La angustiosa película que retrata tu obsesión por enamorarte y olvidar a tu ex

La película People that are not me muestra la ansiedad de querer rellenar el hueco de un amor con otros amores vacíos

En el ascensor miras el móvil, en la fila del súper, también o antes de acostarte. Es una pulsión imparable de ver qué pasa a nuestro alrededor, de sabernos acompañados, sobre todo eso: saber que no estamos solos. Y cuando acabas una relación con alguien que te había dado hasta las llaves de su casa y ese alguien deja de estar al otro lado del teléfono, te ha dicho que no quiere volver a verte, ¿entonces qué? Joy intenta arreglar su relación, pero no encuentra la forma, así que empieza a deambular por las calles de Tel Aviv buscando alternativas. Intenta enamorarse a toda costa, pero solo encuentra lo mismo una y otra vez: miedo a enamorarse, suyo y de los demás.

En People that are not me, estrenada el viernes en cines, Joy es una artista de 25 años con un trabajo a medio tiempo para pagar el piso compartido donde vive. Hadas Ben Aroya es la directora y guionista de la película, además de ser la actriz protagonista. Y no sorprende que ella misma se lo haga todo, porque podría ser una película hecha de stories, saltando de los selfies de sus paseos nerviosos por la ciudad con los auriculares rosas que la definen y su media melena negra, a escenas largas de sexo fallido sin vergüenza, a planos de su Mac, bailes en la discoteca en un garaje viejo con música electrónica y personajes de un cool tremendo pero totalmente reales. Todos podrían ser tus amigos.

Ver la película es eso: entre revivir tu última ruptura y pasar una tarde viendo el Instagram de una amiga íntima que sabes desesperada por no estar sola. Ahora la ves pasando cerca de la casa de su ex y sabes que su tentación es subir. Luego la ves buscando al tipo ese que una vez le hizo sexo oral y la dejó obsesionada. Baja al bar de siempre a ver si hay alguien, pide su "vodka-tonic", lo deja a medias. La película, como las redes, deja esa sensación de que la profundidad se pierde en esa ligereza con la que pasamos los días pegados al teléfono.

People that is not me

Nacida en Tel Aviv (Israel) en 1988, Hadas empezó a grabar escenas sobre el amor en tiempos de Tinder para un corto para su trabajo final de carrera, pero se dio cuenta de que el tema interesaba a sus amigos, porque no estaban acostumbrados a ver en el cine lo que les pasa cada día en la vida real. People that are not me es su opera prima y hay quienes la han llamado la Lena Dunhan de Israel porque su estilo recuerda al tono de Girls: sincero, crudo y muy hipster.

En 2017 ganó el Premio Talents, un certámen para cieastas noveles y para la crítica es una ventana sobre el amor millenial. Nada nuevo que tengamos que descifrar ni teorizar. El amor millenial es nuestro amor y es tan difícil como el de toda la vida, aunque más fácil de stalkearHadas consigue representar eso que nos resulta tan familiar de una manera que hasta ahora no había salido de la pantalla del móvil.