La hija de Cristiano Ronaldo también quiere ser futbolista (pero no le dejan)

Las redes se incendian con el hashtag #EvaTambiénQuiereChutar después de que el futbolista publicara un vídeo jugando con su hijo e ignorando a la niña

Es probable que algún día Mateo Ronaldo, hijo de Cristiano Ronaldo, sea futbolista profesional. Quizá uno verdaderamente bueno. Y será entonces cuando los comentaristas deportivos se llenen la boca repitiendo cosas como "es que lleva el fútbol en el ADN" o "nació para esto". ¿Pero y su hija Eva, hermana melliza de Mateo? ¿No lleva ella también el fútbol en el ADN? ¿No nació ella también para eso? ¿No habría querido dar patadas a una pelota desde casi el primer momento que logró ponerse en pie y la tuvo delante?

La respuesta es un "sí" como una catedral. Y la prueba el vídeo que subió el jugador portugués a sus redes el pasado viernes jugando al fútbol con su hijo Mateo y que acumula más de 14 millones de visualizaciones. Cristiano, cumpliendo con el manual del buen padre, le pasa la pelota una y otra vez, le anima y le aconseja. No tiene dos años y su técnica ya parece la de un profesional. Hasta ahí perfecto. Salvo por un enorme detalle que no ha pasado desapercibido para la inmensa mayoría: la pequeña Eva está detrás repitiendo los movimientos de su hermano. Ella también quiere jugar al fútbol, pero Cristiano no le hace ni caso.

Esto, como contesta la psicóloga Laura Redondo en su cuenta de Twitter, se llama educación diferencial y es la verdadera responsable de que el fútbol sea (aunque por suerte cada vez menos) cosa de hombres. "Niño: tiene la atención, es el protagonista (reforzado). Niña: es ignorada y excluida del juego (castigada por omisión). Niño balón. Niña espera y va a por escoba. Esto no es neutral, es la cuna de la desigualdad. Es machismo", añade la especialista. El fútbol no tiene géneros. La educación, por desgracia, sí.

Y bajo el hashtag #EvaTambiénQuiereChutar muchos otros tuiteros se han encargado de recordárselo al futbolista de la Juventus. "Ey campeón haz un triángulo y jugáis los tres que la tienes dando patadas al aire, qué pena tener un padre tan campeón del mundo y que no quiera pasarme la pelota por ser niña", escribía @_puimee. Con toda la razón. La actitud de Ronaldo no es anecdótica. Eva acaba de aprender e interiorizar que el fútbol no es un deporte hecho para ella. Y que trague esa mentira es tristísimo.

No obstante, y como de todo tiene que haber en la viña del señor, muchos fanáticos de Ronaldo salieron en su defensa. Por suerte eran minoría. "Si este vídeo no te hace estar supertriste, revisa tus privilegios", apuntaba una tuitera. "Quería jugar y jamás le pasó la pelota. Se resignó y jugó a otra cosa, que oh casualidad es un juego sexista. Pero seguramente es como vos decís y ella fue y eligió en la juguetería el set de limpieza doméstico", argumentaba otra. Nada más que añadir, señoría. Claro como el agua.