Tomé poppers para comprobar si me ayudaría a hacer la mejor mamada de mi vida

Los 'poppers' son una droga que se esnifa y dilata tus músculos lisos, es decir, garganta, ano y vagina, entre otros

Estaba en la cama con un tío que conocí por una app y del cual no recuerdo su nombre. La tenía muy, muy gorda y cada vez que entraba a mi boca no podía aguantar más que unos minutos chupándosela sin que me viniese una arcada. Me sentí como en la consulta del médico, cuando te revisan la garganta con uno de esos bastoncillos de madera y te da un amago de vómito. Viendo las dificultades para metérmela entera me dijo: “¿quieres tomar poppers?”.

No sabía qué responderle, nunca los había tomado. “¿Qué hacen?”, le pregunté. Había oído hablar de esta droga, según decían, ayuda a relajar la musculatura, pero no sabía bien cómo funcionaba. “Te ayudará a relajarte y podrás dar mejores mamadas y facilitar la penetración”, respondió. Imaginé que si costaba de meter su pene en mi boca, metérmelo por otro orificio debía ser todavía más catastrófico. Así que, como no quería morir empalado, accedí.

Claude TRUONG-NGOC

Poppers, esnifar y dilatar

“Los poppers son nitritos, un líquido que viene en potes pequeños y que en cuanto se abre se evapora. El consumo consiste en esnifar esos vapores”, me explica Antonio Gata, psicólogo de BCN Checkpoint especializado en Chemsex (sexo con uso de drogas). “Su uso principal es para la penetración. Dilata los músculos lisos, garganta, ano, vagina…”.

Tras decirle a mi amante que adelante con los poppers, sacó un pequeño bote de una cómoda y lo abrió. Me lo puso cerca de la cara y me dijo, “rápido, esnifa”. Nunca lo había tomado, así que hice un pequeño inhalado y lo aparté. Me dijo que volviera a tomar, que había sido muy poco rato. Lo repetí durante unos segundos más y con más profundidad y noté cómo subía todo. Me sentí con calores, mi pulso y respiración se aceleraron y mi garganta se destensó.

Continué con la mamada y entonces fue todo diferente. No sé si fue por la predisposición psicológica o si de verdad estaba haciendo efecto, pero sentí mucho más. La polla entraba con la misma facilidad que un cuchillo en la mantequilla. No hubieron más arcadas, solo calentón y subidón. Estaba muy excitado y con muchas ganas de continuar con su polla. Fue una de las mejores mamadas de mi vida, estaba cachondo, sentía mis capacidades aumentadas. Me coloqué con firmeza entre sus piernas y continué con la mamada mientras duraba el calentón. Sin embargo, este efecto se fue en unos pocos minutos y rápidamente se me redujo la excitación.

Resultado de imagen de popper gif

Me explica Antonio que esto es algo normal. “Los efectos de los poppers son mucho calor, algún mareo, y hay gente que siente mucha euforia y excitación sexual, pero este efecto dura solo dos minutos”. En ese momento, por lo rápido que se pasó el subidón, decidí volví a tomar poppers para continuar con la mamada. Después de sentir tanto gusto con el sexo oral no podía dejarlo así como así, tan rápido, quería estar mucho más rato. Pero tomar poppers otra vez fue una mala decisión: en esta posterior inhalación, mucho más larga, sentí una pequeña taquicardia y un profundo dolor de cabeza. “Los poppers no a todo el mundo le sientan bien, y pueden provocar fuerte malestar desde la primera inhalación. No están hechos para todo el mundo”, añade el psicólogo.

Una de las peores resacas de mi vida

En cuanto empecé a encontrarme mal me fui. Agarré la ropa rápido, me vestí como pude en el pasillo y todavía no se le había bajado la erección que ya estaba cruzando su puerta. Aunque durante unos momentos tuve un subidón y pude sentir una mamada como nunca lo había hecho, el dolor de cabeza, la sensación de mareo y la taquicardia eran demasiado angustiosas como para seguir, y más aun en casa de un desconocido. Caminé con el viento helado de cara, bebí mucha agua y para cuando llegué a casa ese dolor de cabeza se me había pasado.

“Es una de las peores resacas de mi vida”, me comentó al día siguiente una amiga heterosexual que también lo tomó con su novio para aumentar su deseo sexual. Lo habían mezclado con alcohol, y tras follar y quedarse dormidos al día siguiente se sintieron fatal. “Mi cabeza me iba a estallar, era como una de mis peores migrañas”. Según Antonio es normal, porque tomar los poppers junto a otras drogas y alcohol multiplica el efecto de la resaca.

Poppers: ¿una droga peligrosa o inofensiva?

Para responder esta pregunta, partimos de la base que, en general, tomar drogas no es necesario para follar, pasarlo bien, y todos esos consejos que te darían tus padres. Dicho esto, los poppers no son una droga especialmente agresiva ni peligrosa. “Efectos secundarios y peligros no hay muchos. Son sobre todo riesgos físicos, pequeñas quemaduras porque los poppers son corrosivos y te pueden quemar los ojos, la nariz, la piel...”, apunta Antonio. También, es una droga que genera mucha tolerancia, es decir, “tu cuerpo se acostumbra y cada vez necesitarás más y más para colocarte”, advierte el psicólogo. Además, el popper es inflamable y es peligroso tomar en sitios cerrados donde haya cigarros, según asegura la organización de salud sexual Stop SIDA en un vídeo divulgativo.

Resultado de imagen de popper drug gif

Otro de los riesgos a tener en cuenta es que “dilata vasos sanguíneos, así que personas con problemas cardíacos o que vayan a tomar drogas estimuladoras (como el speed) o sustancias para el sexo como viagra y similares corren un gran riesgo”, añade Antonio. Stop SIDA así lo corrobora: "sobre todo, nunca tomes viagra con poppers, es muy peligroso". 

La organización también advierte que con poppers hay mayor riesgo de transmisión de ITS (infecciones transmisión sexual) porque los orificios de entrada están más expuestos, así que usar protección cuando se inhala esta droga es primordial. Algo que no todos hacen, porque esta droga aumenta la excitación y la desinhibición sexual, lo cual facilita la predisposición a tener relaciones sin protección. Esto último lo corroboré en la mamada: mi mente estaba nublada y yo solo pensaba en comérsela a mi amante, ni en protección, ni en el cansancio, ni en nada más. 

Las drogas suaves también son peligrosas

Más allá de estos leves riesgos, no es una droga que se caracterice por su mortalidad. Algún caso habrá —por ejemplo, porque se la trague y le abrase o intoxique— o porque se abuse de ella con mezclas peligrosas y condiciones médicas preexistentes. Es droga ‘suave’, sí, pero igualmente dañina si no se consume con moderación. Además, tu cuerpo debe tolerarla bien: no fue mi caso y todavía me arrepiento. Eso sí, mientras duró el efecto viví una experiencia muy diferente que convirtió una mamada cualquiera en un recuerdo imborrable.

Y recuerda: lo importante con las drogas es que, si finalmente optas por consumirlas—algo que NO te recomendamos—, que sea siempre desde el conocimiento y la responsabilidad. Que tus ansias por experimentar algo nuevo y excitante no se conviertan en algo de lo que te puedas arrepentir.