Pasé una semana aplicándome una crema antiarrugas para que mi vulva volviera a ser joven

El paso del tiempo hace que la vagina pierda volumen, tonicidad, elasticidad y lubricación

Nunca me he parado a pensar si mi coño es bonito o feo. De hecho, jamás lo he calificado con ninguno de dichos adjetivos. Me gusta cómo es: su forma, su color, su tamaño, con vello o sin él. Lo que sí me ha ocurrido es que, cuando he tenido relaciones sexuales con diferentes hombres, ellos han dedicado palabras (a veces halagadoras y a veces no) hacia mi maravillosa entrepierna. “Qué coñito más precioso”, “me encanta así cerradito” o “tu coño está bien pero no es de los que a mí me gustan”, fueron algunos de los comentarios que escuché. No causaron nada en mí, ni de forma negativa ni de manera positiva, las opiniones entraban en un contexto sexual muy concreto y, una vez que salía de él, se me olvidaban.

Cumlaude Rilastil

Hasta que un día entendí que sí existían personas que se preocupaban por el aspecto de las entrepiernas femeninas y, quizás, no éramos precisamente nosotras. Todo sucedió cuando, caminando por la calle, pasé por delante de una farmacia donde había un cartel que promocionaba unas cremas rejuvenecedoras de la “zona íntima” de la mujer. Vamos, una especie de lifting para las vaginas. Lo primero que pensé fue “¿en serio?”, dejando salir mi parte enrabietada y cansada de que salgan a la venta productos para que la mujer deje de aceptar su cuerpo tal como es y se lo modifique, tanto para su propio agrado como para el de otros u otras. Después empecé a darle vueltas y me di cuenta que mi entorno —mis amigas— empezaban a pensar en cómo el paso del tiempo podría afectar no solo a sus rostros sino también a sus coños, ahora jóvenes y dispuestos. Por eso decidí adquirir la crema y probármela, a ver si mi concepción o mi autoestima cambiaban.

En busca del coño dorado

“Gel-crema de textura fresca, fluida y de rápida absorción formulado de forma específica para contrarrestar el envejecimiento y la pérdida de tono de la zona genital externa y de la zona vulvo-perineal femenina durante el periodo pre y posmenopausia y en el posparto”, dice el prospecto de Viderage Cumlaude de la marca Rilastil, el producto que me pondré durante una semana a ver si percibo algún cambio en mi chirri. Antes me gustaría aclarar que mi vagina no está arrugada ni torcida ni tiene algo que modificar, con lo cual no sé si dichas condiciones físicas son las ideales para utilizar esta crema ya que está especialmente fabricada para mujeres de cierta edad que ya hayan pasado, como se dice con anterioridad, por la menopausia o el parto.

Guillermina Torresi

Después de ir al gimnasio y de darme una buena ducha me dispongo a colocarme la crema. Sigo las instrucciones del prospecto: tengo que restregarla por la zona exterior de la vagina, sobre los labios. Me seco delicadamente toda la vagina, me acaricio los labios y hago, con mi dedo, el recorrido que haré posteriormente con el gel. Es el día uno del tratamiento, extiendo un poco de la crema en el dedo índice y lo huelo. El aroma me recuerda, un poco, a algún producto de limpieza. Es fluido y blanco. Sin mirar acerco el dedo hasta mi (ahora) tímida y expectante flor y me aplico lentamente el producto por los labios. Un intenso frescor me ilumina todo el pubis, parece como si acabara de hundir solamente mi coño en un cubo lleno de hielos. Me encanta la sensación. Creo que hasta me excita.

Guillermina Torresi

Cuando me visto y salgo del gimnasio hago el recorrido hacia mi casa como si una especie de transformación estuviera sucediendo ahí abajo. El tratamiento fue así durante siete días, me lo apliqué solamente una vez por día y, debo reconocer, que en alguna ocasión lo extendí durante un largo tiempo (sin introducirlo) porque me servía como lubricante para masturbarme. Aunque ese no es su propósito —hay otro producto de la misma línea solo para ello— la fusión de lo refrescante con el calor de mi coño era un estallido de fuegos artificiales. Como expliqué antes, mi vagina no necesitaba cambiar o modificarse pero sí que percibí una transformación: siete días fueron suficientes para una apreciación básica de lo que podría llamarse el golden coño. El coño de oro.

