El porno que más excita a las mujeres españolas tiene algo que enseñarte

El sexo lésbico, producido tradicionalmente por la industria pornográfica para consumo exclusivo del hombre, es la categoría favorita de las mujeres españolas

Pocas dimensiones humanas están tan contaminadas por los arcaicos estereotipos de género como la sexualidad: del “ellos tienen mucho más deseo sexual” al “ellas no se masturban” pasando por el clásico “ellas nunca ven pornografía”. Debiera sobrar decirlo, pero por desgracia es necesario: ellas también tienen deseo sexual, también se masturban y, por supuesto, también consumen porno. La pregunta es: ¿el mismo tipo de porno que los hombres? No exactamente. PornHub, una de las webs porno más famosas del mundo, acaba de publicar las estadísticas de consumo en España. Y algunos datos son muy reveladores.

Las búsquedas de sexo lésbico por parte de las mujeres españolas, por ejemplo, supera en hasta un 95% las realizadas por los hombres. Es, sin ninguna duda, la modalidad pornográfica favorita de ellas, aunque la industria pornográfica produzca esos vídeos pensando en ellos. Del mismo modo, otros géneros tradicionalmente asociados al fetichismo masculino como el trío o la doble penetración son mucho más consumidos por mujeres. En concreto, ellas buscan el threesome un 40% más de veces que ellos y sexo vaginal y anal simultáneo (o anal y oral simultáneo) un 72% más de lo que lo hacen los hombres.

Esto es mucho más importante de lo que podría parecer a simple vista porque elimina la percepción clásica de que las mujeres son meros elementos pasivos en estas prácticas, supuestamente motivadas por los hombres, para situarse en una posición de empoderamiento donde son ellas quienes las desean porque les resulta erótico. Ocurre también, y aquí ese empoderamiento toma especial relevancia, con el género gangbang, tradicionalmente visto como una pandilla de hombres disfrutando de una mujer. En este caso ellas buscan este género un 87% más de veces. Quieren estar en el centro del placer, no solamente proporcionarlo.

No obstante, hay otras modalidades sexuales cuya mayor búsqueda por parte de las mujeres resulta menos sorprendente. Es el caso del cunnilingus, buscado un 249% más por ellas. Es el género donde la diferencia es más significativa, nada extraño teniendo en cuenta que esta sociedad no ha enseñado a los hombres a disfrutar de dar placer a las mujeres, sino a esperar recibirlo. Por otro lado, la nueva pornografía feminista filmada por cineastas como Erika Lust, mucho menos androcentrista, es buscada hasta un 157% más por parte de ellas. Aunque, definitivamente, los hombres deberían darle una oportunidad para reprogramar ciertos conceptos.