Cosas realmente importantes que no sabías de tu clítoris

Hasta la revolución sexual de los años 70, la sexualidad de las personas con vagina estaba exclusivamente ligada a la reproducción y el placer sexual no estaba ni siquiera contemplado

Desde siempre el clítoris ha sido un órgano tan valioso como invisibilizado. El primero en describirlo como “una prominencia capaz de generar placer” fue el anatomista italiano Matteo Realdo Colombo, en el Renacimiento. Siguió la época Victoriana donde tal era la represión del placer sexual que sólo las prostitutas podían permitirse el lujo del disfrute carnal, puesto que se consideraba que ‘las mujeres respetables’ apenas tenían deseo sexual. Hasta Freud, a principios del 1900, habló de él menospreciando su importancia, afirmando que el verdadero orgasmo se conseguía a través de la vagina, puesto que el orgasmo clitoriano era una manifestación infantil y neurótica del desarrollo sexual de la persona. Según él, la represión de la sexualidad clitoriana era un requisito indispensable para el desarrollo de la feminidad.

Estas convicciones totalmente erróneas se han mantenido firmes a lo largo de los siglos gracias a un sistema que se ha interesado más por los genitales masculinos que los femeninos, generando frustraciones y sentimientos de inadecuación hasta el día de hoy. Además, hasta la revolución sexual de los años 70, la sexualidad de las personas con vagina estaba exclusivamente ligada a la reproducción y el placer sexual no estaba ni siquiera contemplado. 

En consecuencia, la masturbación durante mucho tiempo ha sido un tema totalmente inexplorado, incluso tabú. Este marco histórico social ha sido el responsable de un enorme desconocimiento sobre la vulva y el clítoris y de su capacidad erótica, tanto que hoy en día son muchas las personas con vagina que no se masturban o que no disfrutan del sexo.

El clítoris, un tesoro escondido

Por suerte para nosotrxs, a día de hoy sabemos un poco más sobre nuestros cuerpos y, por supuesto, os lo vamos a contar. Ante todo, el clítoris es el único órgano en el cuerpo cuya única función es la de proporcionar placer, de hecho, su estimulación es suficiente para alcanzar el clímax ya que tiene alrededor de 8.000 terminaciones nerviosas, es decir, exactamente el doble de las 4.000 del glande del pene. 

Sin embargo, el clítoris es mucho más parecido al pene de lo que creemos: se origina a partir de la misma estructura anatómica y es durante la vida embrionaria cuando se diferencia en pene o en clítoris. Es por ello que, a diferencia de lo que se suele creer, es el homólogo del pene y, por tanto, es exactamente como éste: tiene un glande, un prepucio, un frenillo, un cuerpo esponjoso y cavernoso y, finalmente tejido eréctil. Eso significa que durante la excitación sexual también tiene erecciones y se vuelve túrgido.

Su forma es parecida a la de una ‘Y’ invertida, sus dos raíces son simétricas y rodean la vagina y la uretra, proporcionando placer durante la penetración. A nivel de tamaño, su longitud total puede llegar a los 13 cm y eso se debe a que lo único que vemos es la punta (el glande) casi siempre tapada por el capuchón prepucial, todo lo demás está escondido bajo la vulva, como un iceberg. Y es que, por sorprendente que pueda parecer, la variedad de tamaños en el clítoris es mucho más diversa que la de los genitales masculinos. 

Según un estudio publicado en 2005 por ginecólogos británicos, se calculó que el rango de longitud del clítoris expuesto oscilaba entre los 0,5cm y los 3,5cm. Es una diferencia de hasta siete veces mayor y eso teniendo en cuenta que la muestra era de 50 mujeres. La media que establecieron era de 1,9 cm de longitud y 0,5 cm de grosor. Y no se tuvieron en cuenta algunos casos excepcionales como los de las mujeres que sufren la clitoromegalia, cuya parte expuesta del clítoris puede llegar a medir entre 6 y 7 cm de longitud.

Al final, el hecho de clítoris tenga un tamaño o forma diferente —de hecho, el clítoris no para de cambiar durante toda nuestra vida en función de nuestros niveles de testosterona— es lo menos relevante ya esto nunca afectará a la sensibilidad ni a la funcionalidad sexual del mismo. Las terminaciones nerviosas siguen siendo las mismas y el placer que es capaz de proporcionarnos, también. 

Tu clítoris se merece que juegues con él

Gracias a su enorme variedad la estimulación del clítoris se puede dar de distintas formas a cada cuál más adaptada a tus gustos particulares: directamente a través del glande, indirectamente a través de la vulva (labios externos, internos) o internamente a través de la penetración vaginal. Afortunadamente, la conciencia social de esta última década está destapando mitos y promoviendo la visibilización y el autoconocimiento del clítoris, indispensables para un pleno disfrute de la sexualidad y del cuidado personal. En consecuencia, cada vez más personas conocen su cuerpo y disfrutan de su potencial erótico. Ahora que lo sabéis todo sobre el clítoris, ¿sabéis cómo jugar con él? Seguro que sí, pero, ¿por qué no probar nuevas sensaciones?

Os proponemos los mejores juguetes para clítoris para que disfrutéis plenamente de vuestro cuerpo, sin límites: 

Balas vibradoras

Las balas vibradoras como Neo Plus son pequeñas pero matonas. Además de su potencia, lo bueno de estas es que son muy versátiles: se pueden usar para estimular el clítoris de forma externa y también son ideales para masajear todo el cuerpo y también los genitales masculinos como los testículos o el perineo. 

Masajeador de clítoris

Si la potencia y tamaño de la bala vibradora se te queda corto hazte con un masajeador clitorial como Diva. También es perfecto para usar en relaciones sexuales entre mujeres: se pone en el medio de ambos clítoris y… ¡a vibrar!

Succionador de clítoris

El juguete que ha dejado locas a millones de mujeres en el mundo. Le bastan 2 minutos con tu clítoris para estimularlo a la perfección, como nunca nadie lo ha hecho. A través de sus ondas expansivas, el succionador de clítoris estimula la zona sin tocarlo y no solo eso, estimula todo el clítoris que, como decimos anteriormente, puede llegar a medir hasta 13 cm. 

Vibrador clitorial con control remoto

Nuestra última recomendación es, ni más ni menos, que un juguete que además de estimular el clítoris a la perfección y con efecto calor, es perfecto para disparar la excitación en la pareja y poner a prueba vuestra complicidad. ¿Te atreves a tener un orgasmo en el supermercado?

Ya sea con control remoto o resistente al agua, tus juguetes eróticos harán que tus relaciones sexuales contigo mismx o compartidas, valgan siempre la pena. Tu placer es tu derecho y responsabilidad y, por supuesto, ¡se merece un cariño especial!