La nueva revolución contra la censura de Instagram se llama #ItsMyPezon

Tener papada no está bien visto y que se vea un pezón por un descuido tampoco. En Instagram se comienzan a juntar mujeres que le hacen frente a esto a través de los hashtags #ItsMyPapada y ahora, #ItsMyPezón

"Si tú también estás harta de que se critique o ridiculice nuestro aspecto físico. Si tú también estás harta de que las mujeres seamos un complemento del tío, del tío buenorro y cachas que siempre sale bien, por supuesto. Si tú estás harta de intentar disimular ante la cámara tus tetas caídas, tus brazos colganderos, tu barriga de felicidad, tus bolsas y ojeras o tu grandiosa papada. Si tú también estás harta de que los medios promuevan la envidia y la crítica entre las mujeres, este es tu movimiento". Estos eran algunos de los principales puntos del manifiesto del movimiento #Itsmypapada, comenzado hace algunos meses a través de Instagram.

¿El motivo? La revista Cuore había publicado una foto de portada con Blanca Suárez en la cual se le marcaba la papada. Ahora ha ocurrido lo mismo con parte del pezón de Paula Echevarría que, en esta ocasión, iba acompañado del famoso Aarg de la revista. Por ello el mismo grupo de mujeres ha comenzado un movimiento nuevo: #Itsmypezón, un hashtag a través del cual todas las mujeres que lo deseen pueden compartir su pezón acompañado de una etiqueta que ponga Guau!. Porque, por desgracia y como ya sabemos, si se ve el pezón... quizás Instagram te cierra la cuenta. Las personas detrás de esta iniciativa son las creativas publicitarias Eva Bedón, María Muñano, Cris Laínez y Auxi Barea y la Content Manager Amy García Williams. Todas ellas nos invitan a avanzar y a potenciar el movimiento compartiendo nuestros pezones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sea #itsmypezón o #itsmypapada, ya está bien ¿no?

Una publicación compartida de IT’S MY PAPADA (@itsmypapada) el

Una de las creadoras ha explicado a la revista Cosmopolitan que la iniciativa trata de reírse "de lo ridícula que continúa siendo la censura del pecho y, en concreto, del pezón femenino en la sociedad" y, además, puntualiza: "Nos seguimos escandalizando cuando vemos uno donde 'no se tiene que ver'. Instagram y su censura directa tampoco ayuda en nada, desde luego. Y, por otro lado, también queremos criticar la labor tan obsoleta y absurda de algunas revistas, ya que la era de la ridiculización y la crítica entre mujeres llegó a su fin hace tiempo, y este tipo de contenidos no lo reflejan". Toda esa ridiculización que había nacido para aumentar la autoestima de miles de mujeres al compararse con las 'imperfecciones' de las famosas no solo está acabada sino que promueve contextos tóxicos donde se fomenta una enemistad entre mujeres que debe dejarse atrás.

Es bastante pesado que, dentro del momento en el que estamos (rodeadxs de movimientos, iniciativas y lucha por levantar la voz que tantas veces se ha silenciado), se siga esperando un tipo de cuerpo femenino en el que se disimule la papada, se escondan bien los pezones y se tengan unos muslos tersos y lisos sin un ápice de celulitis. Como bien describen las impulsoras de #Itsmypezón: "no somos perfectas en la vida real ni pretendemos serlo". Si tú también estás cansada, únete enviando tu pezón.