Si de verdad te gustara esa serie o película, no te importarían tanto los spoilers

Nos pasamos la vida intentando evitar que nos arruinen el final de una película o una serie que nos tiene enganchados pero, ¿de verdad la miramos solo para saber qué pasará al final?

Estás enganchadx a Juego de Tronos, llevas meses esperando que estrenen la última película de Los Vengadores y no te pierdes ni un tráiler de Disney porque cada nuevo paso hacia la siguiente superproducción es un poco de esa maravilla que está a punto de volver y que tan atrapadx te tiene. Pero cuando llega el momento, de verdad, no puedes esperar a ver el capítulo a las tres de la mañana porque si lo hicieras, por la mañana no habría quién trabajara. Caerías desplomado sobre el teclado. O resulta que el día del gran estreno tienes un cumpleaños y, vale, amas esa peli pero tampoco te vas a perder la fiesta de tu colega para ir a verla. Total, que eres fan, pero no fanáticx.

Entonces empieza toda una retahíla de técnicas para evitar spoilers. Desde ocultar palabras clave hasta silenciar cuentas de amigos o las propias cadenas. Abrir la web de cualquier periódico es un deporte de alto riesgo y entrar a cualquier ascensor, otro. Todo el mundo está con el temita en la boca, así que te resignas a pasar en vilo el tiempo que te queda hasta el ansiado visionado. ¿De verdad es tan importante? Un artículo de One Zero nos ha hecho reflexionar. Dice que, en realidad, quienes admiran el cine o las series lo que valoran es toda la producción, no tanto un giro de guion al final de la película. 

Angela Lashbrook, autora de ese texto, empieza dando justamente un spoiler. La estrella de una de sus producciones favoritas de la historia, The Magicians, acaba muriendo. Pero le da absolutamente igual que en Twitter se peleen entre quienes comentan el final y quienes odian a los primeros. "Quentin ha muerto y es muy triste, pero saber esto no impidió que disfrutara viendo el final", asegura. Según explica, los spoilers no tienen el impacto negativo que todxs asumimos —de forma natural— que tienen porque lo realmente importante es toda la producción que hay detrás. La totalidad tiene más valor que un detalle particular de la trama. Ahora afirmar esto es complicado, sobre todo porque los spoilers nunca han sido más relevantes con la llegada de Avengers: Endgame y la última temporada de Juego de Tronos.

Esto se ha visto respaldado por un estudio realizado en la Universidad de California en San Diego (EE.UU.). La investigación solicitó a 819 estudiantes que leyeran spoilers sobre cuentos de autores como John Updike o Agatha Christie, entre otros. Tras leerlos y relacionarlos con los libros a los que correspondían les pidieron que rellenaran un formulario donde se averiguaba el impacto de dichos spoilers. La conclusión fue que los lectores preferían las historias con cierta cantidad de spoilers que sin saber absolutamente nada de su contenido.

Estas conclusiones llevaron a los investigadores a preguntarse por qué saber ciertos detalles de la historia era positivo. Cuando lo averiguaron, descubrieron que los spoilers habían hecho que las historias fueran más fáciles de comprender para los participantes. Esto, además, les produjo más placer a la hora de leer e hizo que les gustaran más los libros. Como efecto contrario, las historias no les sorprendieron tanto como esperaban. Así, pues, entendemos que se genere indignación cuando se adelantan detalles pero tampoco debe ser motivo para desear la muerte de nadie, como se ha visto en algunos comentarios por usuarios realmente enfadados. Un spoiler no hará que se pierda el valor de toda una historia que lleva tanto tiempo enganchándonos y que ha involucrado tanto trabajo de actores, productores, directores y un largo etcétera de profesionales.