‘Yo trabajo gratis’ la campaña para concienciar sobre la brecha salarial

Las mujeres tienen que trabajar 52 días más al año para igualar el salario de los hombres

Un año más se ha elegido el pasado 3 de noviembre del año 2018 para reivindicar la igualdad salarial entre hombres y mujeres. La fecha varía cada año en función de los cálculos anuales que fijan simbólicamente el día en el que las mujeres europeas dejan de cobrar mientras que los hombres lo siguen haciendo. Según la Comisión Europea la brecha salarial media de género de la Unión Europea es del 16,2% y en España en concreto del 14,2%. Ese tanto por ciento se debe a un menor número de horas remuneradas, unas tasas de empleo inferiores y la carga de los cuidados que recae casi en su totalidad en ellas. Es por ello que la UGT lanzará a partir del 10 de noviembre la campaña ‘yo trabajo gratis’ con el fin de concienciar a todos los trabajadores sobre esta discriminación.

La repercusión severa que tiene esta diferencia en los sueldos se acentuará en el futuro —más allá de la vida laboral— durante la etapa de jubilación provocando, como explica la UGT, “un elevado de porcentaje de mujeres que han tenido un empleo a lo largo de toda su vida y que están riesgo de situarse por debajo de la umbrales de la pobreza”. La UGT exige, junto a su campaña, la aprobación de una Ley de Igualdad Salarial y la activación de todos los mecanismos posibles para hacer cumplir la Constitución Española en sus artículos 14 y 9, los cuales derivan en la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Otro de los puntos que recalca la UGT dentro de esta discriminación entre sexos es que las mujeres se hacen cargo de las tareas no pagadas, como el cuidado de niños o familiares y el trabajo doméstico en el cual dedican unas 22 horas semanales frente a las nueves horas por semana que dedican los hombres. Esta realidad se refleja en que una de cada tres mujeres reduce su salario para trabajar a tiempo parcial y poder hacerse cargo de los cuidados, en este ámbito solo uno de cada diez hombres hace lo mismo. Además, según la Comisión Europea, “las mujeres tienden a estar excesivamente representadas en sectores y ocupaciones con salarios más bajos como el comercio o la docencia”.

Esta lucha para eliminar las diferencias salariales entre mujeres y hombres debe potenciarse sobre todo porque es una discriminación que se ha intensificado en los últimos diez años por la inexistencia de políticas de igualdad. El sindicato reclama la apertura de una mesa de diálogo sobre este asunto que implique a los ministerios y a todos los partidos políticos y que estos se sumen a esta reivindicación para acabar con las diferencias existentes.