso sin arriesgar todos nos encontramos algún día ante una pérdida inesperada y dolorosa. Estos son los cinco consejos de Psicology Today para superarla, reiniciar el sistema y seguir adelante sin perder el control.Resultado de imagen de cry gif

Camina

Vale, puede que tu ex esté gozando de una maravillosa vida al lado de su nueva pareja y que además no pare de restregar su idilio a todos sus seguidores de Instagram, tú entre ellos. Pero no tienes por qué quedarte ahí mirando. Sal y camina. Los científicos han demostrado que dar un paseo por el bosque es beneficioso para la salud. También lo es para tu cabeza. Camina sin rumbo y cuenta tus pasos o tu respiración para distraerte. Con la distancia, también serás capaz de pensar, evaluar tus propios errores y volver con más fuerza para empezar de nuevo.

Duerme

Cuando algo te tortura, entrégate a los encantos de Morfeo. Es la mejor forma de hipnosis para poner cada cosa en su lugar y dejar atrás los pensamientos negativos que se enquistan en tu día a día. Aprovecha los momentos antes de dormirte para pensar en las cosas buenas que te pasan. Con suerte mañana te levantarás con la cabeza en otro asunto.

Escribe

Ponerle palabras a tus sentimientos es la mejor forma de ver que a veces hasta parecen ridículos. Perdiste algo, sí, pero mira todo lo que te queda y lo que has aprendido mientras duró. Además, al poner tus preocupaciones sobre papel, parece que les das un lugar para vivir fuera de tu cabeza. Escribe para hacer con tus preocupaciones como Marie Kondo con la basura: dale las gracias por los servicios prestados y hasta luego.

Resultado de imagen de crazy write gif

Medita

Si no puedes dejar de prestar atención a tus pensamientos y tu cabeza se vuelve un bucle insoportable, concéntrate en tu cuerpo y en tu respiración. Al principio, seguro que todo lo que te pasará por la mente serán esos insultos ingeniosos que quisieras haberle dicho a tu ex y te dejaste en el tintero. Pero calma, mantén la concentración. Luego ya irás pensando en que no has limpiado el baño o harás la lista de la compra, pero sigue firme sintiendo cómo respiras. No te preocupes. Poco a poco acabarás conectando con tu interior y saldrás de la experiencia como si hubieras vuelto a nacer. Requiere práctica pero nunca es tarde.

Vive el arte

Hay algo mágico en la creatividad. Recuerda cuando por fin entendiste ese cuadro que tanto te obsesionaba o cuando conseguiste escribir un poema que te quedó redondo. Si lo tuyo es más trabajar con las manos, puedes volver a cocinar en ese plato que siempre te queda delicioso o hacer castillos de arena. Tanto crear como consumir arte te ayuda a supurar las heridas y tener esa salida eufórica que tanto necesitas en estos momentos. Lee, ve a una exposición o apúntate a ese curso de cerámica que tienes pendiente desde hace tanto tiempo.