Las enfermeras lanzan #MeTooNurse para contar el machismo que sufren

La sexualización extrema de la figura de la enfermera realizada por la pornografía es un factor importante en las situaciones de acoso sexual que viven estas profesionales

El pasado mes de octubre Twitter se llenaba de historias de acoso sexual sufridas por las fisioterapeutas bajo el hashtag #MeTooFISIO. “Haces masajes, ¿no? ¿Con final feliz?” era uno de los comentarios machistas más reportados. Ahora, y movidas por este movimiento empoderador que estamos viviendo, también las profesionales de la enfermería de nuestro país han decidido sacar a la luz todas las situaciones sexistas y de acoso sexual con las que tienen que lidiar desgraciadamente en su día a día laboral. Aunadas mediante el hashtag #MeTooNurse, sus historias dibujan una panorámica de la enfermería muy mejorable.

“Ese paciente que cuando lo giras en la cama aprovecha para tocarte el culo o las tetas haciéndose el despistado. Constante. Cada día. Por no mencionar cuando te llaman 'nena' o 'guapa' para pedirte que le pongas la analgesia de turno. Soy tu enfermera. No tu nena”, cuenta en Twitter lindignada a usuaria @LaAnaln. Pero no es, ni muchísimo menos, la única. El acoso resulta sistemático, no solo desde los pacientes sino también desde los mismos profesionales sanitarios, como cuenta @celiaenfermera: “Preguntar al anestesista qué tubo va a querer, que se toque sus genitales y diga '¿a ti cuál te parece que es este?”.

El sexismo, consecuencia de una sociedad patriarcal, está presente en todos los ámbitos, pero las enfermeras sufren dosis extras de machismo rancio por culpa del imaginario pornográfico, que ha sexualizado tremendamente su figura. Lo explica la usuaria @crisborruell, que lo ha vivido en sus propias carnes: “No somos juguetes eróticos, el pornoNurse no nos convierte en pornoStars”. Una visión hipererotizada de las enfermeras que las harta: “A veces ser sanitaria da asco y desilusión, puesto que has estudiado para tratar con respeto y curar y te encuentras con esto”, escribe @Lemniscata_Nea. Solo esperemos que estos tiempos de cambio releguen estas historias a simples recuerdos de un triste pasado.