El Gobierno da marcha atrás en la aprobación del primer sindicato de trabajadoras sexuales

La Abogacía del Estado está buscando la manera de ilegalizar la Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS)

Países europeos como Alemania, Austria, Holanda o Suiza llevan años contemplando la prostitución como una actividad legal con sus correspondientes derechos laborales y coberturas sociales. Nuestro país, sin embargo, jamás había reconocido oficialmente la prostitución. Al menos hasta ahora. Porque el pasado 4 de agosto el Ministerio de Trabajo hacía oficial la aprobación a través del BOE del primer sindicato español de trabajadoras sexuales bajo la denominación de Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS). Hecho que la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, pretende anular por ser impropio de un "gobierno feminista".

Valerio ha explicado que desconocía la existencia del expediente cuya tramitación y aprobación por parte de la Dirección General de Trabajo (al poseer, según reza el BOE, "los requisitos") ha legalizado a OTRAS, con sede en Barcelona. "Me han colado un gol por la escuadra. Es muy duro para mí. Ha sido una sorpresa esta publicación. Como ministra y como miembro de un gobierno feminista jamás habría dado el ok", ha explicado la responsable de Trabajo visiblemente disgustada. Por eso, ha asegurado, está trabajando ya con la Abogacía del Estado "para declarar esta resolución nula de pleno derecho".

"Este Gobierno no va a avalar un sindicato de una actividad que vulnera los derechos fundamentales de las mujeres y de los hombres que se ven abocados a tener que ceder sus cuerpos a un tercero para que abuse de ellos". Con estas palabras ha querido zanjar Valerio una polémica que ha despertado también bastante indignación entre los colectivos feministas. En palabras de Marisa Soleto, directora de Fundación Mujeres, la aprobación del sindicato significa "aunque sea por vía indirecta, un reconocimiento sobre que existe el trabajo sexual". La tendencia abolicionista de autoridades políticas y activistas está clara.

Por su parte, la secreteria general de OTRAS, Concha Borrell, ha asegurado a EFE que el Gobierno "tendrá que acudir a la vía judicial para ilegalizar el sindicato porque, como ha reconocido el ministerio, cumplimos todos los trámites legales. Si le hemos colado un gol, que contrate mejores porteras". Tras la organización que preside, cuenta 20 minutos, se encuentra el tesorero de Aprosex, una asociación que organiza talleres de sexo para prostitutas ‘novatas’ en Barcelona sobre felaciones o tratamiento de clientes por un precio de 60 euros. La polémica está servida. Y el debate, siempre constructivo, está en las calles.