"Cómo me pone tu voz": los comentarios machistas de un profesor universitario que indignan al alumnado

Un grupo de alumnas de la Universitat de València iniciaron este miércoles un encierro en el centro para reivindicar la "necesidad de actuar ante situaciones machistas"

“Normal que estornudes, anoche ibas muy fresca”. Comentarios machistas como este han sido habituales durante décadas en las aulas de institutos y universidades de nuestro país. Incluso nos parecían naturales, fruto de nuestra educación sexista. Pero los tiempos han cambiado: las mujeres están decididas a extinguir este comportamiento. Un grupo de alumnas de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universitat de València, en concreto, realizaron este miércoles un encierro para “visibilizar y, con ello acabar, con las prácticas llevadas a cabo por algunos profesores y con sus actitudes patriarcales y machistas”.

La panorámica es amplia. Son muchos los profesores que sienten legitimidad para traspasar la barrera que separa la normalidad del acoso sexual verbal, pero la gota que ha terminado de colmar la paciencia de estas alumnas fueron los comentarios de un profesor de filosofía. Como indican ellas mismas en un comunicado difundido en Twitter, han “escuchado en primera persona” frases como “no hace falta que te enrolles en el examen, ya nos podemos enrollar después” o “cómo me pone tu voz”. Mensajes que cobran más gravedad aún teniendo en cuenta que trabaja en una “universidad financiada por el conjunto de la sociedad”.

Y, como siempre, el principal problema de este comportamiento machista no es el comportamiento en sí, sino la permisividad y falta de contundencia con la que el sistema las aborda. De este modo, pasa de ser un caso aislado, una desagradable anécdota, a un síntoma del machismo firmemente enraizado en nuestra sociedad. Por eso, y en este sentido, las alumnas de la Universitat de València denuncian “el silencio e incompetencia ejercida por la institución y por sus responsables, entre ellos el Rectorado”. Las autoridades, según estas estudiantes, están permitiendo estas prácticas con su inacción.

La Universidad de València, mientras tanto, contradice la opinión de las manifestantes y se reafirma en un comunicado emitido hoy mismo, “en la lucha contra los comportamientos sexistas y patriarcales”. Según la institución, la queja contra el profesor “fue resuelta en la Facultad, atendiendo la solicitud de las estudiantes, advirtiendo al profesor de su comportamiento y realizando un seguimiento”. Las discrepancias entre ambas partes fueron expuestas ayer en una reunión con “carácter de urgencia”. Aunque algo está claro: comportamientos así merecen respuestas más rotundas para no volver a verlos jamás entre las cuatro paredes de un aula.