El Barça se juega la Champions y mete a España en la historia del fútbol femenino

Las jugadoras azulgrana se plantean el encuentro más importante de su historia con una cosigna clara: "disfrutar y ganar"

Mañana es el día más importante para la historia del fútbol femenino en España: a las seis de la tarde el Barça femenino se disputa la final de la Champions contra el Olympique de Lyon en Budapest. Después de una temporada gloriosa y unas eliminatorias que las han encumbrado a lo más alto del fútbol, las jugadoras azulgrana se enfrentan al partido con una consigna clara: "disfrutar y ganar".

"En 90 minutos puede pasar de todo", dice la portera Sandra Paños y una de las capitanas del equipo, que tiene clara cuál es su función: "lo importante es mantener la portería a cero y aprovechar nuestras ocasiones". Para su compañera María León, el Olympique de Lyon es un equipo "muy bueno y con mucha velocidad en los laterales... tenemos que intentar recuperar balones y aprovechar para hacerles daño". Entrar por donde más duele y ganar. "Ojalá podamos hacer nuestro juego", apuntaba Leila Ouahabi. El partido se puede ver a las seis de la tarde en Barça TV y Gol TV.

Las chicas estaban entusiasmadas antes de viajar hacia Hungría. Se fue toda la plantilla, en bloque, incluidas las lesionadas y una sancionada. "Cuando hemos podido disputar un título viajamos con todo. Todas nos pueden ayudar, ya sea dentro o fuera del campo", declaró el técnico Lluís Cortés. Y no es para menos. Este año, el fútbol femenino ha hecho historia, independientemente de lo que pase en la final de la Champions. Competición donde, por cierto, las azulgrana se enfrentarán a la actual balón de oro, la noruega Ada Hegerberg, que acaba de renunciar a participar en el Mundial por su país para denunciar que las condiciones entre hombres y mujeres todavía son desiguales.

Y, aunque todavía estamos a años luz de la igualdad, este año 45.000 personas acudieron a la semifinal de la Copa de la Reina entre el Athletic Club y el Athlético de Madrid en San Mamés. Todo un récord. Y así es como podemos demostrar a las futbolistas que realmente nos importa lo que hacen. Pasando de las palabras a los hechos, apoyando sus partidos y viéndolas jugar, disfrutar y ganar. Así que mañana tenemos todxs una cita: apoyar al Barça (o al Olympique lyonnais), sea cual sea nuestro color, porque así apoyamos a las mujeres que defienden el fútbol.