Así es la técnica que te permite tener y controlar tus sueños lúcidos

Se trata de una combinación de técnicas cognitivas: la técnica MILD, la técnica Wake Back to Bed y las llamadas pruebas de realidad

Tener sueños lúcidos, controlar cuanto sueñas, parece una habilidad mística limitada a los imaginativos confines de algún guión hollywodiense. O un poder solo al alcance de personas superespirituales cercanas al Nirvana. Pero quítate esa idea de la cabeza ahora mismo: los sueños, esos universos infinitos, pueden ser controlados por cualquiera de nosotros. Es más, deberíamos aprender todos porque, según un estudio publicado en Frontiers in Psychology, no solo es una aventura bestial, sino además sinónimo de bienestar. Y el psicólogo Denholm Aspy, de la Universidad australiana de Adelaida, ha encontrado la técnica final.

Se trata, según recoge la publicación del estudio en la revista científica Dreaming, de una combinación de técnicas cognitivas de inducción al sueño lúcido que promete resultados espectaculares. Una mezcla de la llamada técnica MILD (Mnemonic Induction of Lucid Dreams), la llamada técnica WBTB (Wake Back to Bed) y las conocidas como pruebas de realidad. Juntas, reza el estudio liderado por Aspy, “fueron efectivas para inducir sueños lúcidos”. Es decir, que practicarlas nos permitiría convertirnos en onironautas conscientes con capacidad para moldear los sueños y, por qué no, extinguir para siempre las pesadillas más indeseadas.

Para alcanzar esta conclusión, tan prometedora para quienes desearían ser dioses oníricos, los científicos sometieron a 169 participantes a diversos cuestionarios y, más tarde, a la práctica de esta técnica combo. Una que incluía tres fases complementarias. La primera, la prueba de realidad, comprobar constantemente el entorno en el que se encontraban para descubrir si estaban soñando o estaban despiertos. Como hacían los personajes de Origen gracias a los tótems pero tirando de sentido común. Un elefante amarillo volando sobre tu cabeza sería tótem suficiente para entender que estás soñando (o que vas muy drogado).

La segunda, la WBTB, consistía en despertarse tras cinco horas durmiendo, aguantar durante unos minuto y luego volver a dormirse para favorecer la profunda fase REM donde habitan nuestros sueños. Y la tercer, la MILD, era básicamente repetirse mantras del tipo “sabré que estoy soñando, sabré que estoy soñando” como un vinilo rayado durante el proceso de quedarse dormido. Y así, bien empaquetadita, esta técnica combo resultó un exíto. Olvídate de Hollywood y de Nirvanas. Si quieres gobernar tus sueños, entrenar en sueños, experimentar en sueños, la ciencia lo ha puesto absolutamente a tu alcance.