El británico que se ha propuesto romper el tabú de las violaciones a hombres

Un joven británico llamado Alex Feis-Bryce ha explicado a BBC Mundo cómo fue violado con 18 años en una fiesta y cómo su propio machismo le hizo ocultarlo durante años

No se suele hablar mucho de violaciones a hombres, pero es algo que también existe. Prueba de ello es el caso de Alex Feis-Bryce, que como explicó a BBC Mundo, fue violado con 18 años en una fiesta. "Creo que fue la segunda vez que fui a un pub gay. Mi amigo y yo nos encontramos con algunas personas que nos invitaron a una fiesta en una casa", recordó Alex al hablar del momento en el que fue conducido a una vivienda donde, según señaló, fue drogado. "El dueño de la casa me sirvió un trago y comencé a sentirme somnoliento. Me llevó a un dormitorio y poco después vino allí y me violó. Me sentí como si estuviera clavado a la cama", añadió.

Al principio, Alex no supo cómo reaccionar a lo ocurrido, pero sabía que quería huir de ahí fuera como fuera, por lo que se dejó guiar por su instinto de supervivencia y aceptó que su agresor le llevara de vuelta a su universidad. “Estaba programado para pensar que estas agresiones les pasa a las mujeres, y eso hizo que fuera mucho más difícil de procesar o denunciar lo ocurrido a la policía. Pensé que me creerían ", dijo Alex y agregó: “Pensaba que la violación no es algo que sucede a los hombres”. Se equivocó. 

Con el tiempo Alex fue capaz de aceptar lo que había sucedido, que habían vulnerado su intimidad y derechos de un modo que jamás había imaginado. Una realidad que ha tratado de enmendar como director ejecutivo de Survivors UK, una ONG que ofrece apoyo a hombres, niños y personas no binarias que han sido violadas para que, de algún modo, no se sientan tan solos como él en su momento. A pesar de que, obviamente, son mucho más frecuentes las violaciones a mujeres, en España hay unos cuantos casos que confirman que esta práctica infame también la puede sufrir el género masculino. 

Sin ir más lejos, el pasado 5 de mayo cinco hombres fueron detenidos por violar a otro hombre en un pueblo de Alicante llamado Molina de Segura. En febrero de 2020, un hombre denunció que fue violado en un narcopiso del barrio barcelonés del Raval. Y así podríamos seguir con una larga lista de más casos y casos que muestran lo vulnerables que también pueden ser los hombres en ciertas situaciones. 

Así lo demuestra una investigación de Survivors UK, que recuerda cómo los hombres homosexuales y bisexuales pueden tener más puntos a sufrir violaciones que el resto de la población masculina en general. De los 505 hombres no heterosexuales a los que encuestó la ONG, un 47% había pasado por este mal trago que nadie debería vivir nunca. Eso no es todo. Más de un tercio reconoció que no podía hablar con nadie sobre lo que había pasado. Seguramente esto es consecuencia de la falta de visibilidad que hay en torno a este tipo de agresiones y, además, por los prejuicios que desata el hecho de que la agresión pueda darse dentro de la vida sexual de las personas, como señaló Alex.

"No queremos alimentar el estereotipo homofóbico de que los hombres homosexuales y bisexuales son más promiscuos o depredadores, pero queremos ser conscientes de los espacios 'queer' donde las personas tienen sexo consensuado pero donde se traspasan los límites: bares gay, saunas, sexo con drogas", apuntó Alex al hablar de una realidad que cree que se debe tratar con la máxima objetividad posible. "Esa es la parte desafiante pero importante de la investigación, (registrar eso) sin estigmatizar prácticas sexuales específicas". Vaya, defender los derechos de los hombres sin generalizar ni señalar a parte del colectivo LGTBI como el centro del eje del mal, ya que, al final, está claro que ninguna sexualidad determina la bondad o la maldad de una persona.