Tersos y colgantes para que te atragantes

No solo es mi vagina la que no necesita modificarse por un fin meramente estético, es la de todas las mujeres pero, entonces, ¿por qué existen productos para ello? La cuestión es que no solo hay geles y cremas para rejuvenecer la zona íntima de la mujer sino que también hay intervenciones quirúrgicas y otros tratamientos para ello. Tanto la medicina como la cirugía han tenido como objetivo —entre otras tantos— detener un poco el ritmo del envejecimiento o simplemente mejorar el físico de las personas que así lo deseen. Así que, como es obvio, la demanda del rejuvenecimiento íntimo femenino también ha crecido. El Doctor Alberto Marina, pionero en cirugía íntima, explica que "la intervención más realizada es la labioplastia o la reducción de labios menores, en la que se elimina el exceso cutáneo de esta zona". Según él, "se trata de un procedimiento sencillo que no requiere ingreso hospitalario y que mejora notablemente la autoestima de las pacientes".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Sabías que el Dr. Alberto Marina es pionero en cirugía íntima? ▪ Entre este tipo de intervenciones, la más realizada es la labioplastia o reducción de labios menores, con la que se elimina el exceso cutáneo de esta zona. ▪ Se trata de un procedimiento sencillo que no requiere ingreso hospitalario y que mejora notablemente la autoestima y estilo de vida de las pacientes. ¡Infórmate de todos los detalles! 📞 96 389 05 90 - 692 633 629 📩 info@albertomarina.es #AlbertoMarina #Valencia #CirugíaEstética #Belleza #Estética #Mujer #CentroDeEstética #SiempreGuapa #Valenciagram #ig_valencia #beauty #Valencia #healthy #woman #lifestyle #PicOfTheDay #InstaGood #InstaMood #InstaDaily #InstaDay #PhotoOfTheDay #BestOfTheDay

Una publicación compartida de Clínica Dr Alberto Marina (@dralbertomarina) el

Así que sí existen mujeres que no están cómodas con la forma de envejecer de su triángulo del placer y que, por tanto, no se sienten seguras a la hora de tener relaciones sexuales. Uno de los procedimientos que ayudan a rejuvenecer la vagina es el que se realiza con láser. Esta emisión lumínica penetra sobre las paredes del tejido mucoso produciendo una regeneración y una reparación del tejido, así recupera su elasticidad y tonicidad. El coño, en cierta medida, crece, se fortalece y, a la hora de tener sexo, se producen más contracciones sobre la piel y el placer aumenta. Este, al parecer, no es el único beneficio. Según la Doctora Cristina de Hoyos de Clínicas Ceta, "el rejuvenecimiento genital puede recuperar determinadas funciones que se habían perdido como la contención urinaria".

Sin embargo, resulta que una crema no hará que se contraiga el coño de forma mágica y vuelva a su posición inicial. Las cremas y los geles funcionan como complementos para estas otras intervenciones. Si lo que se busca es una regeneración casi total, habrá que someterse a estos tratamientos más quirúrgicos, sin embargo, los cosméticos son funcionales para ciertos aspectos básicos. En mi caso, una semana tuvo sus resultados: desapareció cualquier rastro de sequedad o falta de lubricación. Mi coño ganó hidratación y suavidad. Ahora está liso y brillante y me gustó verlo así. Y es que, aunque no haya parido ni esté cerca de la menopausia, la depilación con cera puede haber provocado la sequedad o rugosidad que a la edad de 18 no tenía.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

"Why is it important to receive thorough and inclusive sexual health education?" The way we feel about our bodies has a big impact on our self-esteem and whether or not our intimate interactions feel good to us (or even if we dare to visit our health care provider for a pap smear). This goes further than vanity. In many of the stories I’ve received, feelings of insecurity about one's vulva made the person anxious; they wanted to hide their body, and sometimes they didn’t even dare to be intimate. In some of the stories these feelings led to depression or self harm. Some individuals considered labiaplasty surgery, and even considered performing this procedure on themselves. None of these individuals received thorough sexual health education, and they never had open conversations about their feelings of insecurity (with a friend or otherwise). . I think we’re able to make a change. By providing body diversity, gender inclusivity and respectful communication as basic ingredients of sexual health education we can offer important tools for self-growth. By sharing experiences and showing diversity we can encourage to look further. By touching upon on a wide variety of topics instead of merely focusing on abstinence and the dangers of sex we can broaden our knowledge. By teaching about communication, respect, and the meaning of consent we can make our interactions safer and more pleasurable. By touching upon LGBTQIA+ -related topics and gender identity we can be inclusive of all individuals. By making sexual health education a returning factor, we can match it to the needs of individuals at different ages. By improving sexual health education and opening up conversation, we can make a change. . With The Vulva Gallery Book I aim to open up conversation about topics related to this. We have the ability to teach our future generations to appreciate the uniqueness and functionality of their bodies. Together we can make this happen. . . . This is the last week of my Kickstarter campaign! Only 5 more days to go - until December 1st you can pre-order The Vulva Gallery Book on my Kickstarter page (link in bio) 💛✨

Una publicación compartida de The Vulva Gallery (@the.vulva.gallery) el

¿Significa eso que me gastaría los 20 euros de la crema? No, ni de coña. Aunque la experiencia ha sido agradable y sí he notado una mejor hidratación, en mi opinión todas las vaginas son hermosas. El camino correcto está en aceptar la tuya esté como esté, mimarla, quererla y darle placer. Siempre aparecerán, en nuestro entorno, métodos para modificar o 'arreglar' nuestro cuerpo y, está bien, ya que muchas mujeres agradecen estas posibilidades porque necesitan elevar su autoestima con una ayuda extra. Cuando nos miremos al espejo y estemos felices con lo que veamos en él podremos sentirnos seguras a la hora de tener sexo, más desinhibidas y más abiertas a explorar la excitación en cualquiera de sus formas. Vivan las vulvas colgantes, tersas, abiertas, cerradas, oscuras o arrugadas. Todas.