Las 9 formas en las que se puede vivir el amor según tu signo del zodiaco

En una época de sobreinformación y confusión que nos ha tocado vivir, las herramientas orientadas hacia el autoconocimiento pueden ayudarte a situarte en el complejo mapa de las relaciones

Por mucho que tu amigx del alma te pegue la chapa para que busques a tu príncipe azul o para que te líes con todo aquello que se menee, existen tantas formas de amar como tipos de personalidad hay en el mundo. Quizás para tu amiga ésa es su manera de entender el amor (o como lo llame) pero no tiene por qué serlo para ti también. Es por ello que, en la época de sobreinformación y confusión al respecto que nos ha tocado vivir, las herramientas orientadas hacia el autoconocimiento pueden ayudarte a situarte en el complejo mapa de las relaciones. 

Aunque no lo creas, la astrología puede ser una herramienta útil para comprender tu forma de relacionarte (en el amor, la amistad, la guerra…). Y es que cada carta natal —la representación en 3D de cómo estaba el sistema solar cuando naciste— tiene su singularidad, una naturaleza única que podría ayudarte a entender por qué has pasado por relaciones que no funcionaban aunque todo parecía perfecto, por qué te cuesta tanto encontrar pareja o por qué ninguna de tus relaciones ha durado lo que te hubiera gustado. 

Nos referimos a algo diferente a tu signo del zodiaco de siempre, concretamente a la posición por signo de Venus, la Luna y Marte, los cuales representan, como el resto de planetas, a diferentes aspectos de nuestra personalidad. Es como si todos tuviéramos personalidad múltiple como en la película Split pero sin el ‘como’ y en plan buen rollo. A continuación, te explicamos cómo los diferentes signos suelen relacionarse con el amor y su influencia a la hora de que establezcas o no una relación sentimental. 

Tu signo, tu manera de amar 

1. Amor polígamo

El poliamor está de moda. Además de tener tu pareja, la relación está abierta a compartir sexualidad y sentimientos con otras personas con las que te surja algo interesante a experimentar. El amor se entiende aquí como algo que no excluye en el cual incluso puedes sentir algo agradable al saber que tu pareja ‘tiene’ otra persona con quien comparte momentos llenos de amor y placer. La base para ello es un amor desapegado, empático y altruista, como en Las chicas del cable o, de una forma más trascendental, en Sense8. Por ello, los dos últimos signos, Acuario y Piscis, suelen ser capaces de amar de esta manera. Aunque se habla mucho de este amor es algo bastante minoritario, una forma casi utópica que solamente unos pocos lo viven con naturalidad y no desde la mente.

2. Amor de una noche

Parecido al poliamor pero a otro nivel. Es un amor también muy libre típico de AriesGéminisLeo, Escorpio y Sagitario. El amor libre lo vives por algo más que por altruismo: por curiosidad, diversión, fogosidad y ganas de experimentar. Se despierta tu instinto más seductor donde el gusto está en la emoción del proceso de obtener el placer, en la tensión antes de la tormenta. Por supuesto, esto no significa que estos signos vivan aventuras nocturnas en relaciones estables monógamas pues la fidelidad es un rasgo que depende de otros factores como la moral, las expectativas, la capacidad de priorizar los beneficios a largo plazo o el autocontrol.

3. Amor patético

El amor que incluye el sufrimiento. Puede parecer un amor más ‘malo’ pero no, simplemente es un amor en el que no solamente compartes tu imagen más agraciada (basada en el postureo) sino que se caracteriza por darte completamente. Es decir, lo quieres todo o nada. Como en Titanic, obsesivo, casi como la serie You. Es un amor que genera una fuerte complicidad pues compartes tu basura y decadencia, tus vergüenzas, frustraciones, miedos y culpas. Aunque esto lo puedes vivir como algo natural y sano, también lo puedes vivir como tóxico: al entrar en pánico, al no poder respirar tanta intensidad, al canalizar el propio dolor y frustración castigando y humillando al otro, con sutilidad, al usar sus secretos en su contra… No es una forma fácil, pero tampoco superficial.

Los tres signos que más claramente encajan en estos patrones son Tauro, Escorpio y Piscis. A diferencia de Piscis, que cae en este tipo de amor por tolerante y comprensivo, Tauro y Escorpio suelen ser especialmente posesivos y sentir celos que son como una bala en el pecho… Por su capacidad para vivir plácidamente, Tauro podría parecer que le va menos este amor patético, sin embargo, cuando saborea las profundidades y sus abismos, lo cual le atrae precisamente por su sensibilidad, es muy proclive a este amor.

4. Amor apegado

Aquí construyes lazos afectivos, seguros y duraderos, como buen mamífero que eres. El apego, aquello que te hace echar de menos a alguien, ese pegamento emocional que parece demonizado en una época en que las relaciones cada vez son menos estables. El amor apegado implica un alto grado de intimidad y cierto punto de dependencia, que no tiene que ser enfermizo. Es un cariño que despierta sentimientos paterno-filiales y en el cual se dan roles de madre/padre-hijo/hija. Los signos que mejor encajan con este modelo son Tauro, Cáncer, Libra, Escorpio y Capricornio. Este amor motiva a la convivencia y al compromiso a largo plazo, para un tierno proyecto a lo Modern Family. En cuanto a la dependencia emocional, Capricornio suele tener dificultades al principio pues es probablemente el que más mecanismos de defensa tiene al respecto.

