Pasé una semana probando el mágico kit de estética vaginal

La marca 'The Perfect V' vende una serie de productos lujosos específicamente creados para la vulva: sérum, gel, toallitas, mascarilla y exfoliante son algunos de ellos

No creo que pueda decir que tengo un coño bonito o feo, tampoco puedo calificarlo como joven o viejo. He aprendido a aceptarlo tal cual lo tengo, ya que está sano y cumple sus funciones perfectamente. Las únicas ocasiones en las que recibí algún halago o desprecio hacia esta zona genital fue por parte de terceras personas, todas ellas hombres que han tenido la oportunidad de conocerlo de cerca. Esto no me generó ni más autoestima ni me llevó a cuestionarme cómo debía ser estéticamente esta parte de mi cuerpo. Poco a poco, fui conociendo diversos productos destinados al cuidado específico de la vagina, por ejemplo, las cremas rejuvenecedoras. Además llegó a mis oídos un famoso kit de la vagina: sérum iluminador, gel de ducha, exfoliante y hasta una mascarilla para la entrepierna femenina.

Esto me hizo pensar que si hay oferta, sin duda alguna, hay demanda. Tiene que haber, por algún motivo, personas con vulva que no se sientan bien con su forma, su textura o su color. Ahora bien, ¿esto por qué ocurre? ¿Es una forma de mercantilizar nuestras inseguridades? ¿Nace la inseguridad por la existencia de estos productos? Estas cuestiones me llevaron a probar los tratamientos estéticos y comprobar su efecto en mi vagina.

Coños brillantes

"Mimo y amor por tu 'V'. The Perfect V es un cuidado de esta zona con productos formulados para rejuvenecer, mejorar y embellecer la vagina. Tiene PH neutro, testado por dermatólogos y ginecólogos. Una belleza limpia y sin parabenos". Así es como se describe esta marca en su web oficial. La primera vez que escuché hablar sobre este kit vaginal fue en el libro El Placer de María Hesse. Cuando por fin pude contactar con la marca me enviaron tres productos: un gel de ducha, un gel exfoliante y unas toallitas. La recomendación principal es utilizarlo dos o tres veces por semana a la vez que te duchas, como un proceso más de higiene.

Lo que más me llamó la atención fue el olor y el color de estos productos. El color es blanco casi transparente y un olor completamente neutro. Los productos, además, tienen una textura muy suave y nada pegajosa. El proceso para probar estos geles es, primero, el exfoliante (el cual contiene pequeños trocitos duros que, al entrar en contacto con la piel, limpian y suavizan) y luego el gel. En la ducha, bajo el agua, podía notar perfectamente la suavidad en mis labios externos y en el espacio que se encuentra justo por encima del clítoris. Me sorprendió a pesar de que mi preciada entrepierna tiene esta textura en general.

Guillermina Torresi

Cuando salí de la ducha, al secarme, esta suavidad súbita desapareció. Mi vulva seguía igual que siempre. Pensé que, al ser el primer día, no podría notar ningún cambio. El segundo día, repetí el proceso y, además, durante la mañana utilicé las toallitas porque iba a tener un encuentro sexual express que requería una limpieza más bien rápida. Tampoco noté muchos cambios pero sí comencé a sentir cierta frescura. Lo que más me preocupaba era que el olor o la flora interna cambiara o se viera alterada pero nada de eso ocurrió. Empecé a posicionarme a favor de estos productos pero no porque la estética cambiara sino por la parte higiénica.

Guillermina Torresi

Es importante saber que muchas personas con vulva, a la hora de ducharse, utilizan geles que también usan para el resto del cuerpo. Hay que tener cuidado con estos productos que no están específicamente hechos para la vagina, ya que puede alterar el PH y generar ardor o picazón. Conocer que existen geles creados para esta zona del cuerpo es sano porque sabremos dónde acudir para un cuidado higiénico. No obstante, si lo hacemos que sea por eso y no porque va a generar un cambio estético. Vamos, que no hará que tu coño esté más bonito. Lo único que importa es que tenga PH neutro.

La belleza vaginal no existe. Todas las vaginas son hermosas sean como sean. A veces, aunque se sepa esto no es fácil sentir seguridad, sobre todo aquellos cuerpos que están pasando por la menopausia o que ya han vivido uno o más partos. Estos perfiles también acuden a clínicas de cirugía, por ejemplo, para mejorar el aspecto de sus vulvas. En mi caso, después de una semana usando los productos, me di cuenta que por la parte higiénica eran geles que podían empezar a formar parte de mi rutina diaria. Pero nada más allá. Mi coño, su textura y su aroma siguen siendo los mismos.

Mi coño sí y el tuyo también

Me parece que, dentro de toda esta iniciativa, hay una clara conclusión: no somos precisamente nosotras las que nos preocupamos por nuestras entrepiernas, sino más bien terceras personas, marcas y empresas. Aún así, cuando he podido sacar el tema entre mi entorno más cercano (sobre todo con mis amigas) me he dado cuenta de que, sin duda, el paso del tiempo nos preocupa. No solo en cómo arrugará nuestros, ahora, jóvenes coños sino también el resto de nuestro cuerpo. Esta preocupación no es solo nuestra pero las soluciones porque sigamos estando dentro de unos cánones de belleza —pase lo que pase— sí que están destinadas hacia nosotras.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

❣️Endometriosis awareness❣️Check out today’s Instagram story for an interesting article about the problems around endometriosis research and treatment (written by by Rachael Revesz for The Correspondent @thecorres) ✨ Globally, 176 million people have endometriosis, a condition which causes a tissue similar to the lining the uterus to grow in other places, such as the ovaries and fallopian tubes. Endometriosis can cause chronic pelvic pain, severe discomfort during sex, and it can threaten fertility. For some individuals the pain can be so extreme that it can be hard to move or walk. Other symptoms are heavy periods, pain when peeing or pooing (during your period), feeling sick, constipation, diarrhoea, blood in your pee during your period. The condition can cause mental health issues such as distress and feelings of depression. There is no cure for endometriosis yet. Treatment can consist out of hormonal treatment, surgery, physiotherapy, and providing pain relief. Yet, there are neither satisfactory treatments, nor ample research funding. ⚫️ . . . Feel free to share your experiences, tips and pain relief advice here. As always, be respectful and mindful of our differences in experience 💛 Read more about endometriosis on thevulvagallery.com/useful-websites (link in bio) ✨ #thevulvagallery #endometriosis #endometriosisawareness #chronicpain #chronicillness #period #menstruation #vulva #labia #pubichair #sexualhealth #sexualhealtheducation #illustration #genderinclusivity #supporteachother #thecorrespondent #hildeatalanta

Una publicación compartida de The Vulva Gallery (@the.vulva.gallery) el

Hay algo claro: no hay coños feos. Hay coños distintos, con labios exteriores más finos, más gruesos, clítoris más grandes o más pequeños. Formas y tonos diferentes. Y todos hermosos. Acepta el tuyo y no hagas nada por cambiarlo. A partir de conocerlo y de aceptarlo podrás aumentar tu autoestima y la seguridad en ti misma, entendiendo que, si hace falta algún tipo de cuidado, es por higiene y salud antes que por estética. Hay que marcar las prioridades y saber cuáles son exactamente.