Compartí piso con un tío que se bebía batidos de sangre y semen

Con los sueldos millennial estamos obligados a compartir piso: cruza los dedos para que no te toque gente así

Los precios de los pisos en las capitales españolas y europeas están hinchados, por las nubes. Es imposible pagarte ese pisito que tanto te mereces con tu sueldo millennial. Así que toca compartir. Aunque algunos tienen la suerte de poder convivir con sus amigos, otros muchos acaban buscando piso con totales desconocidos. De aquí pueden salir grandes historias de convivencia, pero también grandes pesadillas. 10 usuarios de Reddit explican algunos de los casos más turbios.

1. El asesino en serie

“Solía vivir con un chico que veía repetidamente una película especialmente perturbadora de un asesino en serie, en la oscuridad, sentado a unos doce centímetros de la pantalla del televisor. Nunca levantaba la vista ni decía hola cuando llegaba a casa. Solo se quedaba sentado en la oscuridad, viendo mujeres ser asesinadas en repetición. Obviamente me mudé bastante rápido”.

Imagen relacionada

2. La enfermera drogadicta

“Tuve una compañera enfermera. Un día que estaba drogada, cogió un bisturí y se cortó la barriga para ‘quitarse una cicatriz’, según dijo a posteriori. No le gustó el ángulo de la abertura, así que lo cosió y lo intentó de nuevo. Esta vez, le dio a algo y comenzó a sangrar, así que se dirigió al hospital. Todo esto estaba sucediendo mientras yo miraba Lost encerrado en mi cuarto.

Alrededor de la medianoche, me llaman a la puerta y aparecen 14 policías para hacerme algunas preguntas. Al final confiscaron todos sus utensilios médicos y un alijo de drogas suaves. La eché unas semanas después de haberse recuperado, pero según vi en sus redes, fue enviada a juicio y creo que lo perdió”.

3. El batido de sangre y semen

“Se peleaba con mendigos, bebió su propia orina, fue arrestado después de intentar usar un escudo invisible para apartar el tráfico (estaba de pie en medio de la calle) y bebió un batido cuyos ingredientes consistían en leche, su propia sangre y su propio semen. El tío empezó a acosarme y tuve que pedir una orden de alejamiento. 2018 fue un año infernal”.

Resultado de imagen de my milkshake brings all the boys to the yard gif

4. El que robaba ropa interior

“Mi primer compañero de cuarto en la universidad odiaba lavar la ropa, así que usó mi ropa interior (sin preguntar) cuando estaba sucia la suya”.

5. La fobia al cartón

“Mi mujer nunca usa un rollo completo de papel de váter. Siempre dejaba un cuarto del rollo sin usar. Le pregunté por qué y me dijo que le da asco tocar cartón. Ahora utilizo sus sobras, aunque creo que ha empezado a cagar solo en el trabajo para no tener que cambiar el rollo de papel y no arriesgarse a tocarlo. Pero se ve que no es la única y que hay muchísima gente que siente profunda aversión a tocar cartón. Qué raro”.

Imagen relacionada

6. El despistado

“Tenía un compañero que se distraía fácilmente. Con cualquier cosa, literal. Podía ponerse a elucubrar sobre el color de las estrellas e irse corriendo a descubrir el porqué. O tal vez le entraba curiosidad sobre la presión del aire en sus neumáticos y se iba. El problema era que cuando esto sucedía, simplemente dejaba de hacer cualquier actividad que estuviera haciendo en ese momento. Tantas cenas quemadas y líos en toda la casa…”.

7. El narcoléptico

“Mi compañero de piso tenía problemas de sueño así que tomaba Ambien. Más de una vez se desmayaba de golpe después de cenar. Una vez me lo encontré tirado en el suelo con la mano en el botón de la tele. Se durmió intentando ponerse una peli”.

8. El soltero patético

“En la universidad, mi compañero de cuarto fingió que tenía una novia que vivía en el extranjero. Solía hablar con ella por teléfono mientras ambos estábamos en el dormitorio. La tenía agregada a Facebook, por supuesto, pero también a algunos de sus amigos que había conocido cuando fue a visitarla. Solía hablar de lo mucho que la echaba de menos y de las ganas que tenía de tener relaciones con ella. Descubrí después que ella no existía. Perfil falso, nombre falso, fotos falsas... No hablaba con nadie por teléfono. No tengo ni idea de por qué se tomó tanto tiempo en construir esa mentira”.

Imagen relacionada

9. Botella de vodka como bidet

“Utilizaba una botella de vodka llena de agua como si fuera un bidet para limpiarse el culo”.

10. El que mira a los ojos directamente

“Un día estaba cagando y entró mi compañero de piso. En cambio de pedir perdón e irse, como haría una persona normal, se quedó haciendo contacto visual durante 20 segundos, en silencio. Luego, sin romper el contacto visual, lentamente entró en el baño, abrió un cajón debajo del grifo, cogió lo que estaba buscando (aun manteniendo el contacto visual), y retrocedió lentamente, salió del baño y cerró la puerta. Nunca jamás lo volvimos a mencionar”.