En cualquier caso, este tipo de amor, aunque parezca pasado de moda sigue siendo la manera más común de relacionarse. Por otro lado, se corre el riesgo de caer en un amor a lo Flanders, sin tensión ni canallismo, caldo de cultivo para desear ser infiel o para acabar friendzoneado por la propia pareja. Libra y Escorpio, sobre todo, deben evitar la falta de aventura pues son signos que necesitan más intensidad y dinamismo que Tauro, Cáncer y Capricornio.

Aleix Mercadé

5. Amor intelectual 

Dicen que la mente es sexy, sobre todo para Géminis, Virgo, Libra, Sagitario, Acuario, signos que se deleitan con buenas conversaciones, más ligeras o densas según la ocasión, tanto pueden discurrir sobre grandísimos temas como la política, filosofía o arte, recreándose con los datos, como pueden contar divertidas historias, jugar con las palabras y los conceptos… Como Sheldon y Amy, pero con sangre más allá de la cabeza. Aquí el capital intelectual es un requisito y no todxs superarían este filtro. 

6. Amor romántico

El amor idealizado y carnal por excelencia, herencia de los dioses del Olimpo, Shakespeare y Crepúsculo. Amor a primera vista, muy apasionado y sexual. Los signos más cercanos a esta manera de amar son Aries, Leo, Libra, Sagitario y Piscis, amantes de épicas historias de amor, a lo Outlander. Es habitual que estos signos, Aries el que menos, sientan que se han encontrado con una alma gemela o media naranja. Una concepción del amor bastante complicada, sobre todo cuando las relaciones comienzan a deteriorarse y el idealismo se convierte en algo tóxico para la relación. 

7. Amor amigo

Amor compañero, basado en la amistad, en el respeto y agradecimiento por lo que la otra persona es. Los signos más vinculados: Libra, Leo, Capricornio y Acuario. Relación donde hay espacio para que cada uno desarrolle autónomamente su personalidad, autoestima y realización. Lo natural aquí es dar espacio, dar lugar a un intervalo entre el yo y el yo del otro, entre la presencia y la ausencia. Por ello no supone ningún problema que la pareja decida realizar un viaje largo en solitario o con amigos, o hacer un Erasmus de tres meses a más de 100 kilómetros. Una confianza brutal.

8. Amor práctico

Amor realista, muy vinculado a lo social, es decir, al trabajo, el status, la red de contactos, la familia… Los signos que mejor se vinculan a esta motivación son Tauro, Cáncer, Virgo, Libra, Capricornio. Amor en el que te comprometes, es decir, en el que decides amar a la otra persona y mantener ese amor. El amor aquí es un deber, no es fácil, requiere trabajo para afrontar los inevitablemente altibajos. Desde el inicio de la relación sientes crudamente los errores y límites del otro lo cual evita la desilusión y el odio por lo que el otro no completa o no puede completar. Esto, de entrada, no es sencillo para Cáncer, no obstante suele dirigirse a establecer relaciones basadas la responsabilidad y el sentido de la realidad. En los casos de Virgo y Capricornio suele ser recomendable cultivar el amor compartiendo tareas del día a día, domésticas y/o laborales.

9. Amor compasivo  

Qué tierno es preparar a nuestra pareja resfriada una infusión bien caliente de jengibre y tomillo, o de acompañarle en momentos de grandes crisis de todo tipo. Se trata de un amor servicial y altruista, el amor que cura, que salva, que ayuda gracias a sus preocupaciones y ocupaciones, a estar ahí cuando nadie lo está. Amor que facilita la existencia al otro, para aliviar tanto sufrimiento, donde sacrificarse es algo casi sagrado, un propósito de vida. Sobre todo, tendríamos a Virgo, Escorpio y Piscis como los signos más cercanos a este amor bondadoso y caritativo, aunque Cáncer y Capricornio podrían estar también aquí.

La astrología orienta, pero no adivina tu futuro

El simbolismo astrológico permite cierto grado de libertad a la hora de interpretarse. Desde la Astrología Psicológica se insiste mucho en que una misma persona pueda tener diferentes maneras de poder vivir las relaciones. A veces se dan combinaciones aparentemente incompatibles, como cuando Libra busca pareja estable y Aries libertad y aventura, lo cual se puede vivir como un conflicto doloroso, como algo incompatible, pero otras veces se encuentran fórmulas para integrarlo (por ejemplo, a través de una relación muy dinámica, de continua ‘reconquista’).

Inevitablemente, el análisis deja fuera otros elementos de la carta natal lo cual sería necesario para hacer un análisis personalizado riguroso. Además, existen otras variables no astrológicas como la cultura y la educación que modulan la manera de vivirlo. La astrología es un mapa más para explorar lo que somos y para algo rigurosamente personalizado debería complementarse siempre de otras formas de explorar el territorio (como los propios de la psicoterapia). Si quieres aprender más sobre el tema visita la web de Cosmograma.